cadenaser.com|Por ANTONIO MARTÍNEZ MADRID

Nuestra “Discoteca de Oro” recuerda esta semana la banda sonora de “Encuentros en la tercera fase”, la película que dirigió Steven Spielberg en 1977 con música de John Williams.

Con “Encuentros en la tercera fase” Steven Spielberg ofreció un nuevo planteamiento al tradicional cine de extraterrestres. Por primera vez en la ciencia-ficción los visitantes de otro mundo no eran agresivos ni venían a invadir La Tierra, sino que eran seres amistosos de carácter pacífico, dispuestos a contactar y a comunicarse con los humanos.

Spielberg tenía ya la idea formada de la película incluso antes de hacer “Tiburón”. No fue hasta el éxito de ésta cuando los productores le dieron carta blanca para rodarla, con un presupuesto de más de 20 millones de dólares, bastante alto para aquella época.

John Williams también se vio involucrado en el proyecto desde el principio, con lo que dispuso de más de un año para crear su banda sonora a partir de las ideas que el director le iba comentando. En algunos casos la música estaba ya compuesta incluso antes de que las imágenes fuesen rodadas, sobre todo en lo referente a la pequeña melodía de cinco notas que es clave en el argumento de la película. Y es que en la película la música aparece como el vehículo de comunicación: “Era importante que John fuese un personaje mas en la película porque la música era el medio de comunicación” –explicaba Spielberg– “Se me ocurrió que estaría bien que los extraterrestres y los humanos se entendieran con lo que nos toca más adentro: la pasión por la música.

Esta frase musical aparece numerosas veces en la película. En las escenas de la India, por ejemplo, la canta una multitud afirmando que llegó desde el cielo. Luego, cuando se produce el encuentro entre los científicos y los extraterrestres servirá para comunicarse entre ellos.

Esta sucesión de cinco notas que aparecen durante toda la trama era un elemento muy importante en el guión. Spielberg insistía en que fueran cinco notas únicamente porque no quería una melodía, aunque fuera breve, tan solo un intervalo musical, una especie de saludo sonoro pero que al mismo tiempo resultara atractivo para el espectador. John Williams compuso docenas de combinaciones posibles: “Había agotado quizás 300 ejemplos de variaciones de cinco notas.” –recuerda el compositor– “Finalmente, exasperados, volvimos a probar con la primera que había compuesto, la primera de mi lista y Steven dijo, ‘creo que es ésta, es la mejor que tenemos’. Ahora es muy conocida y me encanta, pero al principio solo era una entre trescientos ejemplos de cinco notas”.

“Encuentros en la Tercera Fase” es probablemente la banda sonora más oscura de todas las que Williams ha compuesto para Spielberg, sobre todo en la primera parte de la película, cuando todavía no se conocen las intenciones de los extraterrestres. Un motivo recurrente es esa melodía de carácter mágico-místico que suena asociada a la montaña donde tendrá lugar el encuentro y que obsesiona al protagonista.

También encontramos un guiño musical a “When you wish upon a star”, la canción del clásico de dibujos animados “Pinocho”. La música de Pinocho representa el sueño del protagonista de encontrar una respuesta, al igual que Gepeto miraba a las estrellas para pedir su deseo en la película Disney. Oímos la melodía varias veces a lo largo de la película: al activarse un juguete o en el momento en el que Richard Dreyfuss sube a la nave extraterrestre.

Pero sin duda lo mejor de la banda sonora llega en el último tramo de la película. Orquesta y coros proporcionan un ambiente mágico y casi celestial al desembarco de los humanos que han permanecido años con los alienígenas. Y sirven también de despedida a esos pocos elegidos que suben a la nave para iniciar su gran aventura.

“Encuentros en la tercera fase” fue nominada a ocho Oscar, de los que solo consiguió los de fotografía y sonido. Y es que aquel año quedó bastante eclipsada por “La guerra de las galaxias” que se había estrenado poco antes. El propio John Williams, nominado por la música, fue vencido por él mismo, ya que aquel año consiguió la estatuilla por su gran trabajo para la película de George Lucas. Premios al margen, Encuentros en la tercera fase sirvió para confirmar el equipo ganador que formaban Spielberg y Williams. Era solo la tercera de sus colaboraciones. Casi cuarenta años después ya andan por la número 26 de una carrera en común plagada de éxitos y grandes trabajos.