Escrito por Fátima Fernández | Músicos de Alto Rendimiento

Músicos de Alto Rendimiento

Músicos de Alto Rendimiento

Musicalmente, la práctica de un instrumento además de estar regida por una técnica específica se debe a recursos técnico-corporales como el conocimiento del instrumento, del cuerpo en relación a este, de la memoria de los movimientos necesarios, de la coordinación, y de las estrategias para la ejecución del repertorio; especialmente durante el estudio académico de algún instrumento, la repetición y la cantidad elevada de horas de práctica es parte del método de estudio empleado por la mayoría de  los músicos.

Cambios de cuerda Clases de Clarinete

Generalmente el estudio instrumental implica la reproducción detallada del repertorio en busca de posibles errores y fallas para sus futuras correcciones. Frase por frase en cada pieza a ejecutar, es probable que pueda estudiarse con el error a cuestas, con una musculatura no preparada para el trabajo, con una realización incorrecta de los movimientos, o simplemente la no utilización a cabalidad de los recursos técnicos necesarios para la práctica instrumental.Algunos elementos para fortalecer el método de estudio y que este pueda darse en óptimas condiciones están relacionados con:

– La recuperación técnica, proceso que tiene que ver directamente con el repaso detallado junto al profesor de la estrategias prácticas de la ejecución del instrumento, lo que incluye la posición adecuada del cuerpo en relación al instrumento, la digitación mas ergonómica y cómoda de acuerdo a las condiciones corporales de cada ejecutante así como las características musicales necesarias para la ejecución de la obra en estudio.

Esto no solo va permitir que el músico pueda generar un esquema asertivo de los gestos o movimientos en frases determinadas (relación del cuerpo con el instrumento) sino que también le ofrece un abanico de posibilidades en cuanto a que hacer o no hacer y como debe realizarlo tanto desde el punto de vista corporal como técnico.

– El ahorro de energía, es decir la realización de la práctica del instrumento con la postura correcta, movimientos coordinados, conscientes y bien pensados de la manera mas confortable posible, el mínimo de energía sugiere que no existan movimientos adicionales o exagerados de otras zonas del cuerpo que están siendo menos utilizadas debido a que esto duplica el esfuerzo, haciendo mas lenta la respuesta muscular, que el ejecutante sea mas propenso a equivocarse y fatigarse en menos tiempo durante la práctica.   

Por ello es necesario el conocimiento del cuerpo y sus posibilidades a detalle en relación al instrumento, que además de mejorar el rendimiento ante la actividad musical, facilitan la detección de movimientos incorrectos, posturas inadecuadas y tensiones que impiden la libre interpretación del ejecutante, es también una manera de corregirlo.

Lograr que la ejecución instrumental pueda darse con estas características depende de establecer un método de estudio que vaya más allá de largas horas de estudio y repetición constante de los pasajes que no salen bien. Es tomar en cuenta estos dos elementos indispensables para el afianzamiento de la técnica y el montaje del repertorio con mejor calidad y eficacia.

El estudio debe iniciar de lo más simple a lo más complejo con escalas y estudios sencillos, luego de la preparación física de la musculatura para la actividad (calentamiento muscular).

Debe aumentarse progresivamente la velocidad e intensidad de la pieza hasta llegar a lo indicado en la partitura, es decir estudiarlo inicialmente todo lento afinando cada detalle de manera consciente, considerando cada gesto, postura y recurso necesario.

Practicar frente a un espejo es una herramienta muy productiva al momento de revisar y corregir  la técnica para que los movimientos sean acertados y disminuyan los errores o posibilidades de equivocación, ayudando también a fortalecer la seguridad y manejar el miedo al momento de tocar en clases, ensayos, audiciones, exámenes, o  conciertos.

Tomar descansos de 15 minutos cada hora académica de estudio también es importante para dar descanso a la musculatura a fin de poder resistir y rendir en mejores condiciones físicas durante la ejecución del instrumento.

Encontrar una forma mas humana, ergonómica, y eficiente de estudio es importante para ser un Músico de Alto Rendimiento, montar el trabajo musical y lograr las metas académicas trazadas, el ahorro de energía y la recuperación técnica, son la base de la relajación del ejecutante  mientras interpreta una obra, pero además forma parte fundamental en la prevención de lesiones que definitivamente afectan al músico.

Estudiar un instrumento es más que una carrera de tiempo y repetición, es hacerlo con calidad y Alto Rendimiento.

Fátima Fernández
Terapeuta ocupacional especializada en músicos
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento” musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono:04163470815