Vía www.abc.es/ Por JOSÉ GONZÁLEZ

Cinco grandes orquestas clásicas, a las que se espera que se sumen más en el futuro, ofrecerán grabaciones en directo para su descarga o para ser escuchadas vía «streaming» en este nuevo servicio que se integrará en Google Play

Googleha llegado a un acuerdo con cinco grandes orquestas clásicas -la Filarmónica de Nueva York, la Orquesta Sinfónica de Londres, la Orquesta Sinfónica de Boston, la Orquesta de Cleveland y la Orquesta Real Concertgebouw de Amsterdam- para ofrecergrabaciones en directo por «streaming» o por descarga.

Este proyecto, al que se espera que se unan más participantes en el futuro, recibe el nombre de Classical Live y se integra en Google Play. El objetivo: «ofrecer a un público amplio y en crecimiento de seguidores, música clásica. Es nuestro mismo objetivo: hacer que lamúsica clásica sea accesible a la mayor cantidad de gente posible», ha explicado Kathryn McDowell, directora general de la Orquesta Sinfónica de Londres

Classical Live propone dos vías para acceder a estos contenidos: o bien vender sus grabaciones por unos 4,42 euros para su descarga o bien que el usuario pague un abono mensual de unos 8.85 eurospara escucharlas por «streaming».

Las ventas de música por Internet alcanzaron el año pasado, por primera vez, el mismo nivel que las ventas de los discos físicos. A su vez, las ventas de la música por «streaming» crecieron un 39%, según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI).

A pesar de la dura competencia que enfrenta con otros servicios de música por «streaming» como Spotify, Deezer o Tidal, e incluso recientemente Apple Music, Google Play se beneficia del hecho de quees accesible desde todos los aparatos que funcionan bajo su sistema operativo Android.

Algunas de las primeras grabaciones en formar parte de Classical Live serán piezas de Bartok y Tchaikovsky interpretadas por la Orquesta Sinfónica de Boston, dirigida por Andris Nelsons; la sinfonía«Heroica» de Beethoven por la Orquesta de Cleveland dirigida por Franz Welser-Möst, o el «Requiem», de Verdi por Alan Gilbert al frente de la Filarmónica de Nueva York.