Vía: www.abc.es/ Por Pablo Martínez Pita Madrid

Músico fundamental en la historia del jazz, hoy estará en el Auditorio Nacional con su proyecto «The Vigil»

Tiene 74 años, pero ahora mismo nadie podría decir en qué va a centrar su interés en un futuro próximo. Su curiosidad musical es infinita, y en esta entrevista repite varias veces la palabra «divertido», como si su espíritu creativo fuera el de un adolescente continuamente asombrado ante sus propias osadías artísticas. Y eso que hablamos de uno de los pianistas que ya ha forjado a golpe de tecla la historia del jazz. A finales de los años sesenta, Chick Corea fue escogido por Miles Davis para que le acompañara en la transición hacia sus aventuras electrónicas y, desde entonces, sus pasos han seguido incontables caminos, desde el jazz-rock al flamenco, creando grupos legendarios como Return to Forever y tocando con todos los grandes del género.

Ahora, tras un memorable concierto ofrecido el pasado verano junto a Herbie Hancock en Vitoria, regresa a España para presentar su proyecto «The Vigil». Rodeado de músicos jóvenes, además de uno de sus más fieles escuderos, Tim Garland, el disco del mismo nombre supone una especie de resumen de una carrera de más de cincuenta años.

Jazz-fusión que rinde también homenaje a John Coltrane y a Roy Haynes (uno de los músicos es su nieto), y con un guiño en la portada a uno de sus álbumes más emblemáticos, «Romantic Warrior» (1976): «El nombre “Vigil” -nos comenta- se refiere a mi voluntad de continuar conectado a la música con la que crecí y que amo: el linaje de la música de jazz negra americana. A medida que aprendía más sobre la música del mundo, conecté con las comunidades hispanohablantes: la música deSudamérica, Puerto Rico y Cuba. Esas son mis raíces musicales y mis comunidades por elección. Quiero mantener una vigilancia sobre esto.

-En la portada aparece Chick Corea vestido con armadura. ¿Se siente como un guerrero del Jazz?

-Ja, ja… La portada fue solo por diversión. Comunicaba el concepto de vigilancia. Y sobre si soy un guerrero del jazz… dejaré que lo decidan otros.

Creatividad siempre viva

-¿Qué territorios le faltan por explorar?

-No creo que se le puedan poner límites a la creación musical. Siempre hay nuevos territorios que visitar y en los que zambullirse. El mundo de la música está vivo y en buenas manos. Los músicos jóvenes y artistas de todo el mundo están creando cosas nuevas todo el tiempo. Nuestros sistemas sociales se han alterado y cambiado probablemente a peor. La música es un fenómeno social, siempre lo ha sido. El espíritu de la creatividad está siempre vivo en nuestro interior.

-Miles Davis, Jimi Hendrix, Frank Zappa, Weather Report, Return to Forever… ¿Cómo fue vivir aquellos tiempos de constantes avances?

-Fue una época muy emocionante. Por aquel entonces veía a los jóvenes de pie en los conciertos de jazz, en lugar de estar sentados educadamente. Era otra vibración, más propia de mi generación. Me interesó la posibilidad de comunicarme de aquel modo. Estaban de pie porque estaban emocionalmente involucrados en lo que oían. La fusión estaba evolucionando. En mi propio teclado, a principios de los setenta, estaba mezclando más y más instrumentos… Sin duda, fue una época muy divertida.

-¿Aprendió de Miles Davis a rodearse de gente nueva con ideas frescas, como ha hecho en The Vigil?

-La banda con la que estuve con Miles desde el 68 era bastante salvaje. Era transitoria hacia el movimiento de fusión y hacíamos todo tipo de cosas. Miles se dio cuenta enseguida de que algo grande se estaba moviendo en la cultura. No quería dejar su manera de expresión en el jazz, pero quería comunicarse con ese nuevo público, con esa audiencia más joven y sensible. Así que el sonido y el ritmo de su música cambió. Él fue fundamental en mi transformación en líder de mi propia banda. Aprendí tanto de él… Desde luego, se rodeaba de los mejores músicos. Jóvenes o mayores, no importa mientras funcione y comunique la música que pretendes.

Experiencias con el flamenco

-¿Cuándo fue la primera vez que sintió atracción por el flamenco?

-La música de las culturas latinas siempre ha estado en lo profundo de mi corazón. Siempre he gravitado de manera natural alrededor de estos ritmos y atmósferas.

-¿Qué le evoca el nombre de Paco de Lucía, con el que llegó a colaborar en varias ocasiones?

-Puedo decir que Paco me inspiró en la construcción de mi propio mundo musical tanto como Miles Davis y John Coltrane, o Bartok y Mozart. La partida de Paco deja un agujero gigantesco en la vida musical de este planeta. Era muy divertido actuar con él, era un músico apasionado.

-Este verano vivió un momento especial tocando con Herbie Hancock en Vitoria. ¿Cómo fue aquello?

-¡Herbie es un maestro de la improvisación con los mismos gustos que yo! Fue uno de los momentos más divertidos que he vivido, y tengo un puñado de grandes momentos.

Donald Trump

-En su banda hay músicos latinos. ¿Han comentado alguna vez las declaraciones de Donald Trump sobre la inmigración?

-No sé lo que piensan de él, casi nunca hablamos de política. Pero la verdad es que tengo curiosidad por ver cómo le va a Donald Trump. Desde luego, es un hombre de negocios de gran éxito.

-La música siempre ha avanzado a través del mestizaje. En ese terreno, ¿se puede decir que va por delante de la sociedad y la política?

-Cada músico y oyente debería ser fiel a sus propios gustos y opiniones sobre lo que considera bueno en la música y el arte. Es el mundo de la opción libre y de la capacidad infinita de la imaginación. Cada ser humano debería rebelarse en esta libertad nativa. No se puede comparar a la política.