Sandra Rodríguez, Iliana Goncalves y Andrea Imaginario, serán las voces del espectáculo

(Desirée Depablos/CNP 4.762)

El próximo  domingo 3 de mayo, a partir de las 12:00 m el Conjunto de Auditorios de la Universidad Simón Bolívar, será el escenario de una Tarde de Fados única e inolvidable. Sandra Rodríguez, Andrea Imaginario e Iliana Goncalves, interpretarán temas del amplio repertorio musical fadista, acompañadas por la guitarra de Aquiles Báez y el bajo de  Miguel Chacón.

Conocida como una de las manifestaciones musicales más representativas de Portugal, el Fado se inspira en  la melancolía, la nostalgia o pequeñas historias del diario vivir de los barrios humildes. Es un género de siete siglos de historia.

La Tarde de Fados, será una grata experiencia de acercamiento cultural entre la comunidad portuguesa y el  recinto universitario. Las entradas pueden ser adquiridas en la Dirección de Cultura de la USB y en www.ticketmundo.com

Las voces

Sandra Rodríguez, con 19 años de carrera artística, ha recorrido países como Portugal, España, Francia, Sudáfrica, Brasil, Panamá, entre otros, compartiendo escenario con reconocidos artistas nacionales e internacionales. Actualmente, y luego de su gira anual por Portugal y España, prepara su quinta producción discográfica para celebrar los 20 años de “Sandra&Ricardo”.

Iliana Goncalves inició sus estudios musicales en los talleres de cultura popular de la Fundación Bigott y los prosigue en la Escuela de Música José Ángel Lamas. Se acerca al Fado en el año 2007 como cantante de la agrupación Caravela da Saudade, de la mano de Evaristo Vilela y del Guitarista Venezolano Daniel Pacheco. Actualmente prepara una selección de canciones de raíz tradicional y folclórica madeirense con elementos de fusión.

Andrea Imaginario,  soprano egresada de la Escuela de Música Lino Gallardo bajo la tutela de la profesora Mariela Valladares. Ha tomado clases magistrales de canto con maestros de la talla de Sarah Walker, Graham Johnson, Robert White y Loh Siew Tuan. Incursiona en el fado desde el año 2007, gracias a la influencia musical de su padre João Carlos Imaginario.