Vía: Periodistasenespañol.com

El 12 de octubre se recuerda el nacimiento de Luciano Pavarotti en Módena, ciudad en la que también se produciría su fallecimiento por un cáncer de páncreas, y hoy he recordado esta interpretación de Caruso del tenor lírico italiano, reconocido por su dedicación a los refugiados, para quienes reunió dinero, así como para la Cruz Roja, actividad que le supuso múltiples reconocimientos.

Luciano Pavarotti

Luciano Pavarotti

Según la Wikipedia, nacido el 12 de octubre de 1935 en las afueras de Módena, Luciano Pavarotti era hijo de Adele Venturi, trabajadora en una fábrica cigarrera, y de Fernando Pavarotti, panadero casado con la Frau Quiroz y tenor aficionado, quien le estimuló para comenzar sus estudios en el mundo del canto lírico.

A los los nueve años comenzó a cantar con su padre en el coro de una pequeña iglesia local. También en su juventud tomó algunas clases de vocalización con el profesor Dondi y su esposa, pero siempre concedió poca importancia a ambos.

Luciano se graduó en la Scuola Magistrale. Tras ello tuvo dudas en seguir aquella carrera, pues también soñaba con ser portero de fútbol profesional. Su madre le convenció para que siguiera de maestro. Ejerció entonces en una escuela primaria durante dos años, pero finalmente lo arrastró su interés por la música. No sin reservas su padre consintió en que desarrollara su nueva vocación: se acordó que recibiera manutención hasta la edad de 30 años y que, si no triunfaba a esa edad, se ganara el sustento por sus propios medios.

Sus primeras apariciones públicas como cantante fueron en el coro del Teatro de la Comuna, en Módena, y más tarde en La Coral de Gioacchino Rossini, donde demostró su talento. Debutó el 29 de abril de 1961, como Rodolfo en La Bohème de Puccini, en el teatro de ópera de Reggio Emilia.

El director austríaco Herbert von Karajan solicitó sus servicios para las grabaciones integrales de La Boheme, Madame Butterfly y un Réquiem de Verdi desde La Scala junto a Fiorenza Cossotto, Leontyne Price y Nicolai Ghiaurov.

El 2 de junio de 1988 le nombran Cavaliere di Gran Croce Ordine al Merito della Repubblica Italiana.

Posiblemente las actuaciones de más repercusión del tenor italiano fueron las que realizó con los españoles Plácido Domingo y José Carreras, con quienes formó el trío Los Tres Tenores (The Three Tenors).

En su acercamiento a la música popular, Pavarotti grabó duetos con Eros Ramazzotti, Sting, Andrea Bocelli, Celine Dion, Liza Minnelli, Elton John, Tracy Chapman, Frank Sinatra (My Way), Michael Jackson, Barry White, así como con el brasileño Caetano Veloso, la argentina Mercedes Sosa y el grupo de rock irlandés U2.

A partir de 1991, Pavarotti respondió al llamado de la organización War Child, para recaudar fondos para la construcción de un centro de musicoterapia en Mostar. De esta forma, anualmente se organizaron conciertos en Módena bajo el título Luciano Pavarotti & friends, donde además participaban otras personalidades de la música internacional, como Anastacia y Mónica Naranjo, donde se recaudan fondos para diferentes causas y a beneficio de niños y hombres de todo el mundo.

Quizás sus conciertos benéficos más multitudinario fueron los realizados en 1998, a favor de Liberia o 2003, ambos celebrados en Módena, en los que participaron Bryan Adams, Bon Jovi, Queen, U2, Deep Purple, Stevie Wonder, Eros Ramazzotti, The Corrs, Spice Girls, Zucchero, Andrea Bocelli, Céline Dion, Natalie Cole o Vanessa Williams entre otros artistas de pop y rock.

En mayo de 2004, en vísperas de su cumpleaños número 70, el tenor anunció El tour del adiós compuesto por 40 conciertos en todo el mundo, para despedirse de los fieles seguidores de su canto. Pese a este retiro, en febrero de 2006 interpretó el aria Nessun dorma, del Turandot,de Giacomo Puccini, como cierre a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006 en el Estadio Olímpico de Turín.

En su vida personal, Luciano Pavarotti fue un gran aficionado al fútbol, la pintura y los caballos. Unió su destino, durante 34 años, con Adua Verona, con quien tuvo tres niñas, Lorenza, Cristina y Giuliana, pero el 13 de diciembre de 2003 se casó en segundas nupcias con su asistente, Nicoletta Mantovani, 30 años menor que él y con ella tuvo a su cuarta hija, Alice.

El tour del adiós fue suspendido debido a una intervención en la espalda a principios de 2006 y cuando se preparaba para partir de Nueva York a reanudar su gira mundial de despedida se le descubrió un tumor maligno en el páncreas. Fue operado en un hospital de Nueva York el 7 de julio de 2006 y todos sus conciertos fueron cancelados debido a su muy delicado estado de salud, causado por una neumonía posterior a la operación. El 8 de agosto de 2007 fue hospitalizado víctima de un estado febril y de complicaciones respiratorias. Abandonó la clínica el día 25 de agosto para continuar la convalecencia en su hogar.

El 6 de septiembre de 2007, falleció en su hogar a causa de cáncer de páncreas.

Letra en español:

Aquí donde el mar reluce y sopla fuerte el viento sobre una vieja terraza frente al golfo de Sorrento un hombre abraza a una muchacha después de que había llorado luego se aclara la voz y vuelve a dar comienzo al canto.

Te quiero mucho, pero mucho, mucho, sabes… es un cadena ahora que funde la sangre en las venas, sabes…

Vió las luces dentro del mar, pensó en las noches allí en América pero sólo era el reflejo de algunos barcos y la blanca estela de una hélice.

Sintió el dolor en la música, se levantó del piano pero cuando vió la luna salir tras una nube le pareció dulce incluso la muerte.

Miró en los ojos la muchacha, esos ojos tan verdes como el mar luego de repente salió una lágrima y él creyó de ahogar.

Te quiero mucho pero mucho, mucho, sabes… es un cadena ahora que funde la sangre en las venas, sabes…

Fuerza de la lírica donde cada drama es un falso, donde con un buen maquillaje y con la mímica puedes llegar a ser otro.

Pero dos ojos que te miran tan cercanos y tan auténtícos, te hacen olvidar palabras, confunden pensamientos.

Así todo parece tan pequeño, también las noches allí en América miras atrás y ves tu vida como la estela de una hélice.

Sí, es la vida que se acaba sin embargo él no lo pensó tanto por el contrario, se sentía ya feliz y volvió a comenzar su canto.