La Orquesta Sinfónica de Venezuela arriba a 85 años de actividad ininterrumpida. Pionera en el movimiento sinfónico nacional, fue producto de la ardua labor de músicos como el Maestro Ascanio José Negretti de Vasconcellos, quienes dieron todo de sí por establecerla y consolidarla como La Pionera. Conocido como el niño prodigio de su época, con una carrera musical deslumbrante, violinista de gran maestría, fue el primer Concertino de nuestra institución. Su legado ha inspirado a los actuales músicos que conforman la OSV y a la generación musical de nuestra época, pues Ascanio Negretti escribió con letras de oro la historia de la música académica en Venezuela.

Evelyn Navas Abdulkadir. Prensa OSV. Ascanio José Negretti Vasconcellos nació en Caracas el 4 de febrero de 1897. Hijo del Dr. Ascanio I. Negretti Barceló (abogado de origen corso) y Adelaida Almeida Crespo de Vasconcellos. Tuvo un hijo, Carlos José Negretti Vasconcellos. Se le conoce como cofundador de la Orquesta Sinfónica Venezuela en 1930 y un año más tarde participó en la fundación del Ateneo de Caracas.

Para la fecha en que se empieza a gestar la Orquesta Sinfónica Venezuela, el maestro Ascanio José Negretti Vasconcellos ya estaba de regreso en el país, con el orgullo de haberse ganado el primer premio de violín en el Conservatorio de París. De su padre hereda el apellido Negretti y de su abuela, el segundo apellido de origen brasilero, siendo el padre de ésta Ministro Plenipotenciario del Brasil en Venezuela.

Desde muy pequeño se le consideró un niño prodigio. A la edad de 6 años era un violinista consumado, fue acreedor a una beca por el monto de cuatrocientos bolívares mensuales (Bs.400, 00) por parte del General Juan Vicente Gómez quien, “animado de patriótico celo…” según reza la Gaceta Oficial, reconoce su talento, la cual le permitió viajar a Europa donde continuó sus estudios.

La prensa francesa de su tiempo lo elogió como prodigio y la prensa suramericana se deshacía en elogios. En un artículo se leyó lo siguiente sobre su talento: “Ascanio Negretti Vasconcellos…a la edad de 6 años ya es un violinista consumado y un compositor en posesión de recursos de su arte. La prensa suramericana ha consagrado su talento precoz en artículos elogiosos donde se remarca el siguiente apelativo: UN NUEVO MOZART. Las dotes verdaderamente extraordinarias de este pequeño prodigio nos incitan a aceptar buenos augurios”.

El niño Ascanio compuso una pieza para violín que fue luego instrumentada por el Maestro Pedro Elías Gutiérrez (compositor de “Alma Llanera”) e interpretada en la Plaza Bolívar en una retreta sabatina.

Entusiasta promotor de la OSV

La primera orquesta sinfónica de nuestro país fue Orquesta de la Unión Filarmónica de Caracas, activa desde 1922 hasta 1929, bajo la dirección de su fundador, Vicente Martucci. No sobrevivió por falta de recursos económicos. Los músicos que acompañaron a Martucci en este primer emprendimiento sinfónico mantuvieron el interés y otros músicos, entre ellos, Luis Calcaño Díaz, se unieron con el propósito de establecer una ‘Orquesta Filarmónica’ nueva. Entre finales de 1929 y los primeros días de enero de 1930, serían Ascanio Negretti Vasconcellos, Luis Calcaño Díaz y Simón Álvarez, quienes conversarían con el maestro Vicente Emilio Sojo para comunicarle la intención de unificar a los músicos, incluyendo al Maestro Martucci. Sojo en un principio se manifestó reacio –tal como llegó a referir en persona- no disponía de tiempo para los trabajos de director.

