Los músicos aplauden satisfechos, una gran energía invade a la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, es la Orquesta Sinfónica de Venezuela que acaba de terminar un ensayo para su próximo concierto Serie Internacional. Con una sonrisa franca el destacado director de origen holandés, Bram Sniekers se acerca para ser entrevistado.

El maestro Sniekers empezó sus estudios musicales en su país natal y se formó en trompeta y dirección de orquesta en el Conservatorio Superior de Maastricht. Fue trompeta solista de la Orquesta Joven Nacional de Holanda y ha colaborado con varias orquestas europeas y españolas. En la actualidad es el director artístico del Conservatorio Profesional de Música de Lalín y dirige la orquesta de dicha escuela. También es el director artístico y cofundador de Galicia Brass, un conocido grupo de viento metal.

Para el maestro Sniekers es su primera vez con la OSV, nos comenta en un español marcado con zetas, que trabajar “con la Venezuela es un lujo, funcionamos bien, es una orquesta con mucha fuerza, con mucha aptitud, que cuenta con músicos fantásticos de un altísimo nivel, que transmiten una verdadera pasión por la música.” Expresa sentirse a gusto con la orquesta, “muy cómodo, nos entendemos”, agregando que definitivamente le encantaría repetir la experiencia.

Sniekers señala que el repertorio seleccionado para este concierto, que iniciará con la maravillosa Obertura Ruslan y Ludmila de Mijaíl Glinka, “es de gran dificultad, lo que lo hace muy atractivo”. Concierto para Corno y Orquesta de Reinhold Glière, es la pieza que sigue en el programa, el cual cerrará acota el director, “con toda la fuerza del compositor Dmitri Shostakovich, a través de su obra La Sinfonía Nº 5. Estas piezas interpretadas por la Orquesta Sinfónica de Venezuela, sin dudas emocionará al público”.

La invitación es a deleitarse con esta extraordinaria propuesta musical, este jueves 7 de abril, en la sala José Félix Ribas del Complejo Cultural Teatro