Estudiantes de la escuela privada Cruz Salmerón Acosta y el plantel Giraluna vivieron una jornada diferente con las y los integrantes de ka Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho

Vía: www.correodelorinoco.gob.ve/ Por Luis Jesús González Cova

En dos escuelas del populoso sector Los Magallanes de Catia, en Caracas, se inició este martes la décima primera edición del programa de sensibilización hacia la música,Viaje al Fondo de una Orquesta, una iniciativa de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho (Osgma), creada con la intención de acercar a las niñas y los niños al ambiente de la música de formato sinfónico.

En esta oportunidad quienes emprendieron el viaje con la Osgma fueron 140 chamas y chamos de maternal, prescolar y educación básica de la escuela privada Cruz Salmerón Acosta y en un segundo tour aproximadamente 500 niñas y niños de los planteles Giraluna I, Giraluna II y Giralu- na II, una escuela subvencionada por la alcaldía Libetador. Ambas instituciones están ubicadas en la calle El Comercio, de Los Magallanes de Catia.

Durante Viaje al Fondo de una Orquesta las y los músicos de la Osgma se dividen en grupos conformados por al menos un instrumento de cada familia. Organizados de esta manera que les permite atender al mismo tiempo a varios grupos en espacios reducidos, les explican a las alumnas y alumnos, de una manera sencilla y lúdica, cómo está formado cada instrumento, sus partes, a qué familia pertenece y su rol dentro de la orquesta.

Finalmente, en conjunto o por separado, interpretan temas de dibujos animados o series infantiles conocidas, de manera que las niñas y los niños se conecten más fácilmente con la actividad.

RECORRIDO DE REGRESO

Viaje al Fondo de una Orquesta se completa con una segunda jornada en la cual las niñas y niños asisten a un teatro para ver a toda la orquesta junta en un concierto especial adaptado a este sector de la población.

“Desde que este programa nació se hizo con la idea de visitar primero a los niños en sus escuelas y luego trasladarlos a ellos para que pasen una jornada diferente y refuercen lo que vieron en la primera parte del viaje (al fondo de una orquesta). Lamentablemente esto no siempre lo podemos hacer, o bien porque no tenemos una sala o teatro dónde hacerlo o porque las escuelas no pueden trasladar a los niños”, lamentó el presidente de la Osgma, Manuel Torres.

En esta oportunidad se está contemplando la posibilidad de que las niñas y los niños de la escuela Giraluna tengan la oportunidad de ver a la orques- ta el próximo 26 de junio en el Teatro Catia, donde el plantel educativo organizará un “encuentro de haceres saberes y sabores” para presentar delante de representantes y público en general todo lo realizado durante este año escolar.

CALENTANDO LOS INSTRUMENTOS

Para la semana que viene Viaje al Fondo de una Escuela continuará en un par de planteles de Bellas Artes: la Escuela Experimental  Venezuela y otra por confirmar. Con estas visitas  el programa concluirá por este año escolar.

En conversación con el Correo del Orinoco, el presidente  de la Osgma aclaró que estas jornadas de Viaje al Fondo de una Orquesta son una suerte de preparación, con el propósito de darle un mayor impulso al programa a partir de los primeros meses del próximo año escolar.

Según Torres, la actividad que cuenta con el apoyo del Banco Exterior se está realizando hacia finales del periodo escolar por un retraso en las asignaciones a la orquesta adscrita al Ministerio de Cultura.

UNA NOTA PARA LOS ABUELOS

Desde el pasado viernes 5 de junio la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho (Osgma) comenzó en la sede de la Fundación Una Mano Amiga (UMA),en Tejerías, estado Aragua, una segunda etapa del nuevo programa bautizado con el nombre Una Nota para los Abuelos, creado para llevar momentos de esparcimiento y recreación a las adultas y los adultos mayores.

“Este programa, que ya han hecho antes otras instituciones, lo comenzamos nosotros en diciembre, por iniciativa del Banco Exterior, en la Casa Hogar Santísima Trinidad, en San Bernardino. Fue un grupo pequeño con cuatro, violín, viola, violonchelo y cuatro. Les llevamos parrandas y pasamos la tarde con ellos. Ellos pasaron un rato muy agradable y nosotros también. Nos pareció tan positivo que decidimos hacerlo varias veces durante el año, no solo en diciembre”, reveló Manuel Torres.

Durante el mes de julio esperan visitar otras casas hogares de adultas y adultos mayores y otras más entre septiembre y octubre.