El 15 de enero de 1930 nace finalmente la Sociedad Orquesta Sinfónica Venezuela, cuando se reúnen 29 ilustres y visionarios músicos en la Escuela de Música y Declamación de la Academia de Bellas Artes de Caracas, hoy Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, convocados por Vicente Emilio Sojo, para establecer los que serían los cimientos de la institución musical más firme en toda la historia musical de Venezuela hasta la fecha, la orquesta sinfónica más antigua y con mayor actividad ininterrumpida del continente americano (Suramérica y Centroamérica).

Vicente Emilio Sojo y Vicente Martucci figuraron como directores principales y el maestro Ascanio Negretti Vasconcellos fue nombrado Primer Concertino de la Orquesta Sinfónica Venezuela, cargo relevante pues en la orquesta moderna el concertino es el violinista sentado en el primer atril justamente a la izquierda del director. El público suele identificarlo fácilmente ya que antes de comenzar el concierto éste se para frente a la orquesta y pide al Oboe Solista que entone el “LA “, nota con la cual se afinan todas las secciones. Es el responsable de ejecutar los deseos del director en toda materia técnica tal como marcar las arcadas y otras indicaciones en las partes de la sección de cuerdas. También es el responsable de tocar los solos correspondientes y en alguna oportunidad, por ausencia del director, de dirigir el ensayo o concierto. Le pertenece a él también la tarea de convocar y dirigir los ensayos o talleres por secciones de la orquesta.

No sólo fue Concertino, sino también llegó a interpretar como solista. En los registros históricos figura un volante contentivo de la promoción de un concierto donde el maestro Negretti Vasconcellos interpreta el Concierto de Max Bruch Op. 26 y los ‘Aires Gitanos’ de Sarasate. Nos llama la atención una nota al borde inferior que reza: “No se suspende la función por lluvia”. Como quien dice, el concierto se realizaría contra viento y marea.

En 1993 fue nombrado director de la Escuela de Música y Declamación de la Academia de Bellas Artes de Caracas, hoy Escuela de Música “José Ángel Lamas”, en la cual también ejerció la docencia como profesor de violín, preocupándose muy especialmente en fomentar el estudio de la música de cámara como medio de alcanzar mejores niveles de calidad interpretativa a través de grupos instrumentales. Presumimos que al adquirir esa nueva responsabilidad administrativa y pedagógica el Maestro Negretti se retira de la OSV, ya que no tenemos registro de su participación en la orquesta a partir de ese momento.

En 1939 fue nombrado director de la Escuela de Música y Declamación de la Academia de Bellas Artes de Caracas, hoy Escuela de Música “José Ángel Lamas”, en la cual también ejerció la docencia como profesor de violín, preocupándose muy especialmente en fomentar el estudio de la música de cámara como medio de alcanzar mejores niveles de calidad interpretativa a través de grupos instrumentales. Presumimos que al adquirir esa nueva responsabilidad administrativa y pedagógica el Maestro Negretti se retira de la OSV, ya que no tenemos registro de su participación en la orquesta a partir de ese momento.

La muerte sorprende prematuramente a Ascanio José Negretti Vasconcellos el 30 de agosto de 1949. Una grave enfermedad se lleva a este paladín de la música académica en nuestro país. Hombre culto, poligloto y afable. Considerado por el  musicólogo venezolano Rhazés Hernández López como: “…uno de los más entusiastas propulsores de la idea (la creación de la ORQUESTA SINFÓNICA VENEZUELA); su vasta cultura musical y humanística, su experiencia de medios superados fueron propicios para el nacimiento de la orquesta…conocedor a fondo de toda la problemática del arte y a quien tratamos siempre con el fin de escuchar de su palabra valiosas informaciones…de suma utilidad en nuestros estudios musicales”.

La Orquesta Sinfónica de Venezuela en su 85 aniversario sigue rindiendo tributo a quien con honor y gloria exaltó al movimiento orquestal sinfónico venezolano.

Fuentes consultadas: Archivo de la Orquesta Sinfónica de Venezuela e Investigación del profesor Alejandro Ramírez, violinista – violista, Presidente de la Sociedad Orquesta Sinfónica Venezuela período 1991-2010.