Generación Protagonista OSV: Denis Fallas Valverde

Blog sinfonicadevenezuela.com/
Evelyn Navas Abdulkadir, Prensa OSV.

La Orquesta Sinfónica de Venezuela arriba a sus 85 años de actividad ininterrumpida. Precursora en el movimiento sinfónico nacional, producto de la ardua labor de músicos que trabajan activamente para elevarla al sitial de honor que ocupa hoy como La Pionera. Generación Protagonista es un espacio para que todos puedan conocer la vida y obra de quienes accionan con dedicación, absoluta entrega y mucha pasión en pro de ofrecer la mayor calidad artística a nuestra institución. Denis Fallas, nuestro percusionista, nació en Costa Rica y se vino a nuestro país buscando nuevos horizontes para expresarse con creatividad a través de los instrumentos de percusión. Hoy comparte su talento y su energía en cada concierto, consciente del legado que significa ser parte de la primera orquesta sinfónica profesional de nuestro país y la de mayor trayectoria ininterrumpida en América Latina.

Denis Fallas Valverde

Denis Fallas Valverde

Denis Fallas Valverde cumplió con el deseo materno de estudiar música, y aunque las cuerdas de un violín no lo cautivaron, fue el redoble profundo de otro instrumento el que le llevaría a encontrar su pasión de vida. El encuentro con un percusionista a los 8 años de edad le permitió enamorarse de la música, como amor a primera vista. La música, desde entonces, ha implicado más que una pasión, es una entrega total, donde hay sacrificios y exigencias autoimpuestas y un alto grado de compromiso y disciplina para llegar al sitial deseado.

En enero de este año Denis Fallas fue designado, tras audición, solista de Timbales y Percusión de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, desde donde mueve sus baquetas con determinación, tocando el Timpani o los timbales, así como también los demás instrumentos como redoblante, xilófono, vibráfono, marimba, pandereta, platillos, triángulo, campanas, Tam-Tan, maracas y castañuelas, entre otros. Todo depende del repertorio. El Timpani es uno de los instrumentos más importantes para una orquesta sinfónica. Su sonoridad grave es conocida desde tiempos antiguos en propósitos militares y religiosos. Grandes compositores, de muy diferentes períodos, incluyeron los timbales en sus obras, adquiriendo éstas una riqueza, color y profundidad sonora única y cautivante. Ludwig van Beethoven revolucionó la música de timbal en el siglo XIX y desde entonces su sonido es vital en los conciertos.

Denis Fallas Valverde cuenta con una maestría en Música con énfasis en percusión en la Universidad Simón Bolívar. Es egresado de la Universidad Estatal a Distancia en la especialidad de Percusión (máxima calificación) en San José de Costa Rica. Inició sus estudios en el Conservatorio de Castella en Heredia, Costa Rica. En nuestro país ejerce como profesor de Cátedra de Percusión en el Conservatorio Simón Bolívar y en el Colegio Emil Friedman. Participó en las giras con la Orquesta Sinfónica de Venezuela a Grecia e Italia en 2008 y a Rusia e Italia en 2007. Es también miembro fundador del Ensamble de Percusión Venezuela. Ha sido alumno de grandes maestros como José Alicea, Bismarck Fernández, Carlos Vargas y Fernando Meza.

Prensa OSV: ¿Qué sintió la primera vez que tocó para la Orquesta Sinfónica de Venezuela?

DFV: “Cuando ingresé a la OSV, sentí primero que todo una felicidad inconfesable. Sin embargo, se encarna una responsabilidad muy grande al representar el nombre de un país a través de mi música, donde el nivel competitivo es muy alto. Mis familiares y amigos se alegraron mucho, sus comentarios y deseos de aliento fueron todo un motor para seguir mejorando y persiguiendo mis sueños y objetivos”.

Prensa OSV: Cuando audicionó para el cargo, ¿Qué representó a nivel de ejecución y emocionalmente? ¿Cómo fue recibido?

