Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica

Por Roberto C. Palmitesta | @RPalmitesta
ESPECIAL PARA @vzlasinfonica

Alejandro Carreño es uno de los principales embajadores del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, así como uno de los violinistas más importantes que ha dado Venezuela en toda su historia musical. Es conocido por ser el concertino de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, la más exitosa del país y que ha sido catalogada por gigantes de la música como una de las mejores del mundo. Sin duda el liderazgo de Alejandro ha incidido significativamente en la consecución de los numerosos triunfos que reposan en el palmarés de esa gran orquesta.

Trabajando día y noche, casi sin descanso, tocando y luchando con pasión, Alejandro ha logrado lo que anhela todo violinista de cualquier país del mundo: tocar con orquestas de la talla de la Filarmónica de Berlín o la Filarmónica de Viena. Este trujillano de carácter fuerte y decidido, consiguió posicionarse entre los mejores, por ahora como músico invitado, pero indudablemente el futuro solo puede depararle grandes triunfos e inmensos logros, dejando muy en alto el nombre de Venezuela.

En una espontánea y sincera entrevista, Alejandro Carreño le cuenta a Venezuela Sinfónica como ha sido su odisea por las grandes ligas de la música sinfónica, cuáles son sus planes futuros en Europa, cómo ve y que lectura le da a la situación de El Sistema tras la crisis y hasta comenta sus opiniones sobre las nuevas generaciones que han ingresado como relevo a su amada Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela. Pero lo más interesante es que habla con mucho optimismo sobre la soñada reunión de los músicos de dicha orquesta, que actualmente se encuentran trabajando en varios países. También revela los planes del Cuarteto de Cuerdas Simón Bolívar. ¡Muchas buenas noticias!

VS: ¿Cuáles son las orquestas con las que has estado tocando en Europa?

He estado trabajando con la Orquesta Filarmónica de Viena, con la Orquesta Filarmónica de Berlín y con la Staatskapelle de Dresden que dirige Christian Thielemann. Más adelante tengo unos proyectos muy puntuales con la Filarmónica de Luxemburgo y también con la Staatskapelle de Berlín que dirige Daniel Barenboim.

VS: ¿Cuál es tu situación actual desde el punto de vista contractual con cada orquesta?

Yo quiero aclarar que todavía no soy miembro fijo de ninguna de esas orquestas, he estado trabajando como músico invitado y agradezco a cada una de ellas por la oportunidad que me han dado. Por los momentos tengo contrato como invitado solo con la Filarmónica de Berlín hasta finales de 2018.
Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica

Alejandro ha logrado lo que anhela todo violinista de cualquier país del mundo: tocar con orquestas de la talla de la Filarmónica de Berlín o la Filarmónica de Viena.

Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica

VS: ¿Cuándo comenzó tu trabajo con estas grandes orquestas?

Llevo ya dos años trabajando desde que comencé con un acercamiento con la Orquesta Filarmónica de Viena. Allí trabajé mucho con uno de sus concertinos, Rainer Honeck, él me ha ayudado mucho, sobre todo a adaptarme a esa orquesta que tiene un sonido muy particular, sobre todo hay algo especial con la articulación. Ha sido una experiencia invaluable, empaparse con ese sonido y con esas tradiciones tan maravillosas. Es una orquesta llena de pequeños detalles que hace que sea especial y una bendición para mí.

VS: ¿Cómo ha fluido su proceso de adaptación  con las orquestas de Viena, Dresden y Berlín?

Ha sido un proceso muy interesante y enriquecedor, he tenido que adaptarme al sonido de cada orquesta y a su estilo, lo cual ha sido fascinante pero que al mismo tiempo ha sido el resultado de un trabajo muy fuerte, con mucha dedicación, pero una experiencia maravillosa al mismo tiempo. Lo que ha sido más complejo es el cambio cultural y el cambio de clima, pero eso le sucede a todos quienes se muda a otro país, no es fácil dejar tu país y adaptarte a otro ambiente.

VS: ¿Qué actividades tienes programadas con la Filarmónica de Berlín?

