Carlos Vargas es conocido en Venezuela por ser uno de los percusionistas principales de la Orquesta Sinfónica de Caracas, con la que ha realizado un trabajo muy relevante. Con dicha orquesta ha realizado giras internacionales por distintos países de Europa y de Asia, lo que le ha brindado la oportunidad de conocer distintas culturas y por lo tanto momentos dignos de recordar


Venezuela Sinfónica | Las fotografías son de Carlos Vargas Ovalle  | carlosvargasovalle@gmail.com | @carlosvargasovalle

Como músico se formó en el núcleo de Mérida y luego vino a Caracas a estudiar en la Academia Latinoamericana de Percusión. En los pocos ratos libres que le quedaban en las giras internacionales con la OSC es cuando encuentra su otra gran afición: la fotografía. En los paseos por las calles y lugares naturales de distintos países se dio cuenta que le encantaba capturar momentos, escenas, recuerdos con su cámara. Lo que comenzó como un pasa tiempo se ha convertido en otra profesión, pasando a ser uno de los fotógrafos más buscados de El Sistema.

4d4a26a7-41ad-4379-96d0-64ba13f22f0c

f7f24e74-ed42-44b9-b04f-078da1e16351La dislexia es una condición que afecta la capacidad del cerebro para descodificar símbolos. Por eso a los disléxicos les cuesta leer, entre muchas otras cosas. Yo soy disléxico, y cuando tomé por primera vez una cámara e hice una foto, sentí que podía plasmar en una imagen las cosas como yo las veía. Inmediatamente me enamoré de la fotografía y supe que quería aprender más acerca de ella”, expresó Carlos Vargas, quien reafirma que su pasión por tomar fotos “surgió siendo músico, de hecho surgió en una gira de la orquesta. Estaba en Noruega caminando con unos compañeros cuando paramos a descansar. Estando en un bar le pedí la cámara a Rafael Torres, uno de mis compañeros quien es fotógrafo y tomé mi primera foto”.

Sobre cómo surgió su capacitación, Carlos Vargas explica que hasta ahora su capacitación “ha sido autodidacta. Investigando, preguntando y experimentado. Tengo varios amigos fotógrafos que han sido clave ya que me han enseñado muchas bases técnicas de la fotografía. Luego, cada experiencia me ha ido capacitando y he encontrado en cada concierto de El Sistema una oportunidad de formarme y de practicar”.

La Orquesta Sinfónica de Caracas ha sido una de las orquestas de El Sistema que ha contado con la mayor cantidad de integrantes que poseen carreras alternas: psicólogos, médicos, ingenieros, comunicadores sociales, matemáticos y también fotógrafos. En este sentido, Carlos cuenta que “la música es una carrera tan exigente y difícil que contrario a lo que la gente dice, no es fácil ser músico y tener una carrera alternativa. Claro, mucha gente lo hace pero eso no implica que sea fácil. Desde hace un tiempo he pensado en la fotografía como una opción para vivir de ello, pero no me veo sin la música en mi vida. Hoy en día soy quien soy, gracias a la música y a El Sistema”.

c9914f7a-4b18-4bcf-baf9-14759427dc57

82656209-d191-4e6d-9c4b-082a537cdd02

Pero es justamente su condición de ser músico lo que le ha facilitado el ascenso y la formación en su carrera dentro del mundo de la fotografía: Ser músico me da una perspectiva particular que me diferencia de la mayoría de los fotógrafos. Por eso mi tendencia fotográfica favorita es la musical. Me gusta mucho fotografiar músicos, orquestas, ensayos y conciertos. Sobre todo me gusta mucho fotografiar a los artistas haciendo lo suyo, sin posar, así logro capturar la esencia de lo que hacen”.

