Vía: noticias.lainformacion.com

El director artístico del Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo del Palau de Les Arts, Davide Livermore, será el sustituto de la hasta ahora intendente del Palau, Helga Schmidt, después de que ésta haya sido imputada en una causa abierta por presuntas irregularidades en la gestión del Palau entre los años 2008 y 2009. El nuevo intendente tendrá un contrato de cuatro años, hasta 2019, y un salario de 67.615 euros anuales, más indemnización por residencia y dietas si viviera fuera de Valencia.

El director artístico del Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo del Palau de Les Arts, Davide Livermore, será el sustituto de la hasta ahora intendente del Palau, Helga Schmidt, después de que ésta haya sido imputada en una causa abierta por presuntas irregularidades en la gestión del Palau entre los años 2008 y 2009. El nuevo intendente tendrá un contrato de cuatro años, hasta 2019, y un salario de 67.615 euros anuales, más indemnización por residencia y dietas si viviera fuera de Valencia.

Así lo ha avanzado este viernes la portavoz del Consell y consellera de Cultura, Educación y Deporte, María José Català, en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, en la que se le han formulado numerosas preguntas acerca de la situación del Palau, después de que esta semana se conociera la apertura de una investigación judicial contra Schmidt y se desarrollara durante un día entero una operación policial en el Palau y en otras dependencias para intervenir diferente documentación relativa, fundamentalmente, a contrataciones supuestamente irregulares.

La consellera ha recordado que el próximo lunes se ha convocado a la Comisión Ejecutiva del Patronato del Palau de les Arts para abordar la rescisión unilateral de Schmidt –imputada por los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsedad– y para nombrar a Livermore nuevo director artístico del Palau.

Sobre su currículum, Català ha concretado que Livermore nació en Turín, ejerció como cantante de ópera y en 2013 se incorporó al Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo. Ha explicado que se pensó en Livermore por ser alguien “de la casa” y el objetivo es que la programación del Palau “siga con absoluta normalidad”. “Tenía que ser –ha agregado– una persona con reconocimiento dentro de la casa y que pudiera hacer un trabajo oportuno dentro del Palau”.

Català ha indicado que a Livermore se le hará el mismo contrato que el que se le efectuó al recién nombrado director del IVAM, es decir, con una duración de cuatro años –hasta 2019– y cobrará un salario anual de 67.615 euros más la indemnización por residencia y dietas si viviera fuera de Valencia.

La consellera también ha indicado que a la hasta ahora intendente del Palau, con la que han podido hablar tras ser imputada, le pareció “correcto” el nombramiento de Livermore, aunque ha concretado que “ella no tenía por qué dar su autorización. Le pedimos opinión y fue buena, han trabajado juntos”, ha apostillado.

Català considera que la transición con Livermore va a ser “muy tranquila”, y que la apuesta por este director “garantiza una transición oportuna”. “Creo que tendremos la posibilidad de disfrutar de la ópera de primera nivel como hemos disfrutado hasta este momento”, ha sentenciado, después de que este miércoles, fuentes del entorno de Schmidt aseguraran que “las consecuencias de este numerito es que ya no va a venir ninguna gran figura al Palau de Les Arts”.

Sobre la ruptura del contrato con Schmidt, Català ha explicado que se formalizará el lunes, y a partir de ese momento también se le cortarán las ayudas por manutención y su estancia en un hotel de la ciudad. Respecto a la indemnización que le corresponde por su despido, ha indicado que el lunes se aportará toda la información puesto que sus condiciones se han visto alteradas en los últimos años. “Tenía –ha agregado Català– una retribución por su contrato de alta dirección y luego se le rebajó hasta el máximo establecido en la Generalitat”. En este momento se está valorando la indemnización por parte de los servicios jurídicos.

Preguntada por si no es posible despedir a Schmidt sin tener que pagar la indemnización, ha señalado que en España la imputación “es una garantía procesal, no es una sentencia condenatoria”, con lo que en normativa laboral no es aplicable un despido por cuestiones disciplinarias a una persona imputada. “Una imputación –ha insistido– no es una cuestión que motive un despido disciplinario”.

Según consta en el contrato suscrito en 2005 entre Helga Schmidt y la Fundació Palau de les Arts de la Generalitat, la exintendente comenzó cobrando 156.864,15 euros anuales, más 23.439,48 para instalación y estancia. No obstante, más tarde el Plan de Empleo redujo su salario a 138.721,14 euros y en 2012 Schmidt decidió rebajárselo a 67.615,92 euros, lo mismo que el presidente del Consell, Alberto Fabra.

“DE FORMA RÁPIDA Y CONTUNDENTE”

Català ha subrayado que en este caso se ha actuado “de forma rápida, contundente y con los medios con los que dispone la Generalitat”. Así, ha recordado que desde que se tuvo conocimiento de la denuncia de presuntas irregularidades por parte de un extrabajador del Palau, en diez días se encargó una investigación a la Intervención de la Generalitat. Así mismo, ha destacado que en menos de un año se han subsanado errores de carácter administrativo y se han tomado medidas como la modificación de estatus. También ha subrayado que el déficit cero en el Palau se conseguirá este año.

Al respecto, preguntada por el motivo por el que no se actuó antes, ya que el extrabajador comenzó a alertar de deficiencias en el año 2008, la consellera ha respondido que a ella le llegó el informe el 20 de mayo de 2013 y en diez días se inició la investigación: “Lo que se hiciera antes, a quien le llegara el informe, lo desconozco”. “No sé a quién llegó –el llamado ‘informe Diógenes’ y no puedo valorar las actuaciones. A mí me llegó el día 20 y el 30 ya se había iniciado la investigación”, ha repetido.

Interpelada por si comparte la afirmación de Fabra de que la actuación policial en el Palau fue “desproporcionada”, ha dicho que “si” porque “no había ningún problema en hacer entrega de la documentación” de forma “ordenada”. Preguntada también por si defienden la gestión de Schmidt en el Palau, ha dicho: “respetamos la acción de la justicia para que determine si ha habido mala gestión”.