En Berlín, como invitado tengo ahora un contrato que comienza desde el 21 de agosto y hasta finales de 2018, con presentaciones en los principales festivales, estos conciertos se harán con el nuevo director de la orquesta, el maestro Kirill Petrenko.

Estoy muy emocionado porque en noviembre, con la Filarmónica de Berlín vamos a hacer dos programas con Gustavo Dudamel como director, aquí en Berlín y luego con él mismo haremos una gira de 20 días por Asia, en total, sumando los 15 días que estará en Berlín, representa más de un mes que vamos a trabajar con Gustavo, así que estaremos haciendo música juntos de nuevo lo cual es maravilloso.

Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica
Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica

VS: Si pudieras traducir con palabras, comenta ¿cómo fue la experiencia de tocar en el concierto de despedida de Sir. Simón Rattle con la Filarmónica de Berlín?

Se trató de una de esas maravillosas casualidades que te da la vida. Yo recibí mi tercera invitación para tocar con la Filarmónica de Berlín y no tenía idea que se trataba de su concierto de despedida. Cuando reviso la invitación y la programación le digo a Verónica, mi esposa: “¡este es el último concierto del maestro Simon Rattle con la orquesta!”. Cuando llegué al primer día de ensayo y me lo consigo, él me dice: “¡Qué maravilla que estés aquí en mi último concierto!”. Te podrás imaginar lo emocionante que fue.

VS: Sin duda Simon Rattle ha sido un aliado importante de El Sistema venezolano y que ha ayudado mucho a la formación de nuestras orquestas venezolanas, así como a promocionar la misión socio-cultural de El Sistema en el mundo.

Sí, así es, él ha estado muy relacionado con nosotros y con nuestra formación musical también. Él está muy empapado de la situación actual en Venezuela, en uno de nuestros encuentros en Berlín él me expuso sus preocupaciones por lo que acontece en el país y afirmó que se muere de ganas por venir a trabajar con nuestros niños y jóvenes. Esto tiene un gran valor, porque el hecho de que un gigante de la música como Rattle este deseoso por ir a trabajar en nuestro país es porque sin duda él ve que algo especial está pasando con El Sistema.

No solo es Simon Rattle, yo conozco a varios concertinos en Viena, Berlín y Dresden que quieren venir a trabajar dando clases en Venezuela, formando y compartiendo con nuestros jóvenes, ellos quieren venir a dar clases porque entienden el valor de lo que hacemos con El Sistema.

VS: Ahora que estas en las grandes ligas con grandes orquestas en Berlín o en Viena ¿sientes que has alcanzado uno de tus sueños?

Un músico que viene de El Sistema ve hacia arriba y mira a la Filarmónica de Berlín o la de Viena como el tope

Evidentemente un músico que viene de El Sistema ve hacia arriba y mira a la Filarmónica de Berlín o la de Viena como el tope, no solo por su calidad, evidentemente también porque el maestro Abreu nos hacía escuchar las sinfonías de Tchaikovsky interpretadas por la Filarmónica de Berlín con Karajan como director. Nuestra relación con Berlín es especial y lo más maravilloso es que el maestro Abreu logró que algunos de quienes fueron sus directores, como Simon Rattle o Claudio Abbado, vinieran a Venezuela a trabajar con nosotros.


Este logro le pertenece a El Sistema, se lo debo a El Sistema, porque mi educación profesional es totalmente venezolana


VS: Viéndolo como una meta o un gran objetivo logrado ¿qué representa para Alejandro Carreño el logro de sentarse frente a un atril con estas grandes orquestas?

Personalmente lo siento como una bendición y este logro le pertenece a El Sistema, se lo debo a El Sistema, porque mi educación profesional es totalmente venezolana y llegué allí gracias a lo que aprendí con nuestra institución, en mi país y eso tiene un valor grandísimo.

Quiero comentarte que tanto en Viena, como en Dresden o en Berlín es increíble como los músicos de esas orquestas quieren y admiran a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela y en general a los músicos de nuestro sistema. Ellos han visto nuestros videos, han escuchado nuestro trabajo y todos ellos saben lo que ha pasado y desean que los integrantes de la Bolívar B se reencuentren pronto para que sigan tocando juntos.

