Vía El Carabobeño | Por Alfredo Fermín

En un año, Dalina Ugarte ha vivido, desde Viena, Austria, experiencias artísticas para consolidar su formación musical que le augura convertirse en una virtuosa del violín por la fuerza musical que brota de su dulce personalidad. Esta joven de 18 años, ingresó en julio del año pasado al Conservatorio de la Universidad de Viena, para seguir estudios de violín guiada por su profesor Gernot Winischhofer.

Dalina Ugarte

Dalina Ugarte

Sus profesores quedaron tan satisfechos con su manera de interpretar a los grandes maestros que, a los pocos días, la invitaron a participar en la “8 International Beethoven-Competition for Violín y Viola”, en Saint Poelten, en Austria. En octubre fue invitada al “II International Festival de Violín Emil Kamilarov”, en Sofía, Bulgaria, donde quedó en el segundo lugar.

En este último concurso, un profesor japonés, miembro del jurado, quedó tan sorprendido con las ejecuciones de Dalina que, al mes siguiente, la invitó, con todos los gastos pagos, a Tokio, al “III Concurso para Violín Euroasia” en el que participan violinistas sobresalientes, con un nivel académico y técnico muy alto.

“Era una deferencia muy grande -cuenta la artista- pero mi papá y mi mamá no querían que fuera porque debía viajar sola a un país tan lejos y tan diferente. Después lo aceptaron y fui a esta competencia donde los participantes eran chinos, coreanos y japoneses, menos yo que estuve en el grupo de violinistas a partir de 17 años. Los japoneses me trataron con mucha gentileza”.

La competición constaba de cuatro rondas, de las cuales ganó tres, en las que interpretó adagio y fuga, de la sonata en solo menor de Bach; Capricho 13, de Pagannini; Taren, pieza contemporánea del venezolano. Gerardo Gerulewsky; Rondó caprichoso, de Saint Saëns y la sonata de Brahms.

Sorprendidos con el éxito de su actuación en Japón, sus profesores la invitaron a integrar la Camerata de Viena, en una gira por España, realizada en diciembre.

Dalina Ugarte es protagonista del milagro musical de Venezuela que está asombrando al mundo con la enorme cantidad de talentos surgidos en comunidades humildes. Su caso es un ejemplo. Sus padres Alina y Danilo Ugarte, se dieron cuenta de la sensibilidad de la niña. A los seis años ingresó a la escuela dirigida por la profesora Gloria Sulbarán y luego en el Conservatorio de la Orquesta Sinfónica de Carabobo, guiada por el profesor Manuel Vadell.

A los ocho años fue admitida en el Mozarteum, de Caracas, a donde viajaba, con su madre, en autobús. El sacrificio la recompensó su participación, en dos oportunidades, en la Internationale Sommerakademic Schlos Heiligenberbg, en Alemania donde obtuvo el primer premio en 2006.

Finalizando sus vacaciones Dalina ofrecerá, con el pianista Joseph Ávila, un concierto en la Fundación Humboldt, de Caracas, el sábado 14 de este mes. Interpretarán Spiegel-Spiegel, de ArvoPart; Balada 1, de Chopin; Cascanueces, versión para piano; Sonata para violín y piano, de Brahms e Introducción y tarantela de Pablo Sarasate. La entrada es gratis.