Mi posición como percusionista me da una vista de la orquesta que casi nunca es fotografiada. De igual manera siempre intento buscar otros ángulos y perspectivas. Y no solo en mi orquesta, sino en la Sinfónica Simón Bolívar y la Orquesta Sinfónica Teresa Carreño entre muchas otras. He fotografiado desde los primeros violines, violas, violonchelos, contrabajos, e incluso he logrado sentarme junto a la madera y fotografiar desde ahí. Es divertido y me da ángulos difíciles pero muy interesantes. Siempre y cuando cuente con la autorización del director al cual estoy fotografiando, y la gerencia de la orquesta, no hay problema”, explicó.

14484920_10206901657811314_4777881016032230117_n

7fe0766e-6c8a-4a54-a757-b5f03dd836bb

En relación a sobre cómo defines lo que llaman el “ojo del fotógrafo”, Vargas comenta que “cada fotógrafo tiene una perspectiva diferente. Así fotografíen lo mismo, cada foto será diferente, no solo desde el encuadre y la iluminación, sino también desde el aspecto del revelado: los colores, el contraste, etc. Hay algunas reglas básicas de la fotografía que todo ojo fotográfico tiene que saber, no solo para seguirlas, sino para saber cuándo las están rompiendo y hacerlo a propósito”.

4d4a26a7-41ad-4379-96d0-64ba13f22f0c

El joven percusionista asegura que la inspiración “llega un momento donde el fotógrafo ve encuadres, iluminación y la posibilidad o imposibilidad de hacer fotos en todo lo que uno ve. En la calle, en casa, en un ensayo, en un concierto, hasta en un mercado”.

Revisando el trabajo de Carlos Vargas, cualquiera puede pensar que eliges a los modelos que posan para él por la historia, por sus atributos musicales o por lo peculiar de su personalidad; sin embargo él afirma que “ninguna de las tres opciones es relevante a la hora de elegir modelos o historias. A veces fotografío a personas en algún lugar interesante, pero no las elijo premeditadamente. Por lo general es gente que está conmigo en el momento. Y en cuanto a las historias, simplemente escojo a cualquier músico que esté presente. Soy fiel creyente de que todos tenemos una historia interesante y tenemos mucho que contar”.

3dd60568-4770-489a-a75a-23300a6f83e0Hasta ahora, prácticamente todas sus sesiones han surgido de manera espontánea: A la gente le gusta mucho contar su historia, y a mí me gusta difundirla. Además nunca planifico hacer una “Historia de un músico” con tiempo, por lo general es improvisado para que sea más natural. Y en cuanto a las fotografías que hago con alguien modelando tampoco es planificado. Siempre todo es natural”.

0bb28309-a628-4be6-9bbc-85c3eefb44b1

Las giras internacionales que ha realizado con su orquesta le han brindado excelentes condiciones para establecer una escena y para realizar su trabajo, pero para él, el Centro Nacional de Acción Social por la Música ha sido su escuela: “En las giras internacionales se dan buenas condiciones porque estamos en un territorio desconocido, fotografías a la gente y a la orquesta en lugares nuevos y estructuras increíbles y emblemáticas. Pero el lugar donde por lo general hago fotos, que se ha convertido en mi lugar favorito para fotografiar, es el Centro Nacional de Acción Social por la Música, mejor conocido como “La Sede”. Es un lugar impresionante para hacer fotos. Cuenta con una sala de conciertos lleno de arte, con un órgano que no solo suena increíble, sino que también se ve increíble y majestuoso en fotografías. También tiene colores y ambientes muy buenos para fotografiar. Debo admitir que la luz en esta sala es un poco difícil, pero cuando le encuentras el truco, la luz se presta para hacer buenas fotografías”.

