Destacados Eventos Sinfónico

A las 6:00 de la tarde de este viernes 13 de enero, la Orquesta Sinfónica de Falcón inicia el año 2017 con un concierto donde la joven violinista María Fernanda Fernández interpreta el Concierto para violín en Re Mayor del compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovsky, bajo la batuta de Régulo Medina, director invitado.


Nesyerling Valera- Prensa SRCOJIF | Ospa Orquesta


El programa musical contempla además la ejecución de la Obertura “Las Criaturas de Prometeo”, música compuesta en 1801 por Ludwig van Beethoven para el ballet heroico y alegórico en dos actos ideado y puesto en escena por el mayor coreógrafo de la época, el célebre Salvatore Viganó; así como el Concierto Brandenburgo N° 3 en Re Mayor de Johann Sebastian Bach.

Prometeo, hijo de Titán según Hesíodo, o Titán él mismo (Esquilo) es un benefactor de los hombres, que dona la ciencia y el arte a la humanidad. Resuelto a no permitir las artimañas del soberano olímpico, cuando éste retira el fuego a los seres humanos, se las ingenia para conseguir la llama del fuego celeste y traérsela a los efímeros mortales. Por ello es castigado por Zeus a ser encadenado a una roca de las montañas del Cáucaso, y a que un buitre devore cada madrugada su hígado, que crecerá todos los días para que el tormento durase eternamente. El mito es revisado naturalmente por Platón, quien hace una distinción entre progreso técnico –el que habría traído Prometeo- y progreso moral de largo alcance.

Para este ballet, Beethoven escribió dieciséis episodios a los que añadió una Obertura, que se ha convertido en la página más famosa y que es lo único que se ha incorporado al repertorio. El Beethoven de treinta y un años que estrena la obra, en el Burgtheater de Viena, el 28 de marzo de 1801, es todavía un compositor juvenil, impregnado de humores neoclásicos, que escribe la partitura entre la Primera y la Segunda Sinfonías. La Obertura posee la misma forma lento-vivo que las de Coriolano y Egmont, y su tema principal tiene cierta analogía con la Primera Sinfonía. Unos solemnes acordes abren la pieza, seguidos de una tranquila melodía en el viento-madera. Las rápidas figuraciones de los violines señalan el comienzo del Allegro molto con brio, escrito en forma sonata. Un segundo tema en la madera intercambia frases en imitación. Originalmente, la página, de terso pero arrebatador clasicismo, ostentaba el título de “Tempestad” y es que, a pesar de su pretendido formalismo y equilibrio, el carácter beethoveniano, la fuerza de su personalidad, también se muestran en una página aparentemente convencional como es ésta.


María Fernanda Fernández Arévalo

María Fernanda Fernández Arévalo

Solista

La violinista María Fernanda Fernández Arévalo, nacida en Valencia, estado Carabobo, con apenas 5 años ingresa al Sistema Nacional de Orquestas en el núcleo “Las Brisas”. A los 6 años, inicia en la cátedra de violín con la profesora Liliana Salazar y un año después con Yenifer Laurens.  A los 8 años comienza clases bajo la conducción del Maestro Sergio Celis, con quien continúa actualmente en la Academia Latinoamericana de Violín.

Ha recibido clases Magistrales con los maestros Pablo Vásquez, Francisco
Díaz y José Francisco del Castillo.

Entre sus participaciones como solista se pueden mencionar: Concierto en si menor Rieding (I Mov); La menor de Vivaldi (III Mov); Viotti 22 (I Mov); Concierto Grosso Do Mayor Corelli; Primavera de Las 4 Estaciones de Vivaldi; Concierto N° 4 Op.31, H. Vieuxtemps.

Ha formado parte de la Orquesta Tejedores de Sueños; Programa Académico Regional de Carabobo (PARC); Orquesta Sinfónica Juvenil Carabobo (OSJC); Orquesta de Cámara OSJC, (2014 -2015, 2015-2016). Pertenece actualmente a la fila de primeros violines de la OSJC.