Siempre es importante cuidar bien de tu instrumento para que mantenga un buen desempeño e incluso para que los violines de altas gamas puedan revalorizarse a lo largo de los años


Vía: www.lsalazarluthier.com | Por Leo Salazar | luthier.violin.makers@hotmail.com

¿Cuáles son las áreas que necesitas tomar en cuenta para que tu violín se mantenga en perfectas condiciones? A continuación algunos puntos básicos:

1. La Manipulación del instrumento siempre , debe ser cuidadosa; el instrumento siempre debe ser tomado por el mango/mástil y jamás debe ser tomado por el puente, las cuerdas o la mentonera.

2. Recuerda mantener siempre limpio el violín. Cuando termines de tocar, utiliza siempre un paño suave (de algodón preferiblemente) para limpiar los restos de resina que se depositan sobre la tapa, la Tastiera/Diapasón y las cuerdas.

  • Esto con el fin de asegurar que el polvo que desprende la resina (pezrrubia/colofonia) no se acumule, pues la misma puede deteriorar el barniz del instrumento con el paso del tiempo al no ser limpiado con regularidad y puede que tengas que buscar los servicios de un Luthier para que se encargue de la eliminación de la gruesa capa de polvo que se compacta sobre el instrumento con el tiempo; debes tomar en cuenta que en primer lugar esta capa de resina interfiere en la correcta vibración del instrumento y por otra parte puede llegar a lucir un poco antiestético.
  • Es aconsejable, por otro lado, hacer una limpieza integral de vez en cuando, para lo que es recomendable acudir al luthier, ya que esta operación requiere quitar puente, cuerdas y demás accesorios a fin de tener acceso a zonas que, de otra manera, sería imposible limpiar.

3. Con lo referente al Transporte y Resguardo recuerda siempre que cuando no utilices el violín, debes mantenerlo siempre en su estuche cerrado. Antes de guardar el instrumento en su estuche, retira siempre la hombrera, nunca lo guardes con ella puesta.

  • Cuando debas transportar tu violín en auto, por ningún motivo lo guardes en la maleta. No expongas el violín al frío o al calor. Las temperaturas extremas producen roturas en la madera, Es preciso que el violín viaje contigo en el asiento del pasajero por ejemplo, ya que en la maleta el calor producido por las altas temperaturas a causa del arranque pueden causar que se desencolen ciertas partes del instrumento e inclusive producir algunas que otras fracturas.
    • Como consejo importante, Invierte en un estuche de violín de buena calidad. En vista de que tu violin representa tiempo, cuidado y dinero, tiene sentido invertir en un estuche capaz de proteger tu instrumento ante casi cualquier adversidad. pues lo mantiene aislado del polvo, la humedad, los golpes y las caídas, manteniéndolo a salvo de casi cualquier calamidad que se pueda presentar.

4. Reemplaza tus cuerdas regularmente para asegurar que el sonido de tu instrumento esté siempre al máximo de su potencial. Las cuerdas pierden gradualmente su calidez y brillantez aun si el instrumento no es utilizado frecuentemente. Los músicos con una actividad constante deberían cambiar sus cuerdas cada seis meses para mantener un óptimo sonido y desempeño. Los estudiantes generalmente deberían reemplazar sus cuerdas una vez al año. Recuerda que cuando cambies tus cuerdas, siempre tienes que hacerlo una a la vez y asegurarse de que el puente no se incline hacia delante o hacia atrás; es decir, que siempre mantenga un ángulo de 90% con respecto a la tapa.

5. El puente gradualmente se va a inclinar hacia adelante o hacia atrás, bien sea en dirección a las clavijas o a los afinadores. Si el puente permanece en esa incorrecta posición eventualmente se va a doblar debido a la tensión de las cuerdas. Un puente que está ligeramente doblado puede ser enderezado por un profesional. Sin embargo, si el puente está severamente doblado necesitará ser reemplazado. Para extender el período de vida de un puente, revisa con regularidad su posición y enderézalo cada vez que sea necesario.

No intentes hacer tú las reparaciones o ajustes del instrumento sin supervisión de un profesional. Sólo un Luthier está capacitado para hacerlo.

6. En lo referente a los cuidados del arco, trata de tocar lo menos posible las cerdas del arco, pues el sudor o la suciedad de tus manos puede disminuir su promedio de vida útil. Los arcos requieren un cambio de cerdas regular, siempre asegúrate de que sea con cerdas naturales, sin ningún proceso químico previo, es decir de buena calidad. Las cerdas se estiran y se desgastan con el uso, volviéndose quebradizas con el tiempo. Los músicos que están en constante actividad necesitan cambiar las cerdas con frecuencia, cada tres o seis meses, para mantener la mejor calidad de sonido y la mejor respuesta del arco. Las cerdas de los arcos de músicos estudiantes se puede reponer con menor frecuencia, dependiendo de su uso. Lleva tu arco donde un luthier para un cambio de cerdas. Si las cerdas se estiran demasiado, el tornillo del botón del arco eventualmente va a dejar de ajustarlas correctamente. Si tu encuentras dificultad para ajustar las cerdas, no fuerces el tornillo más de lo necesario, si continúas ajustándolo puedes dañar o romper el arco. Debido a que las cerdas se encojen en condiciones secas y se extienden en condiciones húmedas.

  • Siempre destensa el arco luego de uso, pues al guardarlo de esa forma con el tiempo puede llegar a perder su curvatura y en ese caso solo tendrías dos opciones; una: llevarlo con un Luthier para que sea éste quien la recupere, dos: adquirir un arco nuevo.

Recuerda siempre que para un Violinista no hay mayor carta de presentación que su instrumento (sin importar su valor), por lo cual debes tratar de mantenerlo siempre en perfectas condiciones…