La sección cultural de la Embajada de Venezuela en el Reino Unido prosigue siendo esta temporada la vitrina del talento musical venezolano en este país

(Prensa Embajada, 20 de mayo de 2016, Londres). Con la exitosa presentación Harp & Cuatro este 19 de mayo del conocido arpista Eduardo Betancourt, en compañía del experto cuatrista Leo Rondón, y la exhibición en los días anteriores de una delicada fusión entre el canto tradicional venezolano y el jazz por parte del grupo Telajeta, el Bolívar Hall prosigue siendo el punto de encuentro y divulgación de los músicos nacionales, alternativamente los consolidados y los noveles, tanto los clásicos como los experimentales.

En el caso del novel grupo Telajeta, creado hace medio año, se trató de su presentación oficial y del bautizo de su primer disco de nombre homónimo. El concierto, con lleno completo, mostró el talento de los integrantes del grupo, todos músicos afincados en Londres, como los venezolanos Ernesto Marichales y Joseph Costi, percusionista y piano, respectivamente, junto con el bajo Greg Gottlieb; la guitarra, a cargo de Greg Sanders y la voz de Åshild Bjørkeng Haugen. Fue un concierto intimista, debido a la cualidad que otorgó la fusión de un jazz de ritmo lento con la calidez de las piezas de la música tradicional venezolana, aderezado por la peculiar voz de Bjørkeng, con gran capacidad de llegada, ligeramente grave y a la vez dulce. Conformaron el repertorio dos toques de Cantos de Pilón (tradicional); Sabana y Tonada de Luna Llena (de Simón Díaz); Caramba y Mi Tripón, (Otilio Galíndez) y Cútata (Orlando Cardozo).

Harp & Cuatro, la presentación de los venezolanos Eduardo Betancourt, consumado arpista, compositor y productor, y del cuatrista Leon Rondón, experto ejecutante en guitarra de jazz y ganador del premio nacional La Siembra del Cuatro, desplegó ante un auditorio a rebosar un repertorio clásico de la música tradicional venezolana, como los joropos Quitapesares y Zumba que Zumba (folclore); el merengue El Frutero, de Cruz Felipe Uriarte; el vals La Dulzura de tu Rostro, de Ramón Delgado Palacios; la danza zuliana Caramba, de Otilio Galíndez; el clásico Pajarillo y los tributos Para Tío Simón, Torrealberas y Aldemariando, dedicados alternativamente a Simón Díaz, Juan Vicente Torrealba y Aldemaro Romero. En todas las interpretaciones, la conjunción del toque virtuoso, elaborado y a la vez austero de Betancourt en el arpa, con el estilo depurado y conciso de Rondón, lograron un efecto preciosista que complació al público que colmó el aforo.

El Bolívar Hall también ofreció el pasado 29 de abril el recital de la jovencísima pianista británica Jenny Clarke, ganadora del Premio Teresa Carreño de 2015 otorgado por el prestigioso Royal College of Music de Londres. Esta joven pianista, poseedora de un estilo de interpretación extraordinariamente vivaz y de gran carácter, ofreció a un aforo completo un concierto de gran altura expresiva, apoyándose en composiciones de Scarlatti, Schumann, Medtner, Ginastera, Schendrin y por supuesto, Carreño.

El Bolívar Hall proseguirá con su intensa agenda musical en las semanas por venir, con el concierto Latin Jazz de Julio D’Santiago este 26 de mayo; el recital Fitzfest at Bolívar Hall de la conocida pianista venezolana Clara Rodríguez el 9 de junio; Cu4tro, Maraca y Buche del cuatrista Edward Ramírez el 16 de junio y el dúo del violinista Eddy Marcano y la cantante Fabiola José, el próximo 14 de julio.