Vía: entretenimiento.terra.com

El trompetista estadounidense Chet Baker, quien nació el 23 de diciembre de 1929, trascendió como representante del “jazz cool”, género en el que se distinguió por su profundo sonido emocional. Como muchos de los grandes músicos de la época, Baker tuvo una vida improvisada y llena de altibajos, que lo llevó a ser un nómada por el mundo con gran pasión por la música. Hijo del guitarrista Chesney Henry Baker, Chet Baker nació en Yale, Oklahoma (Estados Unidos). Siendo niño, participó en diversos concursos de canto así como en el coro de la iglesia, pero su pasión hacia los instrumentos de viento se dio hasta que su padre le compró un trombón, el cual sustituyó por la trompeta. Su primer aprendizaje musical tuvo lugar en el instituto de Glendale, aunque su formación terminó por ser puramente intuitiva, de acuerdo con el sitio www.musica.com. Con 16 años de edad, abandonó sus estudios para enrolarse al ejército y tras distintos viajes con la armada estadounidense, en los que participó con diferentes bandas de jazz alrededor del mundo, regresó a su país natal para convertirse en músico profesional de jazz.

Chet Baker

Chet Baker

En los comienzos de su carrera musical, a principios de los años 50, tocó con el reconocido trompetista Charlie Parker y con el saxofonista Stan Getz, de acuerdo con el portal www.biografiasyvidas.com. En 1952, Chet Baker ingresó al cuerteto del saxofonista barítono Gerry Mulligan, con el que obtuvo éxito derivado de su interpretación del tema “My funny valentine”. Más tarde, Baker fundó su primer cuarteto y realizó grabaciones para el destacado sello jazzístico del momento, Pacific Jazz. De dichas sesiones surgió el álbum “Chet Baker sings” (1954), el cual obtuvo éxito gracias a su particular estilo al tocar la trompeta, así como su íntima forma de cantar. La industria musical se fijó en él tanto por su talento como por su agradable y atractivo físico.

Debutó en el cine con la película “Hell´s Horizon” (1955). No obstante, Baker estaba más interesado en su carrera musical y prefirió volcarse en ella. Grabó varios discos y realizó distintas giras por Europa, hasta que en un momento decidió establecerse en Italia. En los años 60 cayó en una espiral de autodestrucción que tuvo su momento culminante en 1968 por deudas relativas a las drogas por lo cual recibió una paliza que le dejó la boca destrozada. Los golpes fueron tan graves que Baker quedó imposibilitado para tocar su instrumento. Con la ayuda de su colega Dizzy Gillespie, el músico regresó a la actividad con dos actuaciones, una en un importante club neoyorkino en 1973 y otra en un concierto con Gerry Mulligan en el Carnegie Hall en 1974, según referencias de los mencionados sitios electrónicos. A finales de la década, tras retomar la música, decidió regresar a Europa, donde tuvo diferentes acercamientos con grandes músicos de rock que lo admiraban como Elvis Costello.

Chet Baker falleció el 13 de mayo de 1988, al caer desde la ventana de su habitación en un hotel de Amsterdam. NTX/MNB/MAG