Gustavo Dudamel es en la actualidad uno de los nombres más importantes del ambiente musical, no sólo por su calidad de director y su rol en la escena profesional, sino también por su ímpetu como impulsor de jóvenes músicos. 

Vía: www.lanacion.com.ar | Virginia Chacon Dorr

Sus orígenes musicales están surcados por Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, del cual él es un brillante testimonio. Por estos motivos hoy su presencia, previa al concierto en el Teatro Colón, fue un mascarón de proa más que acertado para los anuncios realizados en relación al Plan Nacional 2018 de Orquestas Infanto-Juveniles.

El ministro de cultura de la Nación Pablo Avelluto fue el encargado de la palabra a la hora de dar detalles de los ejes principales sobre los que se trabajará para ampliar el Plan. Avelluto hizo hincapié en el gran objetivo: duplicar la cantidad de orquestas incluidas en el programa (actualmente 64) y lanzar un programa de becas para nuevos talentos. Por otro lado se desarrollará un Banco de instrumentos, con apoyo público y privado, para proporcionar a los jóvenes las herramientas necesarias para su aprendizaje y desarrollo profesional. Y como objetivo más inmediato se realizarán tres encuentros regionales en el norte, centro y sur del país. El ministro recalcó a LA NACION los beneficios ya comprobados de los planes de trabajo con las orquestas:

«Son mecanismos que permiten, al ser sostenidos en el tiempo, generar impacto a nivel social e incorporar una dimensión artística a la vida de los chicos. La orquesta es un espacio incomparable para generar disciplina de estudio, trabajo en equipo, y espíritu democrático.»

En el jardín de la quinta presidencial, rodeados de niños que forman parte del Plan, el presidente disfrutó junto a su familia de piezas ejecutadas por una orquesta integrada por músicos de la Orquesta Sinfónica Juvenil Nacional José de San Martín y de la Orquesta Escuela Juvenil de San Telmo, bajo la batuta del Maestro Mario Benzecry. Los jóvenes tuvieron su momento de fascinación cuando la batuta fue cedida al Mtro. Dudamel para que dirija una obra que no le es ajena: Malambo, de la suite Estancia del compositor argentino Alberto Ginastera. En ese instante se hizo patente el fluido vínculo del director con los músicos: «La relación entre los directores y los niños de las orquestas tienen que ser muy cercana y respetuosa -explicó Dudamel a LA NACION- Yo crecí tocando en una orquesta e inmediatamente me monté en el podio. No debe haber diferencias, el director no debe ser elevado a un dios anónimo. Quizás por eso me llevo tan bien con todos. Porque sé cómo es estar entre ellos, los leo y entiendo. Conozco bien lo que es el alma orquestal». Asimismo el director ponderó la presencia del repertorio latinoamericano en la formación de los músicos, ya que la música y sus prácticas (tanto de generación como recepción) son centrales para la hacer crecer y perdurar la identidad individual y colectiva.»

La cordialidad del director venezolano no mermó debajo del escenario: completó su visita con selfies, abrazos y risas con los músicos. Sin descuidar la franca necesidad de que las propuestas se puedan concretar con constancia y respeto, el espíritu de los programas de orquestas se puede descifrar con claridad en las palabras de Dudamel «Yo creo que lo más importante es que la música abrace al pueblo. Sobre todo por su fuerza de crear identidad. La inclusión a través del arte es uno de los conceptos más hermosos que existen.»

En el Teatro Colón

Como una de las grandes visitas del 2018, el director se presenta esta noche al Teatro Colón al frente de la Filarmónica de Viena, en un programa que conjuga obras de Brahms y Chaikovski.

«Es una emoción infinita reencontrarme con el Teatro Colón. Es un centro de referencia mundial, el venir significa un inmenso honor y un placer. Es como de alguna manera volver a casa, porque siempre nos ha recibido con mucho amor, con mucha entrega. Esta noche el estar con la Filarmónica de Viena, conjugar su calidad musical con la del Colón, para mi significa historia.»