El tenor español Josep Carreras llegó hoy en Roma para ofrecer el próximo 14 de junio su último concierto en la capital italiana, en el marco de una gira que le está llevando por todo el mundo y que, tras la cual, llegará el tiempo de pensar en retirarse.

Vía: www.eldiario.es/

Carreras (Barcelona, 1946) se subirá a las tablas del Parco de la Música de Roma para ofrecer esta actuación inolvidable dentro de la gira “A Life in Music” (“Una vida para la música”), definida por el propio tenor catalán como un “resumen” de su vida.

“Yo siempre he dicho que lo que más feliz me haría sería regresar a todos los lugares donde he tenido la posibilidad de exhibirme, todos los teatros, todas las salas de concierto, todas las ciudades en las que he tenido la oportunidad de cantar”, dijo hoy en una rueda de prensa.

“Será una gira bastante larga, tengo que reconocer, pero no hay una fecha límite, pueden ser dos o tres años. Y después, lógicamente, llegará el momento en el que, por desgracia, también yo tendré que pensar en dejar paso a los cantantes jóvenes”, agregó.

Entonces, llegará el momento de retirarse y pasar el relevo a talentos como por ejemplo, citó, al tenor lírico ligero peruano Juan Diego Flórez o al tenor francés Roberto Alagna.

Pero de momento se encuentra inmerso en esta gira de conciertos que le llevará en los próximos meses a Georgia, a Noruega, a Austria, a Croacia, a Polonia, e incluso a Cataluña, el 4 de agosto.

El del próximo 14 de junio en la capital italiana será su primera aparición en el romano Parco de la Música, desde hace veintiséis años, cuando realizó la histórica actuación con “Los tres tenores”, junto a Plácido Domingo y Luciano Pavarotti, en el escenario de Caracalla.

Pero además será la última actuación del gran tenor catalán en la Ciudad Eterna, según ha anunciado.

Durante su comparecencia ante los medios, explicó que el concierto será, “dentro del clásico, bastante ligero”, con piezas y arias que gusten al público y, a la vez, representativas de su vida sobre los escenarios.

“Será un concierto adaptado a la situación, con toda la música que gusta, esperemos, al público y también a nosotros, por qué no decirlo. (Un concierto) donde habrá canciones de ópera, españolas e italianas. Un concierto sobre todo, dentro del clásico, bastante ligero”, detalló.

Según los organizadores, será un espectáculo que entusiasmará y que recorrerá, a través de un repertorio íntimo y personal, la carrera de una de las más grandes estrellas del panorama musical mundial.

Desde piezas musicales que le han influido a lo largo de su vida, hasta melodías que amaba en su juventud, o arias y canciones con las que se ha exhibido en los distintos escenarios internacionales.

Carreras estará acompañado por 55 músicos de la Lion Art Orchestra, que han sido seleccionados por el maestro Maurizio Trippitelli y que serán dirigidos por el barcelonés David Giménez.

Además, en algunas ocasiones durante el recital, contará con la presencia de la soprano Gladys Rossi, con quien interpretó el pasado año en San Petesburgo la ópera “El juez”, del compositor austríaco Christian Kolonovits.

“Cantar con Gladys es siempre un enorme placer, es una excelente soprano, una persona agradable, una colega estupenda y estoy siempre muy contento de salir al palco escénico con ella”, consideró.

Feliz de regresar a Italia, Carreras recordó con cariño sus actuaciones en Roma, sus conciertos de navidad y también interpretaciones como la de 1984, cuando cantó en el barrio del Eur “en un evento del periódico ‘l’Unità'”, o en julio de 1990 en Caracalla.

Finalmente, se refirió brevemente a los problemas que atraviesa en la actualidad la lírica, que son, opinó, fundamentalmente de carácter económico.

“La lírica sabemos perfectamente que es la manifestación artística más cara que existe, hay muchos elementos que integran una representación de ópera, y si no viene ayudada por las distintas administraciones es prácticamente imposible ofrecer ópera al público”, dijo.

“En una sociedad en la que los problemas son otros, quizá es mejor esperar un poco más de tiempo para llegar a algún tipo de subvención o ayuda pública o privada para que la lírica pueda estar siempre presente”, concluyó. Laura Serrano-Conde