Trombonistas venezolanos aprenden con ganas y motivación, afirma el afamado trombonista francés Jacques Mauger
Por Roberto C. Palmitesta R. | @RPalmitesta
Fotografía Dahory González/ FundaMusical Bolívar

Ya han transcurrido 4 días desde que comenzó el “I Festival de Trombón Maestro José Antonio Abreu”, una especie de fiesta del trombón para los músicos venezolanos a la que han asistido niños y jóvenes desde diferentes estados del país, organizado por la Escuela Nacional del Trombón que dirige Pedro Carrero.

Este viernes 16 de noviembre a las 04:00 pm se dará uno de los eventos más relevantes de su programación con el concierto que dará la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela dirigida por Julien Salemkour, en el que actuará como solista el gran trombonista francés Jacques Mauger, una referencia mundial para el instrumento, interpretando la Ballade para trombón y orquesta de F. Martin.

Jacques Mauger le cuenta a Venezuela Sinfónica cómo ha sido hasta ahora su experiencia en el país, tanto trabajando con las clases magistrales como con los ensayos de la OSSBV. Además, habla sobre las ventajas que tienen los músicos venezolanos y su gran disciplina; comenta la versatilidad del trombonista, la importancia para un músico de tocar varios géneros y comparte sus expectativas en torno al concierto que dará el viernes en la Sala Simón Bolívar del CNASPM.

VS: ¿Cómo han salido los ensayos con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela y cómo se siente al estar nuevamente en Venezuela?

Es un placer venir a Venezuela, tenía tiempo sin venir. Hasta ahora los ensayos con la orquesta han sido magníficos, los músicos son muy calurosos y eso ayuda, pero me dejan agotado en el buen sentido de la palabra porque tienen una energía muy fuerte que entregan para tocar y aprender. Es una orquesta extraordinaria y se siente en todo momento que lo dan todo para que las cosas salgan bien. Son muy disciplinados, y en comparación con otras orquestas de Latinoamérica son los más disciplinados. Tienen una mentalidad muy profesional.

VS: ¿Hasta ahora qué tal le ha ido en las clases que ha dado dentro de la programación del festival?

Participar en este festival ha sido una suerte extraordinaria para mí, porque los estudiantes vienen a aprender con ganas y con motivación. Yo viene a dar todo lo que sé y es un placer ver que estos jóvenes valoran los conocimientos que les das. Además varios de los estudiantes me han venido siguiendo a través de las redes sociales y entonces había mucha expectativa. Sin duda está es una gran oportunidad.

VS: ¿Qué opina usted sobre la versatilidad de los trombonistas venezolanos para tocar de manera satisfactoria distintos géneros musicales?

Me ha sorprendido la capacidad que tienen los músicos venezolanos de adaptarse a distintos estilos musicales. Es una cualidad extraordinaria que tienen y les recomiendo que la sigan aplicando por es enriquecedor. También les aconsejo que tengan cuidado de que si tocan varios géneros uno no afecte al otro y que entonces sepan conocer los límites.

VS: ¿Cuáles expectativas tiene en torno a la Ballade para trombón y orquesta de F. Martin que interpretará este viernes?

Tengo estudiantes venezolanos en Venezuela y Suiza que la han oído y eso aumenta las expectativas, porque además es una obra que no se ha tocado aquí. Es una obra de reflexión mental, nueva para el repertorio de trombón pero que los estudiantes del festival van a disfrutar muchísimo y ¿qué es lo que van a aprender? Que es un muy musical, porque siempre busco el lado bonito de la música, resaltar su belleza. No busco tocar ni muy fuerte ni muy rápido.

VS: ¿Alguna sorpresa que tenga reparada para el concierto?

Elegí dos bises, para seleccionar uno y para ellos le estuve preguntando a los trombonistas venezolanos. De las piezas seleccionadas escogí una muy técnica y otra con una bella melodía que fue la que ellos seleccionaron. Esto es muy bueno porque no todo es técnica y virtuosismo. ¿Cuál es el nombre de la obra? Pues esa será la sorpresa (risas).

VS: ¿Cuán relevante es hacer este tipo de festivales permitiendo acceso a niños y jóvenes?

Los festivales de este tipo son una bendición y me honra que me hayan invitado, porque El Sistema venezolano es algo maravilloso, dando oportunidad a los jóvenes de desarrollarse como músicos. En este caso permite aprender y progresar con un instrumento de tantas posibilidades como el trombón.

VS: ¿Se atrevería usted a incursionar en géneros populares con el trombón?

Fíjate que yo no comencé mi carrera con la música clásica, comencé con lo popular tocando acordeón. Yo vengo de Normandía y allí el acordeón es un instrumento muy popular, mi abuelo lo amaba, me contaban que durante la Segunda Guerra lo usaba para unir y animar a la gente en las reuniones. Con ese instrumento aprendí a tocar paso doble, tango, vals y otros estilos. Luego mi profesor me dijo que debería aprender a tocar algún instrumento de metal porque me daría la oportunidad de formar parte de alguna banda u orquesta, entonces comencé a estudiar trombón por mi cuenta y luego en el Conservatorio de Normandía; allí mi profesor me recomendó que respetara las reglas entre estilos que es lo que te venía explicando en la otra pregunta.

VS: ¿Se atrevería a tocar salsa? ¿Algún trombonista de la salsa que admire?

Como trombonista he tocado jazz porque me gusta mucho, pero la salsa es algo que no está en mi cultura, aunque me gusta muchísimo escucharla, la respeto y no es nada fácil tocarla, es un reto, tiene una gran riqueza rítmica.

VS: Entonces, respetando las culturas y los limites, usted es participe de que para un músico, en este caso, un trombonista, resulta positivo tocar varios géneros.

Sí, siempre he defendido ese principio, trabajo siempre con mis alumnos para que toquen variedad de estilos porque es algo enriquecedor y que te permite crecer como músico.