The Henry Wood Promenade Concerts presented by the BBC o mejor conocidos simplemente como los Proms de la BBC, son un festival de conciertos diarios que tienen lugar anualmente desde mediados de julio hasta mediados de septiembre, teniendo como escenario al Royal Albert Hall de Londres.


Londres 2016 | Por Flavia Olalla | Venezuela Sinfónica | Fotografías Frank Di Polo

Son en su esencia, conciertos de música sinfónica, pero que conjugan o combinan con géneros populares y con artistas de distintos países y culturas, motivando a todo tipo de público a acercarse al medio académico.

Estos conciertos fueron fundados por el empresario Robert Newman y el director de orquesta Henry J. Wood, quien dirigió el primer concierto el 10 de agosto de 1895 en el Queen’s Hall. Proms es el diminutivo de Promenade concerts y se han convertido en un símbolo de compartir la cultura, especialmente la buena música y han pasado a ser uno de los eventos musicales más importantes de todo el mundo, contando con la plataforma mediática de la BBC.

Lamentablemente pocos venezolanos, fuera de la población de EL Sistema, entienden su importancia y lo que significa para Venezuela que artistas criollos estén presentes en un escenario de esa magnitud. Si bien es cierto que buscan artistas con poder de convocatoria, también es cierto que allí solo se presentan los mejores, LO MAS SELECTO DEL MUNDO.

Todo comenzó cuando la otrora Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar junto al emergente Gustavo Dudamel tuvo su debut en este magno encuentro musical en 2007 causando un impacto muy profundo en su audiencia. El público británico quedó asombrado con el talento y el carisma de un grupo de jóvenes venezolanos, muchos de ellos provenientes de estratos sociales muy bajos. Este debut marcaría un camino de excelencia.

Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar junto al emergente Gustavo Dudamel

Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar junto al emergente Gustavo Dudamel 2007

En 2011 volverían a la cita, con una orquesta más madura. En esa oportunidad los venezolanos revolucionaron a la ciudad de Londres. El día de su actuación, desde las 4:30 am, los británicos comenzaron a hacer la cola para poder ver a los venezolanos con su carismático director. 

Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar junto al emergente Gustavo Dudamel

Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar junto al emergente Gustavo Dudamel

El concierto fue apoteósico, había una atmósfera muy especial ese día, se sentía un ambiente festivo, la emoción de los espectadores llegaba a la piel de los integrantes de la orquesta. Sorprendió la interpretación de la Sinfonía N 2 de Mahler, conocida como La Resurrección. El escenario con sus diversos pasillos y balcones fue el ideal para los segmentos con banda externa que lleva esta obra. Los británicos eran bombardeados por sonidos que entraban por diferentes zonas del Royal Albert.

La BBC catalogó a ese concierto como histórico y uno de los más emotivos en la historia de los Proms. Ojala que los venezolanos entendieran lo que esto significó. A muchísimos artistas se le abrieron las puertas gracias a esta presentación y quizá no lo saben. Ese concierto subrayó con resaltador fosforescente la presencia de Venezuela en el mapa mundial de la música.

07

Pero el 2016 captó aún más la atención del  mundo musical y de la prensa internacional. Eran tres eventos que tenían presencia venezolana: uno con la pianista Gabriela Montero, otro con la Orquesta Sinfónica de Ulkster dirigida por Rafael Payare, orgullo del estado Anzoátegui y quien debería ser recibido en su tierra natal como un héroe (pero sabemos que eso no va a pasar porque en Venezuela aún, ni la gente ni los medios de comunicación entienden lo que representa participar en un Prom) y una tercera presentación con “la Bolívar”, esta vez como Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, conducida con un Gustavo Dudamel cotizado como el director más influyente y solicitado del mundo.

Pero ese concierto tuvo un toque especial: no solo aplaudieron a una orquesta con músicos venezolanos y a un director larense que se ha convertido en un icono mundial, también aplaudieron a un compositor venezolano: Paul Desenne, quien escribió la obra Hipnosis Mariposa, que formó parte importante del repertorio presentado al público e inspirada en la música de otro gran maestro: Simón Díaz. Vale recordar que esta obra le fue encomendada a Desenne por el propio Gustavo Dudamel.

09

No fue solo un triunfo para un director o para los instrumentistas, también fue una victoria para el compositor venezolano. La orquesta le dijo al mundo: tenemos los músicos, pero también tenemos los compositores. Era algo que hacía falta y una deuda que El Sistema tiene con los autores venezolanos. Ojalá que tanto ese concierto como la última gira europea sirvan para que de ahora en adelante, en cada tour internacional, las orquestas incluyan obras de uno o más autores venezolanos y que no sea un simple saludo a la bandera.

10

No solo Dudamel, Payare, Montero y “la Bolívar” fueron los héroes, también lo fue Paul Desenne con una obra encantadora, que ilustra la enorme riqueza musical con la que cuenta Venezuela. El autor estuvo presente en la sala y recibió la ovación que merece, y con él, esos mismos aplausos fueron para cientos de compositores venezolanos que esperan a que sus obras sean interpretadas.

Venezuela está sembrada de orquestas gracias a El Sistema, institución que ha roto todos los paradigmas de la música académica. ¿Por qué no innovar ahora y romper nuevos paradigmas que envuelven a los compositores contemporáneos? Están  las orquestas, están los directores, están las locaciones y….. sepan que también están los compositores. Ya es hora que la obra que creó el maestro José Antonio Abreu hace 42 años comience a incluir más obras, de forma continua, permanente, de autores de toda la geografía nacional. Es hora de como dicen los chamos “bajarle 2” a Beethoven, Bach, Mozart, Mahler y a los rusos, para abrirle campo a los que nacieron en esa patria llamada Venezuela.

12

Seguramente los casi un millón de integrantes de la familia de El Sistema se sentirán felices de tocar la música de tantos compatriotas.  Hacen falta más festivales dedicados a las obras venezolanas, hacen falta más concursos y mayor presencia de lo nacional en los repertorios que se tocan tanto en Venezuela como en el exterior. 

13Retomando la hazaña de los Proms 2016: ¡Qué emoción se sintió aquel día! Todos se abrazaban, era una sola Venezuela, el país que puede llegar a ser, un país de excelencia y una excelencia a la que el europeo se pone de rodillas y quiere aprender. Si, así es, lo que pasó en los Proms muestra que los países del primer mundo, las potencias QUIEREN APRENDER DE VENEZUELA, porque si podemos ser un país del primer mundo, cuando existe la disciplina, la constancia, la visión, la organización que creó una mente maestra como la del maestro Abreu. Los músicos venezolanos fueron tratados por el pueblo británico como los héroes que son, héroes de la música. Siempre esa vibra arrolladora que envuelve como una neblina dentro del Royal Albert Hall se hace más intensa cuando están los venezolanos.

 

Si todo el pueblo venezolano entendiera lo que significa desfilar por el Royal Albert Hall, que distinto fuera. Debería de existir una campaña de promoción más agresiva que muestra al país lo que esto significa, que la gente lo vea y lo sienta con la misma intensidad con la que celebran un triunfo de la vinotinto o de los Leones del Caracas. Lo más triste es que “la gente culta” y muchos artistas venezolanos (no todos, pero si muchos de ellos) lo que hacen es criticar la obra del maestro Abreu que ahora también es de Dudamel. Hablan mal de ellos movidos por la envidia, la mezquindad y la ignorancia en vez de aprender y de buscar alianzas. ¡Ojalá que esta situación algún día cambie!