Maestro Tarcisio Barreto Ceballos

Maestro Tarcisio Barreto Ceballos

La Orquesta Sinfónica de Lara asume nuevamente otro importante reto musical. Bajo la batuta de su Director Titular, Maestro Tarcisio Barreto Ceballos, este Jueves 19 de Julio a las 8.00 p.m. se presentará al público un concierto en el que se contrastan y se acercan dos obras importantes en la literatura sinfónica y perteneciente a dos plumas de importancia trascendente en la historia musical. Se trata de las Terceras Sinfonías de Ludwing Van Beethoven y Jean Sibelius respectivamente.

En sus conceptos estéticos, de forma y orquestación, además de las implicaciones estilísticas, históricas y personales de cada compositor, estas dos obras poseen, contrastes y similitudes que la ejecución musical de este jueves, el Maestro Tarcisio Barreto Ceballos nos hará comprender a través de cada pasaje musical.

Beethoven & Sibelius

Beethoven & Sibelius

Orquesta Sinfónica de Estado Lara

Orquesta Sinfónica de Estado Lara

Para muchos expertos, sería difícil encontrar en la vida de Beethoven un contraste más acusado que la oposición entre su ánimo sombrío y desesperado durante el verano de 1802 en Heiligenstadt, donde termina la amable segunda sinfonía, obsesionado sin embargo en su interior por la tentación del suicidio, y el estío de 1803 en Oberdöbling, ocupado en la tercera, una obra mucho más dramática, que acomete con una heroicidad, a la que se ve forzado por su destino. De allí que la tercera sinfonía supone la plena realización de su ideal sinfónico, llevando a esta forma instrumental al nivel de la ópera y el oratorio, duplicando su longitud hasta entonces habitual y, sobre todo, imprimiéndole la carga emocional y expresiva de estas formas vocales, mediante la introducción de connotaciones programáticas; en este caso, la descripción de la vida de un héroe (primer movimiento), su muerte (segundo), su despertar en otro mundo (tercero) y la aplicación de su espíritu a la pura actividad creativa (cuarto). El programa literario la separa del mundo del entretenimiento de la sinfonía clásica y abre el camino por el que va a discurrir la música instrumental durante el romanticismo. El ideal sinfónico nace con la tercera plenamente realizado, para prolongarse después a lo largo de la quinta, sexta, séptima y novena.

En el caso concreto de Sibelius, el cual pudiésemos denominarlo como hombre fronterizo, al cruzar el umbral que separó el siglo XIX del XX, en quien su lenguaje y concepción musical de la obra sinfónica se establecen y definen más claramente a partir de esta tercera sinfonía. Una de las principales características de Sibelius es el uso frecuente de motivos breves que se transforman de modo continuo, evolucionando finalmente hacia desarrollos melódicos completos. Sibelius, uno de los últimos exponentes del romanticismo musical del siglo XIX, se esforzaba por mantener la estructura formal siguiendo la huella de Johannes Brahms.

PRENSA OSL