Alba Jiménez | Prensa Orquesta Sinfónica de Venezuela

A propósito del próximo concierto de la Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV), Una Vida de Héroe en homenaje a los profesores jubilados de la institución, en el marco de la gala del 40º Aniversario de la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, entrevistamos al director invitado, el maestro francés Christophe Talmont, quien vive en el país desde el año 2012.

Talmont se confiesa como un enamorado de esta tierra, de su música y de su idioma, con entusiasmo y un brillo caribe en sus ojos franceses, nos dice que hay expresiones que sólo se pueden decir en español, que la riqueza musical que tenemos  aquí es como nuestro continente infinito y diverso, añade que el movimiento sinfónico que nació en Venezuela y respira para el mundo, es único, se maravilla con el interés que muestran nuestros jóvenes por la música clásica y  nos comenta, no sin cierta tristeza, que en Europa este género musical  pertenece al mundo de los mayores.

Para Talmont es su primera vez con la Sinfónica de Venezuela, señala que para él es un honor dirigir una orquesta de la trayectoria de la OSV, que ha contado con directores de la talla del maestro rumano Sergiu Celibidache, al que admira profundamente,  destaca: “saber que la orquesta en su historia estuvo vinculada con Celidache y que yo ahora voy a tener la oportunidad de dirigirla me llena de emoción y satisfacción”.

El maestro manifiesta  encontrarse muy contento de trabajar con la OSV, afirma que siente “una gran conexión, todo fluye maravillosamente. Los directores sabemos de inmediato cuando un matrimonio entre una orquesta y nosotros va a funcionar, y este casamiento funciona”. Por otra parte Talmont señala, que la Sinfónica de Venezuela “es una orquesta brillante con una gran capacidad artística”.

El repertorio seleccionado para esta gala está conformado por la Obertura Rienzi, del compositor alemán Richard Wagner, seguida del poema sinfónico Una Vida de Héroe, una obra del compositor y director de orquesta germano Richard Strauss. Talmont asevera que es un programa muy bello y denso, “genial por su fuerza para la Sinfónica de Venezuela y que seguramente el público va a disfrutar mucho”.