Vía: filmeweb.net | Por Fernanda Ruiz Rodríguez

A 20 años de haberse estrenado el tema “Danzón no. 2”, su autor, el compositor mexicano Arturo Márquez, tuvo el privilegio de subir al escenario de la Sala Nezahualcóyotl para dirigir la Orquesta Filarmónica de la UNAM.

Se trató de un concierto realizado el martes 11 de marzo en el que también se presentó a los asistentes el disco “Arturo Márquez, ocho danzones”, cuya producción estuvo a cargo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Con esta presentación celebro muchas de mis obras de muchas maneras, porque me han dado tanto. Son ocho danzones en un poquito más de 10 años, tiempo en el que no compongo una melodía, pero ahora estamos celebrando dos décadas del número 2”, dijo emocionado antes de dirigir a la orquesta.

Por su parte Saúl Juárez, secretario Cultural y Artístico del Conaculta, celebró la edición del disco que reúne los ocho danzones creados por Márquez. “Tener reunidos estos temas en versión orquestal es un privilegio que agradecemos. La aparición del disco representa una identidad cercana con los mexicanos y los latinoamericanos”, dijo.

Actualmente el compositor mexicano trabaja para integrar el movimiento nacional de agrupaciones musicales comunitarias. “Su tarea como director huésped y compositor de la obra ‘Alas (a Malala)’, que constituye el himno del movimiento, ha sido muy importante para crear este programa que busca hacer de la cultura un medio de transformación y cohesión social”, refirió el funcionario.

En tanto María Teresa Uriarte, coordinadora de Difusión Cultural UNAM, se refirió a Márquez como “un mexicano ejemplar”. Agregó: “Es un músico comprometido con su pueblo al que le ayuda a conseguir sus instrumentos para que los niños aprendan música”.

El programa interpretado por la Filarmónica de la UNAM contempló los danzones “no. 8” y “no. 7”, este último tocado por primera vez en una sala de conciertos del Distrito Federal.

La dirección estuvo a cargo de Enrique Barrios, quien cedió la batuta a Márquez para la interpretación del “Danzón no. 2”. Al finalizar, el compositor originario de Álamos, Sonora, recibió nuevamente una larga ovación de pie.

En estas dos décadas, el “Danzón no. 2” de Márquez se ha convertido en la segunda obra de música mexicana de concierto más famosa, sólo por detrás del “Huapango” de José Pablo Moncayo.