Vía: www.ntrguadalajara.com/

Trabajar con las emociones y saber cómo transmitirlas a través de la voz es fundamental para un cantante de ópera, aseguró Joan Dornemann, una de las más respetadas entrenadoras vocales de todo el mundo, quien ha dado clase a figuras como Plácido Domingo, Luciano Pavarotti, José Carreras y Montserrat Caballé, por mencionar algunos.

Dornemann apuntó que hay muchas áreas de desesperación, de pasión, pero lo importante es encontrar la manera de contactar con nuestras emociones, y saber usarlas para sacar el máximo provecho a la voz sin lastimarla.

Con la calidez que la caracteriza y voz pausada, Dornemann aseguró que la música comunica muchas cosas y en ocasiones es complicado encontrar la conexión entre lo que el compositor quiere decir y lo que el director de escena quiere hacer.

“Estar en un escenario te vuelve vulnerable, da un poco de miedo, pero una vez que te acostumbras al público, te dices a ti mismo: ‘puedo hacer que llores, puedo hacer que rías’, entonces te sientes poderoso y consigues todo lo que deseas”, expresó.

Por lo anterior, para la especialista es importante practicar hasta tener confianza, “nos vemos en el espejo, hacemos gestos, tratamos de estudiar cuál es el lenguaje corporal natural, observas a la gente como una referencia para aprender a utilizar el cuerpo y luego tratamos de encontrar algo en la música que ni siquiera tiene un nombre”.

Comienzo

De visita en la Ciudad de México para ofrecer clase a jóvenes talentos de la ópera, Dornemann recordó sus inicios como coach, “cuando empecé a dar clases de piano, entendí que no puedes tratar a tus alumnos con rudeza, con órdenes; la ópera es un trabajo en equipo, no puedes hacerla tú solo, tienes que saber cómo llevarte bien con los demás”, indicó

Bajo esta premisa, Dornemann se ha mantenido a lo largo de cuatro décadas como una de las más importantes coach de cantantes de todo el mundo, y de acuerdo con su experiencia, aseguró que lo que caracteriza a los intérpretes de ópera mexicanos es su pasión y su hambre de triunfo.

“Los mexicanos quieren cantar, quieren subir a un nivel muy alto, no esperan que los demás hagan el trabajo por ellos, tienen mucha disposición para trabajar, están dispuestos a pararse temprano, desvelarse, perderse la fiesta, no beber, todo lo que la disciplina requiere, son muy fuertes y por eso me hace feliz llevarlos a otras ciudades”, manifestó.

Recordó que cuando ha llevado a cantantes mexicanos a Israel, Canadá u otras partes del mundo, la gente los aprecia por sus buenos modales, porque son distintos a los europeos que suelen ser muy serios, “si hay mexicanos de por medio entonces alguien está cantando, alguien está riendo”.

Consideró que las nuevas generaciones de cantantes de ópera en México están muy acostumbrados a la disciplina, a la responsabilidad, tienen muy claro lo serio que es trabajar su voz y con la música, “porque si sólo quieres cantar es una cosa, pero si quieres estar en el negocio de la música tienes que ser presidente de tu propia compañía y tienes que hacerte responsable de lo que te pase a ti”.

Logros

Entre las satisfacciones que Dornemann ha cosechado durante su larga trayectoria destaca la oportunidad de trabajar con los más grandes cantantes del mundo, que no sólo la ven como una maestra, sino que la han honrado con su confianza, sus secretos, su fragilidad y sus preocupaciones

Carrera

Joan Dornemann es parte esencial del equipo que prepara a los solistas de producciones del Metropolitan Opera House (MET) de Nueva York. También ha trabajado con importantes casas de ópera como el Gran Liceo de Barcelona, la New York City Ópera y la Ópera Kírov

“Estar en un escenario te vuelve vulnerable, da un poco de miedo, pero una vez que te acostumbras al público, te dices a ti mismo: ‘puedo hacer que llores, puedo hacer que rías’, entonces te sientes poderoso y consigues todo lo que deseas”

“Cuando empecé a dar clases de piano, entendí que no puedes tratar a tus alumnos con rudeza, con órdenes; la ópera es un trabajo en equipo, no puedes hacerla tú solo, tienes que saber cómo llevarte bien con los demás”
Joan Dornemann, entrenadora vocal