¡Cincuenta años! No parece lejano el día en que, entre amigos, decidimos que era bueno, pertinente, prometedor, posible y de buen augurio, dedicar nuestro tiempo libre –éramos jóvenes y muchos muy jóvenes, todavía estudiantes y todos, de alguna manera, católicos– a incursionar en la música, la nuestra, con la ilusión de hacer cosas hermosas con las voces. El esfuerzo, y quasi frenética dedicación, fue coronado con el primer concierto de Música Sacra Colonial Venezolana, que tuvo lugar la Semana del Concilio de 1965 en la Escuela Normal Miguel Antonio Caro. Por cierto, el Concertino de esa pequeña Orquesta de Cámara fue José Elías Zapata y uno de los violines ¡sorpresa! Eladio Lares.

Nazyl Báez-Finol

Nazyl Báez-Finol

Fieles a la tradición que dejara el Orfeón Lamas, comenzamos por interpretar las obras que ya se conocían y cuyos materiales reposaban en la Escuela de Música José Ángel Lamas. Aquí se impone el recuerdo del Pbro. Claudio García Lazo, bibliotecario de la Escuela, quien fuera el celoso guardián, entre otras cosas, del Archivo de Música Colonial Venezolana al cual tuvimos acceso gracias a su colaboración, lo que hizo posible hacer conocer obras y compositores desconocidos hasta entonces: Tres Jaculatorias a Jesús Crucificado, de Juan Bautista Carreño; Tono a la Virgen de Las Mercedes, de José María Izaza; Qualis est?, Salve en Fa Mayor, Sancta María Dei Filia y Sepulto Dómino, de José Ángel Lamas; Ave Maris Stella, de Juan José Landaeta; Tres Misas de Juan Meserón; Beata es Virgo María e Himno a la Virgen, de José Lorenzo Montero; Magnificat, de Juan Manuel Olivares; Lucero Rutilante, Tono a la Santísima Cruz y Tono a la Virgen, de José Francisco Velásquez; Misa en Mi Bemol de Federico Villena, y la versión integral de la Misa en Re, de José Antonio Caro de Boesi, en Mi bemol, de Cayetano Carreño y en Mi Bemol, de José Francisco Velásquez, el joven.

AGRUPACIÓN POLIFONÍA, bajo la Dirección de la Prof. NAZYL BÁEZ FINOL

AGRUPACIÓN POLIFONÍA, bajo la Dirección de la Prof. NAZYL BÁEZ FINOL

En esta larga jornada hemos compartido esfuerzos con varios cientos de cantores de las más variadas características: sin embargo, lo que ha caracterizado a la Agrupación Polifonía en toda su trayectoria han sido la solidaridad, la amistad, el respeto, el compartir, el calor humano, el afecto, el amor, y todos los sentimientos que enaltecen al ser humano.

Con cuánta alegría y orgullo recordamos a directores que han compartido con nosotros: Inocente Carreño, Evencio Castellanos, Raúl Delgado, Antonio Estévez, Leonardo Lauro, José Maiolino C., Juan B. Medina, Eduardo Plaza hijo, Carlos Riazuelo, Andrés Sandoval; y solistas como Jesús M. Aguilar, César Arrieta, Eudes Amoretti, Luis Arconada, Clelia Báez-Finol, Teo Capriles, Ugo Corsetti, Yolanda Correa, Luis Domínguez, Marina A. Guanche, Ercilia Ibarra, Francisco Krauss, Antonio Lauro, Delia Leal, Carmen Liendo, Nazyl Liendo Báez, Agustín Lisbona C., Carmen T. Senior, Elio Malfatti, Liliana Mazzarri, Claudio Muskus, Euro Nava, Aída Navarro, Flavia Ranzolín, Boris Serdóz, Mariela Valladares y Miriam Williams, entre otros…

Por último, creo que le hemos ofrendado a nuestro país el esfuerzo continuado y generoso de nuestro canto, durante cincuenta años de existencia como asociación civil sin fines de lucro, afirmando que la música venezolana, por su valor intrínseco, merece mayor presencia en los programas de concierto que se ofrecen dentro y fuera de este hermoso país que nos ha visto existir…
Nazyl Báez-Finol