DFV: “Toda audición representa un reto para cualquier músico. En cada audición se garantiza el crecimiento tanto a nivel humano como profesional. Es un encuentro con tu personalidad, tus nervios, tu autocontrol, siempre con el objetivo de tratar de demostrar la excelencia y perfección que se exige. La primera reacción cuando me dijeron que había ingresado fue de felicidad. Para el primer concierto, el sentimiento fue otro, fue un ‘bueno para esto estoy aquí’. Recuerdo el repertorio, el director, la sala, el público, el uniforme, la iluminación, ¡TODO! Fue simplemente memorable para el resto de mi vida. Sentí que estaba abriendo una puerta, una nueva etapa de mi vida como músico. Ya como titular, fue inolvidable la parte de pandereta del Carnaval Romano de Berloiz (Carnaval Sinfónico Tradición y Juventud, febrero 2015), pues tuve la dicha de tocar ese segmento, sentí mucha responsabilidad y a su vez una satisfacción y alegría indescriptible. Una vez se dio el nombramiento, la recepción fue excelente. Los miembros de la OSV son extraordinarios seres humanos y músicos, muchos de ellos se acercaron a darme la bienvenida en persona, eso fue muy alentador”.

Prensa OSV: ¿Qué significa ser miembro de la OSV?

DFV: “Cada concierto tiene una connotación especial, una preparación previa que te obliga a concentrarte y a enfocarte en hacerlo de la mejor manera posible, desplegar todos tus conocimientos y experiencias con cada nota. Ser miembro de la OSV significa representar una institución de 85 años de historia, tradición y obstáculos superados. Ahora me toca a mí llevarlos, demostrarlos, dejar una marca personal en mi paso dentro de tan prestigiosa institución”.

Prensa OSV: ¿Cómo percibe a la OSV? ¿Cuál es el legado de estos 85 años de historia y cómo incide esto a la hora de aportar nuevos elementos a la orquesta?

DFV: “Su tradición, en definitiva 85 años se dicen fáciles, pero en realidad no lo son. Han pasado muchas cosas a través del tiempo y a pesar de ello se mantiene ininterrumpidamente llevando su arte a todos los rincones de Venezuela y el mundo”.

Prensa OSV: ¿Qué relevancia tiene el aspecto docente para la orquesta y para la cultura musical de Venezuela?

DFV: “No imagino un músico sin tener experiencia docente, la música es un lenguaje, que irremediablemente cada vez que tocas lo transmites y a través de la excelencia lo hacemos asequible”.

Prensa OSV: ¿Qué le motiva a seguir evolucionando?

DFV: “Mi amor por lo que hago. La música me escogió, se convirtió en una forma de vida, los seres humanos evolucionan, maduran, tienen la necesidad de experimentar todos los días cosas diferentes y corregir errores. Como la música para mí es mi vida, por eso es que no puede estar estática, sino en constante mejora”.

Prensa OSV: Como músico, ¿Cuál es el recuerdo que atesora en especial?

DFV: “¡Todos! Quizás son tantos recuerdos, situaciones, circunstancias y repertorios, que alguno en especial no creo que haya, sino todos me han dejado algo”.

Prensa OSV: Como músico, ¿Hay algún concierto que le haya marcado a nivel emocional?

DFV: “La Novena Sinfonía de Beethoven en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela para un aniversario de la OSV. La obra es emblemática, demandante, exigente y contamos en esa oportunidad con un director excelente que estaba delicado de salud, todos los músicos aportamos nuestro granito de arena para que ese concierto fuera memorable”.

Prensa OSV: ¿Qué papel tiene que cumplir hoy la OSV con sus 85 años en la Venezuela actual?

DFV: “Es y seguirá siendo la pionera y decana de la música orquestal en Venezuela, que fue el origen de todo lo que sucede musicalmente en el país al día de hoy”.

Prensa OSV: ¿Cómo dejar su propia huella en la institución?

DFV: “Tratando de hacer el trabajo de la mejor manera posible, siempre buscado la excelencia, la perfección y la belleza de lo más sublime en el arte que es la música”.