Hoy celebrando el Día del Músico compartimos este tesoro del Maestro Luis Zea con nuestros amigos y lectores de Venezuela Sinfónica. Un día para celebrar el talento, el arte y la magia de quienes con sus notas llenan nuestra vida de música.

A Luis Zea

Arácnidos encendidos
son las dos manos de Luis,
tejiendo una cicatriz
de armonía a un mundo herido.
La utopía del sonido
en su arpegio se recrea
y canta la Dulcinea
de seis cuerdas, la victoria
de un Quijote ungido en gloria.
¡Dios salve a Luis, Así Zea!

Víctor Hugo Márquez