5108600d-6a21-46d5-a10c-ce8daeeaa919

No es ningún secreto que para hacer un trabajo de fotografía de calidad, el fotógrafo, tanto experto como principiante, debe contar con buenos equipos. Carlos Vargas comenzó poco a poco a reunir sus herramientas de trabajo. “Cuando pude comprar mi cámara, compré una buena, una Sony Alpha 57. Es la cámara que me ha acompañado desde el 2012. Le he tomado cariño y me ha servido muy bien, de hecho me sigue sirviendo y me sigue gustando mucho. Pero al igual que con la música, a medida que vas aprendiendo y mejorando, el instrumento se te va quedando pequeño y necesitas hacer una mejora de tus equipos. Ya estoy en búsqueda de adquirir una cámara nueva, esta vez una cámara Full Frame, esto me brindará nuevas posibilidades y un espectro más amplio para hacer mis fotos. Estoy pensando en una Canon 5D Mark III, o incluso la Canon 5D Mark IV, que acaba de salir al mercado”.

e2109c68-c3f5-40b8-873a-412651c3307c

En Venezuela existe la Asociación Venezolana de Fotografía (AVECOFA), sin embargo Carlos aún no ha tenido la oportunidad de reunirse con los grandes maestros que forman parte de esta institución. “No he estado en contacto con la asociación, pero me encantaría. No solo aceptaría reunirme con ellos, sino que para mí sería un gran honor tener la oportunidad de que ellos vean mi trabajo, y me den su opinión y sus críticas para poder seguir creciendo como fotógrafo”.

Carlos Vargas también lleva muy dignamente y con mucho profesionalismo la sección de fotografías #HistoriasDeElSistema . Sobre esta brillante iniciativa cuenta que su amigo Donaldo Barros “tiene un proyecto fotográfico/periodístico llamado “Historias de un vecino”, y conversando con él, le expliqué que me encantaría hacer algo parecido pero aplicado a mi mundo: la música. El me aconsejó que lo hiciera, e incluso me dio el nombre de “Historias de un músico”. Desde ese momento, relato las historias de los músicos tanto académicos como populares acompañados de su fotografía. Me gusta mucho contar las historias de los músicos que formamos parte de las orquestas y de cualquier agrupación porque todos sabemos quiénes son Gustavo Dudamel, Christian Vásquez, Diego Matheuz y Dietrich Paredes, y a pesar de que ellos son grandes maestros con grandes logros, los músicos de las orquestas que ellos dirigen son igual de importantes, pues ellos son su instrumento. El Sistema vio esta iniciativa y decidió compartir estas historias en su instagram y su página web a través de esta sección llamada #HistoriasDeElSistema, no hace falta decir lo agradecido que estoy por compartir este trabajo”.

c1b461bd-4979-4d5c-91b6-2a88b4713425

Para este joven talento oriundo del estado Mérida “sería interesante reunir todas estas historias y publicarlas en algún tipo de libro, para que la gente pueda conocer las caras de El Sistema y de los músicos en general. Todos tenemos una historia interesante, y todos tenemos algo que contar y enseñar. Mi última pregunta siempre es “¿qué enseñanza te ha dejado la música?”, y es impresionante todos los valores que la música deja en cada individuo, en cada vida, por eso creo importante que estas historias sean difundidas”.

Al ser consultado sobre qué tiene la música clásica y sus protagonistas que merezca ser inmortalizado por su lente, Carlos responde: “Lo han dicho muchos maestros internacionales que han visto lo que está sucediendo con la música en Venezuela: la estamos reviviendo. Estamos haciendo historia y me parece importante documentar este momento. La mejor manera es retratando a los protagonistas, tener fotos que acompañen a los textos y a la música que estamos haciendo. Igualmente con la música popular. La música venezolana, el jazz, el rock, etc. En Venezuela tenemos un sinfín de artistas que nos representan y dejan nuestro nombre en alto ejecutado no solo nuestra música autóctona, sino cualquier otro género. Rafael “Pollo” Brito, Cheo Hurtado, Eddy Marcano, Eddie Cordero, Daniel Hurtado, Jorge Glem, Luis Fernando Borjas, Freddy Adrian, entre muchos otros son artistas que he tenido el honor de fotografiar y que son grandes exponentes de nuestra música, y de música de otros lugares que hacemos nuestra y ejecutamos con total propiedad”.