Tengamos en cuenta que la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, la Filarmónica de Berlín y la Filarmónica de Viena han tocado en el mismo año y en los mismos festivales, así que nosotros íbamos a ver sus conciertos y ellos venían a los nuestros, nos veían como una orquesta especial y ese es un reconocimiento que tiene mucho peso. Así que no solo nosotros los venezolanos hemos visto en ellos algo especial, ellos también han visto lo mismo en nosotros.

VS: ¿Alguna anécdota en particular que refuerce lo que acabas de comentar? Me parece que acabas de revelar información histórica para la música en Venezuela.

Tengo una anécdota especial cuando uno de los primeros violines de la Filarmónica de Viena se me acercó a comentarme que le pareció “una maravilla” la versión que hicimos de la sinfonía Heroica de Beethoven con nuestra Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, cuando la tocamos en Barcelona. En general he visto un gran reconocimiento y eso significa que estamos en el camino correcto, tal y como nos dijo nuestro querido maestro Abreu: excelencia musical al más alto nivel y debemos sentirnos orgullosos de todos estos reconocimientos internacionales.

Una de las cosas positivas de esta situación es que nos hemos dado cuenta más que nunca que estamos enamorados de nuestra orquesta


Gustavo está haciendo todo lo posible porque eso suceda y estamos seguros que más temprano que tarde nos reencontraremos


 

VS: ¿Has estado en contacto con el maestro Gustavo Dudamel? Debe estar contento con tus logros. ¿Qué han hablado sobre todos estos reconocimientos internacionales?

Sí, nos mantenemos en contacto y él está muy contento con mis logros y yo con los de él. Como te comenté pronto trabajaremos juntos con Berlín. Gustavo me cuenta que ha recibido muchas manifestaciones de apoyo de diferentes instituciones hacia el Sistema de Orquestas y Coros en Venezuela, así como su solidaridad por lo que sucede en el país. En Venezuela hay una crisis que afecta a todos los sectores por igual y la música junto a nuestro sistema no se escapan.

VS: Ya que tocas el tema imagino que para ti fue muy difícil el haber tomado la decisión de irte de Venezuela, luego de tantos años trabajando por el futuro de tu país.

Puedo asegurarte que todos lo que ahora están fuera, han emigrado porque se han TENIDO que ir, se han visto obligados a hacerlo, porque han vivido una situación país muy difícil que los ha llevado a tomar la terrible decisión de la Venezuela que aman. Han tenido que dejar un proyecto al cual le habían dedicado toda su vida como lo es El Sistema. En mi caso yo estoy en El Sistema desde que tenía ocho años de edad, y desde ese entonces he estado trabajado en beneficio del enriquecimiento cultural de mi país, por lo que tener que llegar a los extremos de abandonar mi tierra es muy doloroso. Una de las cosas positivas de esta situación es que nos hemos dado cuenta más que nunca que estamos enamorados de nuestra orquesta (en el caso mío de La Bolívar) y de nuestro país.

VS: Tratándose del tema del éxodo, como aspecto positivo también se ha visto como músicos de El Sistema de diferentes orquestas han ido a sembrar en otros países. Ahora los vemos no solo tocando en orquestas, también gerenciando y dirigiendo proyectos de los sistemas de otras naciones. ¿Qué lectura le das a estos hechos?

Tienes razón, el éxodo ha demostrado la enorme calidad de la educación que han recibido los músicos venezolanos, así como su nivel de preparación. Hemos ido a marcar pauta en países que son grandes potencias, y los venezolanos han generando cambios positivos en materia social y musical de manera relevante en los sistemas de otras naciones.

VS: habías mencionado que músicos de otros países desea y tienen Fe en que la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela vuelva a unirse. Te pregunto ¿crees que eso sea factible? Hablando y entrevistando a otros compañeros de orquesta tuyos, te puedo decir que todos tienen ese profundo deseo.

