C4 Trío regresa con fuerza


 Por 

Héctor Molina, compositor e integrante de la agrupación, asegura que España “es el país donde tenemos más seguidores”.

La agrupación venezolana está en una gira internacional que tiene un especial significado tras el fallecimiento de su manager Soraya Rojas y de su bajista Gustavo Márquez.“Es una especie de reunificación, de resistir a estos hechos tan adversos mantener a flote el proyecto”, afirma Héctor Molina, compositor e integrante de C4 Trio, a IberoEconomía.

España será uno de los destinos más importantes de la gira. “Es el país de Europa donde más hemos tocado y donde tenemos más seguidores. Además la comunidad venezolana que se ha establecido en este país es bastante numerosa, lo que nos ha permitido tener en nuestras presentaciones un número muy importante de compatriotas”, puntualiza.

Desde sus inicios en 2005, ¿Cómo resumirían la experiencia vivida por C4 Trío en la música venezolana?

Creo que C4 Trio ha sido un grupo verdaderamente afortunado. A pesar de ser un proyecto que nació muy espontáneamente, sin planificarlo y sin saber que íbamos a tener ese grado aceptación, hemos logrado mantenernos juntos, llevar adelante nuestros proyectos y seguir soñando con hacer cosas.

Con cinco discos en el mercado, ¿Cuál consideran que refleja mejor el espíritu de C4 Trío?, ¿por qué?

Los discos son fotografías. Cada disco refleja el momento en el que estábamos cuando lo grabamos. Son todos muy distintos. Pero a mí parecer el disco que conserva más la escénica de C4 Trio es ‘Entre Manos’ del año 2009.

¿Qué papel está jugando el cuatro dentro del desarrollo musical internacional?, ¿ha ganado popularidad fuera de los países latinoamericanos?

El cuatro se ha venido abriendo un camino en la escena musical internacional. Yo creo que va a ser un instrumento muy reconocido, como el ukelele por ejemplo. Claro, la ejecución del cuatro lleva intrínseca mucha complejidad en su mano rítmica. Eso lo hace un poco más complejo que su primo el ukelele. Eso a lo mejor ha retrasado un poco su masificación. Pero sin duda alguna ha ido ganando popularidad más allá de las fronteras venezolanas.

Eso gracias a la labor de los músicos en la proyección y difusión de su trabajo, pero sin duda también la diáspora que está atravesando estos momentos Venezuela hace que el cuatro esté llegando a los más insólitos rincones del planeta. Muchos de los más destacados cuatristas venezolanos están viviendo en diferentes países. Eso está produciendo que se inserte el instrumento en otros tipos de música no necesariamente relacionada con la música popular. Y desde hace algunos años para acá hemos visto con mucha curiosidad el caso de la Estudiantina Komaba en Japón. Un agrupación en la cuidad de Tokio que ejecuta exclusivamente música venezolana. Allí ya hay algunos ejecutantes japoneses del cuatro muy destacados.

Lea más de la entrevista en https://iberoeconomia.es