La mayoría de los integrantes de El Sistema de Orquestas y Coros del país ingresan al mundo de la música académica desde temprana, pero el barquisimetano Willingerd Giménez lo hizo a la edad de 16 años, por una casualidad y sin tener plena conciencia de la magnitud su talento vocal.


Vía: www.elimpulso.com | Por Mariángel Durán | Foto: Juan Diego Vilchez |

Tras cuatro años y medio de esa primera audición para el Coro Juvenil de Lara ha cosechado grandes éxitos, su vida dio un giro de 180 grados y hoy figura como uno de los 4 venezolanos seleccionados para participar en la sesión de verano 2017 del Coro Mundial de Jóvenes (WYC, por sus sigas en inglés), “uno de los proyectos corales internacionales más importantes”, según la descripción en Facebook de la Coral Nacional Simón Bolívar, que tiene a otros dos de los representantes seleccionados: Aniangi Vieira y Yonathan Villarreal.

El cuarto seleccionado es Anderson Piaspam, integrante del Coro Sinfónico de Mérida. Ellos serán los encargados de representar a Venezuela en el mes de julio, en una gira del Coro Mundial por seis países: Hungría, Croacia, Serbia, Bosnia Herzegovina y Eslovenia, bajo la dirección de Zoltán Pad de Hungría y Ken Wakia de Kenia.

Giménez, de 21 años, visitó EL IMPULSO para ofrecer detalles de su selección y trayectoria; sobre el Coro Mundial Juvenil dijo que pertenece a una asociación de nombre Interkultur que nació en Europa y se ha extendido por todo el mundo. Maneja dos programas de formación musical: las Olimpiadas de Coros y el Coro Mundial Juvenil.

“La audición fue en Caracas, me enteré una semana antes gracias a unos compañeros; nos preparamos, audicionamos y de los tres que asistimos por el estado Lara, resulté seleccionado y mi compañera Sofía Riera (soprano) quedó en lista de espera”.

Durante la audición fue necesario que interpretaran dos piezas corales asignadas por los organizadores: la primera Rockin’ Jerusalem (en inglés) y la segunda, de mayor dificultad, llamada Cor Mundum (en latín) del género contemporáneo.

“La primera pieza coral era relativamente sencilla por su métrica definida y armadura de clave, pero la segunda más compleja porque en este tipo de piezas no se marcan las cifras indicadoras, uno debe deducirlas por cuantos espacios están las notas en cada compás y las tonalidades cambian muy seguido”.

Además debían hacer una lectura a primera vista y una escala natural para verificar el registro vocal de cada joven que audicionó.

Las audiciones se llevaron a cabo en enero y los resultados de la selección final se conocieron el pasado viernes 25 de marzo. Los jóvenes seleccionados en todo el mundo tendrán la oportunidad de participar en la gira mundial del coro y para hacerlo solo tendrán que costear sus pasajes de ida desde su nación de origen hacia Hungría y de regreso a su país, al finalizar los conciertos programados.

De la carrera de ingeniería a la música

“Entré al Coro Juvenil del Conservatorio de Música Vicente Emilio Sojo al salir de quinto año de bachillerato, lo hice para ver cómo me iba y sin intenciones de quedarme; en esa época comenzaría a estudiar ingeniería en el Politécnico (Unexpo) y solo lo hice durante el primer semestre, por me di cuenta que no era lo que me apasionaba”.

La participación en distintos festivales y en conciertos con la Orquesta Sinfónica, dirigida en varias ocasiones por el Gustavo Dudamel, le aportaron el interés hacia el mundo de la música.

Siga leyendo en el www.elimpulso.com