Si es factible, lo digo con Fe y le pido a Dios que eso suceda pronto. Yo he mantenido contacto con mis compañeros y nuestro sueño es volver a encontrarnos para tocar juntos. Puedo decirte que Gustavo (Dudamel) está haciendo todo lo posible porque eso suceda y estamos seguros que más temprano que tarde nos reencontraremos.

Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica
Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica

VS: Ahora quiero hablarte de otra situación muy interesante. Si bien ustedes, los integrantes de la Bolívar B anhelaban con tocar con grandes orquestas del mundo y ahora varias de ustedes lo han logrado, lo mismo pasaba con muchos jóvenes de diferentes núcleos de Venezuela que siempre soñaban con entrar a la Bolívar B y ahora lo lograron. ¿Has tenido la oportunidad de escuchar o de ver a la orquesta con sus nuevos ingresos? Está sonando muy bien.

Mira, una de las maravillas de El Sistema es la juventud y Venezuela es el país de la eterna primavera, de una belleza perpetua, no hay nada en el mundo tan maravilloso como Venezuela, que cuenta con un nivel de belleza en todos los sentidos y ver lo que pasa con nuestra juventud tocando, cantando y luchando, tal y como nos enseñó el maestro Abreu y con la misma pasión que nosotros en nuestros tiempos juveniles es algo inspirador.

Causa una gran satisfacción y produce mucha inspiración ver la entrega con la que tocan muchos de los jóvenes que yo mismo audicioné para ingresar a la Orquesta Nacional Juvenil y que ahora, varios de ellos han entrado a la Bolívar B. Es algo muy hermoso y estoy seguro que a esta orquesta le espera un presente y un futuro muy luminoso.

VS: Qué bueno que mencionas a las nuevas generaciones y las audiciones, porque quería preguntarte si habías visto los videos del gran concierto que se hizo en El Poliedro en homenaje al maestro José Antonio Abreu.

¡Claro que lo vi! Y no lo podía creer, fue algo increíble y ¡qué cosa tan esperanzadora es ver a representantes de toda la juventud de Venezuela volcarse a la esperanza y no a la autodestrucción! dada la situación que vive el país. Mi papá estuvo allí, me contó y me mostró fotos y videos, y me dijo: “hijo esto es algo increíble”.

Una de las maravillas de El Sistema es la juventud y Venezuela es el país de la eterna primavera


VS: También quiero preguntarte si piensas continuar con el Cuarteto de Cuerdas Simón Bolívar.

Me siento orgulloso de mis compañeros porque cada uno está librando su propia batalla en lugares diferentes,

Claro, es que nunca lo hemos dejado. A pesar de que los cuatro estamos en lugares distintos, nuestro plan es seguir adelante. Nosotros crecimos juntos y es un vínculo que no se rompe. El plan es reunirnos para ensayar y hacer una gira, en algún momento eso se va a dar, estamos trabajando para que eso suceda porque además las ganas están allí. Lo más difícil ya pasó que es el inicio del cuarteto, ya nos conocemos, nos entendemos y encontramos nuestro sonido, ahora todo es posible.

Me siento orgulloso de mis compañeros porque cada uno está librando su propia batalla en lugares diferentes, pero seguimos juntos, las ganas están y de que se va a dar nuestra reunió, se va a dar. Dios nos dio una familia y luego el maestro Abreu nos dio otra.

Alejandro Carreño conquista el Everest de la música sinfónica

VS: Se nota que extrañas mucho a tus compañeros.

Yo me siento afortunado y agradecido por las oportunidades que se me han abierto, pero no hay un solo día en que yo no deje de extrañar a mi orquesta. También a mi país, El Sistema, todo. Me muero de ganas por trabajar con nuestros jóvenes dando clases en los núcleos. En marzo estuve brevemente en Venezuela y claro que visité a mi familia, pero cuando fui a Los Teques a ver a mi papá terminé dado clases casi  todo el día a las cuerdas de la sinfónica y fue muy satisfactorio. Todos nosotros de una forma u otra tenemos que retribuirle a El Sistema todo lo aprendido y todo lo que nos ha dado.