Fátima Fernández
Terapeuta ocupacional especializada en músicos
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento” musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono:04163470815
@ffftriple @musicosmar

El completo estado de bienestar físico, mental, emocional y espiritual está contemplado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el concepto de salud; sin embargo bienestar se relaciona con todos aquellos elementos necesarios para satisfacer cada uno de los aspectos que llevan al ser humano a desarrollarse y sentirse bien consigo mismo, en cuanto a comodidad, éxito, placer personal, incluyendo además el funcionamiento óptimo del cuerpo y la mente.

Es decir que estos conceptos están íntimamente relacionados y forman parte de la vida diaria, sin darnos cuenta uno influye directamente sobre el otro, considerando además los intereses, actividades y particularidades de cada persona. Entonces la salud es definitivamente estar en óptimas condiciones físicas, mentales, emocionales y que son vitales para el mantenimiento de la vida, incluyendo la ausencia de enfermedad; así mismo el bienestar constituye el hecho de mantener estas condiciones que promueven la armonía, el confort y por ende la satisfacción, siendo este además una consecuencia de tener buena salud.

En los músicos estos conceptos se resumen a tocar bien y a menudo puede confundirse la noción de bienestar con el logro de los objetivos propuestos desde el punto de vista musical (técnica, éxito, montaje del repertorio, tiempo de práctica y hasta aspectos como la velocidad, precisión o no equivocarse) olvidando las condiciones que pueden promover un buen estado de salud dentro de su ocupación.

Los factores de riesgo que provee la ejecución de un instrumento y el desarrollo de la práctica musical pueden amenazar el bienestar del músico, puesto que múltiples aspectos que tienen que ver con la individualidad de cada uno, el instrumento que toca, sus características personales, así como el nivel profesional en el que se encuentra.

El tiempo de práctica, que la mayoría de las veces excede al tiempo de ocio, descanso u otras actividades, el estrés, la ansiedad teatral, la repetitividad en posturas antinaturales, el cúmulo de cansancio y el manejo de situaciones inherentes a la necesidad de perfeccionamiento constante no solo pueden ser causales de lesiones sino que también limitan la manutención de las condiciones que promueven el bienestar, la salud y viceversa.

Prestar atención al autocuidado de la salud física y mental sin duda es importante para los músicos además de prevenir enfermedades asociadas con la actividad, influye en la resistencia, fuerza, creatividad, así como en la energía y la autoconfianza en sí mismos.

Mantener el bienestar en general es un beneficio no solo para la práctica también para la vida diaria pues estar en equilibrio físico-mental permite ampliar la visión, conocimiento y el desarrollo personal siendo esto una herramienta para aumentar el rendimiento dentro de la actividad musical (ejecución del instrumento, composición, dirección, canto) esto debido a que a mayor bienestar más acceso se tiene a la inspiración, motivación el reconocimiento individual de cada una de las necesidades y de los objetivos logrados, permitiendo además darle solución de mejor manera a situaciones que pueden generar estrés.

Tres elementos claves para promover el bienestar en los músicos son:

1. Hacer ejercicio: quizás es un poco trillada la idea de que el ejercicio tiene múltiples beneficios en la prevención de lesiones, la relajación, el funcionamiento del cuerpo entre otros, pero es que esta afirmación es completamente cierta, hacer una rutina de actividad física mejora la resistencia, velocidad, flexibilidad, el flujo sanguíneo, reduce la fatiga, asi como influye especialmente en el estado de ánimo, pues aumenta el autoestima, elimina las tensiones y el estrés incrementando en definitiva el bienestar general.

2. Descansar: el descanso que no solo es físico, sino también mental y emocional es parte de cerrar algunos ciclos que implican altos niveles de presión, ansiedad, falta de sociabilidad así como de fatiga y cansancio muscular, son aspectos que se ven reflejados en el rendimiento; hacer lo que sea necesario para dormir bien y relajarse es parte de autocuidar la salud.

3. Relajación: la relajación es uno de los estados más complejos de lograr en los músicos sin embargo esta debe estar dirigida a disminuir el flujo de los pensamientos (Mental), reducir las tensiones musculares (Física) y a partir de estos dos elementos la concentración, la influencia de la relajación en el bienestar no solo se evidencia en la sensación de tranquilidad sino que también aumenta la sensación de control y equilibrio, necesaria afrontar de mejor manera de afrontar la práctica musical con más creatividad, atención y bienestar.     

Valorar y reconocer los esfuerzos propios ayudaran también al desarrollo de la autoconfianza que es de suma importancia para que la mente se mantenga en un elevado estado de motivación, en los músicos es muy común que por algún desacierto en el montaje de su repertorio este aspecto se pierde casi por completo y es una amenaza incluso para la ejecución de estos tres elementos, por ello es vital entender que el bienestar depende de cada persona y estar en la búsqueda contante de actividades que lo promuevan se suman a la salud y al alto rendimiento.