Por Erika Rojas

Con la boca abierta quedaron los asistentes a la Ópera I Pagliacci que se realizó este domingo en la Sala José Félix Ribas, del Teatro Teresa Carreño. Esta obra contó con tres presentaciones, y resultó ser un rotundo éxito que llenó la sala. La legendaria Ópera de Ruggero Leoncavallo, que representa un icono del verismo en la historia del género operístico, se llevó a efecto con los mejores comentarios de los asistentes.

El espectáculo contó con un elenco de reconocidas figuras nacionales del canto lírico, quienes le dieron vida a los populares personajes de esta gran pieza escénico-musical de extraordinaria tradición. Compenetrados, tanto vocal como actoralmente, destacaron Francisco Morales, como Canio; Gaspar Colón, Tonio y Tadeo; Juan Luis Domínguez, Peppe y Arlequín; Miguel Salas, Silvio, y la soprano venezolana Betzabeth Talavera, quien estuvo en la interpretación de Nedda y Colombina, en una fantástica y virtuosa ejecución tanto vocal como actoral.

La puesta de esta ópera estuvo a cargo de Francisco Díaz, en la dirección musical destacó el maestro Ángelo Pagliucca, el Coro del Teatro Teresa Carreño, con sus bellas voces, así como la Fundación Circo Nacional de Venezuela, quienes resaltaron por su extraordinaria actuación. Las niñas y niños figurantes acompañados por la gran Orquesta Filarmónica Nacional también hicieron su parte.

Talavera en su presentación desarrolló un sonido pleno, sólido y de hermoso timbre en el primer acto, y una genial representación de Colombina, contrastando las dos caracterizaciones de manera espléndida. Con respecto a la escena, se destacó como estupenda actriz en momentos dramáticos donde abordó el llanto, irá, pasión y amor, donde logró pasar por la comedia, haciendo un ingenioso collage muy propio, inspirado en el caminar de Chaplin y la gestualidad del gran Marcel Marceau. Al final del show del segundo acto, esta dama concluyó con el angustioso y desesperado dolor que logró transmitir a todos.

Esta cantante se ha forjado su carrera con mucha “dedicación y disciplina” tal y como lo ha referido en oportunidades el maestro José Antonio Abreu, donde además este talento vocal, ha merecido reconocimientos a sus roles en la Mimí de Bohéme de G. Puccini, La Condesa de las Bodas de Figaro de Mozart, y Tosca de G. Puccini.