La nueva Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela sigue adelante, tras pasar su prueba de fuego con el debut celebrado en el mes de agosto, esta nueva generación de niños y jóvenes formados en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela ha seguido con mucho entusiasmo su proceso de preparación y darán su segundo concierto este domingo 24 de septiembre a las 11:00 am, en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música.

Por Roberto C. Palmitesta R. @rpalmitesta
ESPECIAL PARA VENEZUELA SINFÓNICA

Uno de los objetivos principales es formar a la orquesta, que tenga un excelente nivel, los conciertos son solo parte del trabajo, pero el día a día, cada taller, cada clase, cada seminario, todo el proceso de formación es importantísimo, queremos mostrarle al país el excelente trabajo que han hecho estos jóvenes. Estamos muy orgullosos de ellos”, expresó Andrés David Ascanio Abreu, quien volverá a tomar la batuta para guiar a esta selección nacional de músicos.

Para El Sistema uno de los objetivos principales y una de sus premisas es la formación, la educación, la transmisión de conocimientos de generación en generación. Desde la orquesta pionera que se formó hace 42 años hasta el sol de hoy ha sido así. El egoísmo, el guardar conocimientos por egocentrismo, por temor a ser superado o por mezquindad es algo que no está contemplado dentro del proyecto que creó el maestro José Antonio Abreu a diferencia de muchas otras instituciones musicales y es un ejemplo que puede transmitirse a otros campos del arte, la ciencia y el deporte.

¿Cuánto no podría aprender Venezuela del ejemplo de sociedad que representa una orquesta? Pues muchísimo, por eso cuando alguien pregunta ¿qué ha hecho El Sistema por Venezuela? La respuesta es sencilla: más de cuatro décadas formando a 828 mil niños y jóvenes en el mundo de la música, al mismo tiempo que aprenden valores trascendentales para el crecimiento y la construcción de una nación.

La idea es ayudar a que nuestro país se convierta en una gran orquesta, en una sociedad ideal”, es una de las premisas que repetía el maestro Abreu alrededor del mundo en conferencias y ruedas de prensa y esas palabras cada día cobran más vigencia… y no solo en el mundo musical.

Ahora, esta nueva orquesta es prueba de que pese a la crisis, El Sistema sigue creciendo y la juventud venezolana sigue buscando en sus puertas un mejor futuro y la oportunidad de colaborar con el porvenir de la tierra que los vio nacer. “Sin duda estos niños y jóvenes son la esperanza de este país, nos han llenado a todos nosotros de fe y de seguir creyendo en esta institución. Ellos son pura luz y gracias a eso lograron atravesar todas las tinieblas, como siempre nos ha enseñado el maestro Abreu, porque eso significa el tocar y luchar”, destacó Andrés Ascanio.

Tanto para el maestro Ascanio, como para el excelente equipo de docentes ha sido muy emotivo trabajar en la formación de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela porque ellos formaron parte de una orquesta como esa, pasaron por ese proceso y ahora les toca prepararla y dirigirla.  “Sin duda alguna ha sido muy importante y para todos los profesores fue muy bonito, fue un reencuentro único y especial, estos jóvenes músicos nos han enseñado muchísimas cosas, ha sido una responsabilidad grandísima pero también un honor increíble, y allí vamos, mirando hacia adelante y cultivando lo que el maestro Abreu sembró hace 42 años, porque ellos son el futuro de la institución y sobretodo del país”, agregó.

“Lo importante es sembrar, transmitir conocimientos y valores de generación en generación tal y como nos enseñó el maestro Abreu”

Por otro lado, está el gran compromiso que me convierte el doble doliente de todo esto, como músico y como integrante de la familia fundadora de El Sistema. Llevo en mi sangre el deber de defender esta obra hasta el final y el deseo de seguir construyendo el sueño del maestro Abreu”.

Lo importante es sembrar, transmitir conocimientos y valores de generación en generación tal y como nos enseñó el maestro Abreu”, insistió Andrés Ascanio, y lo dice con mucha propiedad porque él es integrante de la fila de trompetas de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela y además realiza una importante labor gerencial dentro de la institución; pero sobre todo lo lleva en la sangre: su padre es uno de los grandes preparadores de orquestas que ha tenido El Sistema como lo es el maestro Ulises Ascanio, y su tío materno es nada menos que el propio José Antonio Abreu.

Hace poco, en una entrevista publicada por la web oficial de la Fundación Musical Simón Bolívar, Andrés Ascanio más claro no pudo ser con sus declaraciones sobre lo que para él representa venir de una familia musical con tanta historia:  es un gran orgullo tener al maestro Abreu tan cerca de mi vida. Todos los días doy gracias a Dios por eso. También doy gracias a los padres que tengo por su apoyo. Por otro lado, está el gran compromiso que me convierte el doble doliente de todo esto, como músico y como integrante de la familia fundadora de El Sistema. Llevo en mi sangre el deber de defender esta obra hasta el final y el deseo de seguir construyendo el sueño del maestro Abreu”.

Para cada músico formado en El Sistema la idea de enseñar a quienes tomarán el relevo en el futuro es algo emocionante y que forma parte de su ciclo profesional. Con esta nueva orquesta así lo han visto muchos profesores, inclusive el propio Gustavo Dudamel seguramente ha seguido muy de cerca su desarrollo, su evolución y sus distintas actividades.

Nuevo concierto

Para este domingo 24 de septiembre, los talentosos jóvenes provenientes de distintas regiones, tocaran un programa diferente, con el que se pasearán por diversas obras del repertorio clásico mundial como la Sinfonía Nº 1 de Gustav Mahler y la Obertura de Rienzi de Richard Wagner, junto a melodías rítmicas latinoamericanas.

En su debut, la orquesta interpretó un repertorio conformado por obras del repertorio sinfónico universal, junto a obras latinoamericanas y venezolanas, que toman elementos de otros géneros musicales. Según Andrés Ascanio la idea es mostrarles diversidad musical a los jóvenes y la riqueza de la cultura a la cual ellos pertenecen, porque así también es El Sistema: diversidad y pluralidad. Además asegura que los integrantes de la orquesta disfrutaron muchísimo de la selección.

Domingo 24 de septiembre, 11:00 a.m.
Sala Simón Bolívar, Centro Nacional de Acción Social por la Música
Sinfonía Nº 1 de Gustav Mahler y la Obertura de Rienzi de Richard Wagner,