Para Carlos Vargas su principal referencia como fotógrafo es “sin duda alguna Donaldo Barros. He visto y admirado el trabajo de muchas otras personas, pero el trabajo de Donaldo, es impecable. Él es documentalista, pero con su proyecto de “Historias de un vecino” se ha convertido en un retratista consagrado, y de los mejores, debo agregar. Logra captar la esencia de cada persona que retrata y solo con ver la foto te hace sentir que conoces a esa persona. Él ha sido uno de mis principales modelos a seguir. 

Pero Carlos Vargas no es el único músico de El Sistema que también comparte su pasión musical con la fotografía, inclusive en su propia orquesta, la Sinfónica de Caracas hay otros excelentes fotógrafos como la contrabajista Erika Perera; en otras orquestas también y es algo que se ve desde los inicios de la institución con el trabajo del maestro Frank Di Polo, pero ahora hay toda una nueva generación y Carlos no lo ve como competencia, más bien afirma que es un movimiento muy positivo que les permite crecer a todos.

“Hay un batallón de músicos que estamos aventurándonos en el mundo de la fotografía. Eso me hace sentir muy orgulloso. No hay ningún tipo de competencia, pues cada uno tiene su visión, su concepto y su manera de hacer fotos. Es muy divertido comparar fotos con mis compañeros y ver las distintas maneras de ver una misma escena”, enfatizó.

Seguramente hay quiénes se preguntarán cómo está capitalizando todo este esfuerzo el joven Carlos, en este sentido él explica que “la mayor parte de mi tiempo como fotógrafo lo invierto en El Sistema. Con la dirección de comunicaciones y haciendo fotos para las redes sociales de las diferentes orquestas y coros. También he hecho varios portafolios a músicos de El Sistema. Sin embargo, también trabajo cono freelance para algunas otras empresas. También he hecho fotos para varias fundaciones, este trabajo me encanta. He estado con la Fundación para el síndrome de down de Venezuela, Dr. Yaso y la Fundación 1000 Sonrisas”.

06e68ebe-32a7-4f50-8976-60fa276b15fe

El artista merideño también cree en las redes sociales como fenómeno global de promoción y comunicación, para él “actualmente las redes sociales facilitan mucho la promoción y comunicación de lo que haces. No solo creo en ellas, sino las considero de importancia crucial para poder mostrar tu trabajo”.

Hay un tema muy importante para todo fotógrafo como lo es el de los derechos de autor de las imágenes. Sobre cómo proteges su propiedad artística, explica que tiene la suerte de trabajar con personas muy responsables en ese ámbito. “No me gusta colocarle marcas de agua a mis fotos, pues siento que las daño. Sé que muchos fotógrafos opinan diferente, pero la verdad es que colocar algo que no vi a través del lente cuando hice la foto, no es de mi total agrado. Todas las personas con las que trabajo saben la importancia que tiene respetar los derechos de autor, y hasta ahora no he tenido mayor problema en ese aspecto”.

Luego de una sesión de fotos siempre se presenta alguna anécdota: “En la música hay muchas fotos por error. A veces encuadras la foto y cuando disparas, el músico hace algún gesto o algún movimiento que se ve increíble. La ventaja de ser músico es que conoces lo que está sonando y puedes predecir momentos como este. Han pasado tantas cosas durante los ensayos, desde gente que me hace fotos mientras yo hago fotos, hasta gente que ha dejado de tocar algún solo por posar para mí, que la verdad no tengo un anécdota especifico que merezca ser mencionado”.

bbf0296c-2618-4acd-a8b6-8160ebdbc396

Con todo y que su carrera como fotógrafo está creciendo cada vez más y que muchas personas solo conocen esta faceta, ignorando que él también es un excelente percusionista, viene la pregunta ¿dejará la percusión solo para dedicarse a la fotografía? Él responde con seguridad: “Lo dudo. Me encanta la fotografía, pero la música y El Sistema han definido quién soy hoy en día. Sin la música no hubiese descubierto mi pasión por la fotografía”.