La música es una adaptación evolutiva, que nos ayuda a navegar un mundo plagado de contradicciones.


Vía: www.lagranepoca.com | Por Leonid Perlovsky Universidad de Harvard |  The Conversation

Miles de millones de personas disfrutan de la música; muchos sienten que no pueden vivir sin ella.

¿Por qué? Es una pregunta que ha intrigado a los científicos y filósofos durante siglos. Hace 2.400 años Aristóteles se preguntó, “¿Por qué la música, siendo sólo sonidos, nos recuerda a los estados de nuestra alma?”

En el siglo XIX Darwin trató de descifrar si nuestra capacidad de crear música evolucionó por selección natural. De todas las facultades humanas, sólo la música parecía más allá de la comprensión; desconcertado, llegó a la conclusión de que “la música es el misterio más grande”.

Hace más de 200 años, Kant tildó a la música de inútil. Y cerca del final del siglo XX, el psicólogo Steven Pinker – también siendo incapaz de comprender su propósito – llamó a la música “pastel de queso auditiva”.

Hace unos años, la revista Nature publicó una respetada serie de ensayos sobre la música. ¿Su conclusión? Es imposible explicar qué es la música y por qué nos afecta tan fuertemente – y, ni siquiera está claro aún si la música puede servir como “una obvia función adaptativa”.

Pero mi reciente investigación sugiere lo contrario: la música es una adaptación evolutiva, que nos ayuda a navegar un mundo plagado de contradicciones.

El efecto de la música en nuestro cerebro está estrechamente relacionado con lo que se ha bautizado como “el mayor descubrimiento en la psicología social” del siglo XX: la disonancia cognitiva. La disonancia cognitiva es la idea de que las personas experimentan sensaciones desagradables cuando poseen conocimientos contradictorios, o se enfrentan a una nueva información que se opone a las creencias existentes.

Una manera en que aliviamos la disonancia es a través de suprimir o rechazar este conocimiento contradictorio.

La fábula de Esopo “La zorra y las uvas” ilustra esta respuesta humana común. En el cuento, el zorro está angustiado por el hecho de que no puede llegar a un racimo de uvas. Aún más desagradable es la disonancia que experimenta: las uvas son tan tentadoras y están tan cerca, y a la vez tan inalcanzables.

Como resultado, el zorro intenta aliviar la disonancia racionalizando, “Oh, todavía no están maduras! Yo no necesito ningunas uvas amargas”.

Durante el siglo XX cientos de experimentos confirmaron esta respuesta psicológica común. Cuando se enfrentan con pensamientos disonantes, niños, adolescentes y adultos todos respondieron de la misma manera: si no puedo tenerlo, entonces no lo necesito.

Una manifestación de la disonancia cognitiva es el rechazo de nuevos conocimientos. Incluso algunos grandes descubrimientos científicos han tenido que esperar décadas para el reconocimiento y aceptación, porque contradecían las creencias existentes de las personas que no quieren rendirse. Por ejemplo, Einstein no recibió el Premio Nobel por su teoría de la relatividad – ahora se considera uno de los mayores descubrimientos en la historia de la humanidad – porque contradecía nuestras creencias fundamentales sobre el espacio y el tiempo.

La Música nos ayuda a lidiar con la disonancia

Así que si la gente está dispuesta a engañarse a sí misma o ignorar una nueva información, ¿entonces, cómo evolucionó la cultura humana? Después de todo, el fundamento de la cultura es la acumulación de nuevos conocimientos – gran parte de lo que contradice el conocimiento existente.

Considere el idioma: cuando el lenguaje surgió en nuestra especie, cada nueva palabra era una pepita de información nueva que contradecía una idea o creencia existente. Un poderoso mecanismo de la mente debe haber evolucionado para permitir a nuestros antepasados superar estas disonancias desagradables que dividían su mundo, y les ha permitido mantener el conocimiento contradictorio – para absorber nuevas palabras en lugar de tirarlas a la basura inmediatamente.

¿Podría ser que esta habilidad se activa por la música? Mientras que el lenguaje divide el mundo en que se detalla, piezas distintas de música unifican al mundo en su conjunto. Nuestra psiquis requiere ambos.

Varios experimentos demostraron la capacidad de la música para ayudarnos a superar las disonancias cognitivas y retener el conocimiento contradictorio.

Por ejemplo, en un experimento, una investigadora dio a un grupo de niños de cuatro años de edad, cinco juguetes populares de Pokemon. Jugando con cada niño individualmente, ella les tenía un rango, uno a uno, sus preferencias por cada uno de los cinco juguetes. Entonces la investigadora dijo a cada niño que tenían que dejar los juguetes durante unos minutos, y les pidió no jugar con su segundo mejor juguete. Cuando regresó, ella reinició el juego y encontró que el juguete que antiguamente ocupó el segundo lugar, fue ignorado por completo. Cuando nos enfrentamos a un conflicto de datos (“Me gusta este juguete, pero que no debería jugar con él”), cada chico aparentemente rechazó su preferencia inicial por ello.

Pero cuando la investigadora dejó la música al salir, el juguete conservó su valor original. El conocimiento contradictorio no condujo a los chicos a desechar el juguete.

En otro experimento, dimos a un grupo de estudiantes de quince años de edad, un examen típico de opción múltiple, y les pedimos que registren la dificultad de cada pregunta, junto con la cantidad de tiempo que tardaron en responder a cada uno.

Resultó que las preguntas más difíciles fueron contestadas más rápidamente, porque los estudiantes no querían prolongar la disonancia desagradable de elegir entre opciones difíciles. Sin embargo, cuando se puso la música de Mozart de fondo, pasaron más tiempo en las preguntas difíciles. Sus calificaciones también mejoraron.

Las grandes opciones de la vida a mantenerse informados

Más allá de pruebas de opción múltiple, que constantemente estamos confrontados con decisiones en nuestras vidas día a día – desde las mundanas (como qué comprar para el almuerzo), a la principal (si aceptar o no una oferta de trabajo). A menudo usamos la intuición y el pragmatismo en la evaluación de situaciones complejas, pero también incorporamos emoción.

Y luego están las opciones relacionadas con dos temas universales de nuestra existencia – el amor y la muerte – que están inherentemente inmersas en contradicciones.

Con el amor, nos gustaría confiar plenamente. Pero sabemos que la plena confianza es peligrosa, que podemos ser traicionados y terminar decepcionados. Con la muerte, una de las contradicciones más difíciles de todo es nuestro anhelo de creer en la eternidad espiritual y nuestro conocimiento de que nuestro tiempo en la Tierra es finito.

¿Es una coincidencia, entonces, que hay tantas canciones sobre el amor y la traición? ¿O que nos atraen canciones tristes en tiempos de luto?

La idea es que esa música, la que puede transmitir una variedad de emociones matizadas, nos ayuda a conciliar nuestras propias emociones conflictivas a la hora de tomar decisiones.