El Concurso de Composición EL PIANO VENEZOLANO organizado por la “Fundación Edmundo y Hilde Schnoegass” y  la “Cátedra Libre de Piano Venezuela y Latinoamérica” hizo público el veredicto de su novena convocatoria.


El Premio, organizado de manera regular durante nueve convocatorias, se ha convertido en un importante referente nacional para la escritura pianística de temática específicamente venezolana, generando un nuevo repertorio de gran interés para la cultura de nuestro país.


 

El joven compositor César Alejandro Baloa de 23 años de edad se alzó con el Primer Premio con su obra “Sontasia Tricolor” con el seudónimo “Ezeita”. Y el Segundo Premio fue otorgado al compositor Andrés Levell por su obra “Caracas, fuego danzante”, quien concursó con el seudónimo “Ignis Sanctus”. Ambos compositores recibieron parte de su formación en la Cátedra Latinoamericana de Composición, aunque en distintas épocas.

El concurso requería la composición de una obra para Piano a cuatro manos, basada en el tema: “Fantasía Venezolana para cuatro manos”, con una duración máxima de 3 minutos.

El Concurso de Composición EL PIANO VENEZOLANO anuncia sus ganadores

Sobre su obra, el ganador César Baloa nos cuenta: Sontasía Tricolor es una obra en la cual mi objetivo era reinterpretar e integrar conceptos tanto de la música cadémica para piano como de la música tradicional y folklórica venezolana, en ella reflejo mis gustos personales en ambas áreas y lo más importante para mí fue la búsqueda de un equilibrio. Esta obra es en gran medida el resultado de la formación que he recibido en la Cátedra Latinoamericana de Composición de parte de los profesores Gerardo Gerulewicz, David Pedroza y Norman Gómez”.

Por su parte, Andrés Levell nos comenta sobre su obra: “En Caracas, fuego danzante busqué un sonido de joropo urbano, citadino, caraqueño, en el que se representa a esta Caracas actual, difícil, violenta, dinámica y avasallante. El lenguaje de la obra es principalmente rítmico, plagado de acordes ‘envenenados’, con rupturas y cambios bruscos inesperados. Es una obra compleja técnicamente suponiendo un reto para los pianistas.”