Vía: eluniversal.com 

“Fue una experiencia muy especial para nosotros y queríamos repetirla”, contó hoy Barenboim en la capital alemana al anunciar un nuevo reencuentro con su compatriota y amiga desde la infancia.

Berlín.- Los argentinos Daniel Barenboim y Martha Argerich, dos de los músicos más reconocidos del mundo, volverán a sentarse juntos al piano el año que viene en Berlín para ofrecer otro concierto conjunto como el que ya conquistó la ciudad en 2014.

“Fue una experiencia muy especial para nosotros y queríamos repetirla”, contó hoy Barenboim en la capital alemana al anunciar un nuevo reencuentro con su compatriota y amiga desde la infancia.

El concierto tendrá lugar el 26 de marzo de 2016 en la mítica sala de la Filarmónica de Berlín dentro del Festival de Pascua que organiza cada año la Ópera Estatal de Berlín (Staatsoper) y que el año que viene volverá a reunir figuras cumbre de la música mundial, reseñó la agencia Dpa.

El programa del recital del dúo argentino incluirá piezas para dos pianos de Robert Schumann, Claude Debussy y Béla Bartók, una combinación que el director nacionalizado israelí, palestino y español calificó de “inusual e interesante”.

Barenboim, de 72 años, y Argerich, de 73, volvieron a ofrecer un recital conjunto como pianistas por primera vez en décadas el año pasado en Berlín también durante el Festival de Pascua de la Staatsoper.

Luego repitieron el encuentro en el Teatro Colón de Buenos Aires, donde este año volverán a actuar juntos en julio.

El otro plato fuerte de la próxima edición del festival conocido como “Festtage” (18 al 28 de marzo de 2016) será una nueva producción de la ópera “Orfeo y Euridice” de Gluck con escenografía del célebre arquitecto canadiense Frank Gehry y puesta de Jürgen Flimm.

Los cinco conciertos y seis óperas del ciclo incluirán actuaciones de solistas estelares como el tenor Jonas Kaufmann y el chelista Yo-Yo Ma, además de Argerich y Barenboim, acompañados por la orquesta de la Staatsoper (Staatskapelle) y la Filarmónica de Viena.

El festival iniciado por Barenboim en 1996 celebra el año que viene su vigésima edición. “Me gusta la idea de una pequeña isla en el mar de la temporada”, definió hoy.

El de este año estuvo centrado en Pierre Boulez debido a sus 90 años. “Lo llamé por su cumpleaños el jueves”, contó Barenboim, que lleva décadas trabajando estrechamente con el célebre compositor francés. “Tenía un ánimo excepcional y estaba muy agradecido por el ciclo”.

Los Festtage de 2016 son sólo uno de los compromisos en la densa agenda del director y pianista argentino-israelí, que hoy adelantó que a lo largo del año dirigirá 11 óperas distintas. “Es una completa locura”, admitió riendo.

20 años de Festival de Pascua con el “Orfeo” de Gluck

Barenboim anunció también que en 2016 dirigirá una nueva producción del “Orfeo” de Gluck en el Festival de Pascua de Berlín, dedicado este año a homenajear al compositor Pierre Boulez por su 90 cumpleaños.

La programación de “Orfeo”, con puesta en escena de Jürgen Flimm y con el arquitecto Frank Gehry a cargo del decorado, responde al deseo de Barenboim, a la batuta, de “evolucionar”, bromeó el músico, que calificó de muy importantes tanto esta ópera como a su compositor.

Por otra parte, aseguró que Gehry está “muy contento de implicarse en un proyecto puramente artístico”.

El programa del próximo año incluirá además la reposición del “Parsifal” de la presente edición, con escenografía de Dmitri Tcherniakov y Barenboim a la batuta.

La vigésima edición del Festival de Pascua de Berlín, que para el músico responde a la idea de “pequeña isla en el mar de una temporada”, contará además con la Filarmónica de Viena, que interpretará la Novena Sinfonía de Mahler, y la Staatskapelle de Berlín, con las Sinfonías N 1 y 2 de Elgar en dos conciertos separados.

“Elgar, por alguna razón, lleva la etiqueta de músico inglés y creo que eso es una falacia y muy, muy negativo. No estoy en una expedición misionera para hacer popular a Elgar, pero sí que me gustaría que nos deshiciéramos de este subtítulo de británico cada vez que se menciona a Elgar”, señaló Barenboim.

En el primero concierto de Elgar, el tenor Jonas Kaufmann interpretará, además, los “Lieder eines fahrenden Junggesellen” (“Las cantos de un compañero errante”), de Mahler, y en el segundo, el violonchelista Yo-Yo Ma tocará el Concierto para violonchelo en Si menor de Dvorak.

Yo-Yo Ma ofrecerá además un recital en el que interpretará todas las suites para violonchelo de Bach.

La pianista “Martha (Argerich) volverá a tocar conmigo”, anunció Barenboim, con un programa “poco usual”: los Seis estudios en forma de canon de Schumann, con arreglo para dos pianos de Debussy; la suite para dos pianos “En blanc et noir”, de Debussy; y la Sonata para dos pianos y percusión, de Bartók.

La presente edición del Festival de Pascua de Berlín, que abrió el pasado viernes, un día después del 90 cumpleaños de Boulez, consiste en gran medida en un homenaje a este director de orquesta y compositor, al que le une una gran amistad personal y artística con Barenboim.

“Está muy contento (con el homenaje) y me dijo que nunca sabré lo agradecido que está y lo maravilloso que es. Estaba de un especial buen ánimo”, dijo Barenboim sobre su conversación telefónica con Boulez el día de su aniversario.

Barenboim también se pronunció sobre aquellos que van al teatro a abuchear y que calificó de arrogantes.

“Hay una diferencia entre la libertad de expresión y la anarquía y hay una diferencia entre tener tu propia opinión y expresarla de una forma humana y civilizada o tomarte la libertad de perturbar a mucha gente a tu alrededor con el fin de satisfacer tu capacidad de expresarte negativamente”, dijo.

El músico aseguró poder prescindir de “reacciones no elaboradas de forma adecuada” y que actualmente son tomadas como una “señal de compromiso”.

“Compromiso es cuando entiendes algo, cuando lo has estudiado y luego luchas por ello”, es tener “sentido de la responsabilidad” y “conocimiento” y expresarlo de forma positiva, agregó.

Para Barenboim, “gritar en un teatro de la ópera no es compromiso, es la satisfacción de una instinto muy básico y animal” y, “nada mas y nada menos, que mala educación”.

La presente edición del Festival de Pascua, un evento que desde su nacimiento “artísticamente ha traído un público nuevo”, concluirá el próximo 6 de abril con el “Parsifal”.