El cantante está presentando “Cinema” donde homenajea las grandes bandas de sonido. Habló sobre el inicio de su carrera, su relación con la Argentina y su nominación a los premios Grammy Latino


Vía: tn.com.arPor Carlos Iogna Prat

Es una de las voces más importantes dentro de la música. A lo largo de su carrera, con más de 80 millones de discos vendidos, Andrea Bocelli cautivó con sus canciones al mundo y transformándose en una figura máxima sobre el escenario.

Gracias a su estilo y capacidad, el artista tuvo la posibilidad de cantar con personalidades de distintos estilos, tanto de la música clásica como del pop: Christina Aguilera, Barbra Streisand, Ariana Grande,Tony Bennett, Michael Jackson, Plácido Domingo y José Carreas entre otros.

En su nueva producción, Bocelli decidió homenajear a las grandes bandas de sonido de la pantalla grande. Cinema, su primer trabajo en estudio luego de dos años, cuenta con temas que formaron parte de clásicos como “Doctor Zhivago”, “Love Story”, “El Padrino”, “La vida es Bella”, “Desayuno con Diamantes”, además de grandes temas de musicales como West Side Story y Evita.

El artista también cuenta con tres nominaciones para los Grammy Latino 2016. La Viola pudo entrevista al cantante y conocer un poco más sobre su nuevo material.

La Viola: ¿Cómo puede definir este nuevo trabajo “Cinema”?

Andrea Bocelli: Es un tributo a esa fábrica de sueños por excelencia y a toda la música que acompañó a esas grandes películas que aportaron mucha magia y sentimientos de vitalidad. Es un disco que representa mi selección de temas relacionados con el cine.

LV: ¿Cómo nació la idea de grabar estas canciones?

AB: Con “Cinema” pude concretar el deseo que tenía desde hacía varios años. Siempre tuve ganas de grabar un material dedicado a esas bandas de sonido. Por lo general, las canciones creadas para las películas están un paso adelante, son más libres y creativas. Este disco es el resultado de un trabajo meticuloso donde seleccionamos entre cientos de canciones. Tuve que investigar en mi memoria para dar con las bandas de sonido que marcaron mi vida, que me hicieron crecer. Creo que es importante que en la actualidad se puedan hacer este tipo de trabajos con las tecnologías actuales y que permite que la gente pueda seguir soñando.

LV: ¿Qué se siente al estar nominado en importantes categorías de los Grammy Latinos?

AB: Es una suerte de satisfacción y euforia. Recibir estar tres nominaciones me hacen sentir orgulloso y contento. Confirma la fuerte relación y afecto que tengo con la comunidad latina donde sus canciones me alimentaron y que su ritmo me sigue acompañando todos los días. El mundo latino lleva la música en sus venas y es un ingrediente fundamental para sus vidas. En este sentido, me siento un hijo de esta visión de la vida.

Leé también: Andrea Bocelli: “En el futuro puedo llegar a grabar un disco de rock”

LV: ¿Qué papel cumple la música en su vida?

AB: Es el pan de todos mis días, en definitiva una necesidad. También está presente en mis ratos libres. Me gustar cantar y escuchar música. En los primeros años de mi vida tuve que pasar largo periodos en el hospital y la única “medicina” que tenía para sobrellevar el dolor era la música. Me pasa lo mismo en la actualidad, le da luz a mi existencia; es un ingrediente necesario para mi vida. Es mi trabajo y mi pasión.

LV: En la Argentina tiene muchos seguidores

AB: Sí, la relación es muy linda. Tengo muchos amigos y siempre me sentí como en casa. Tuve la posibilidad de pasar unos días de vacaciones en el campo de un reconocido jugador de fútbol. Tengo la gran suerte de ser siempre bien recibido por la audiencia. Tengo que admitir que Sudamérica, y en especial la Argentina, son el mejor público.

LV: “Vivo per lei” fue un gran éxito en el país ¿Cómo la puede describir y que representó para su carrera?

AB: Es una canción muy especial, persuasiva y pegadiza con un texto dulce. Un tema que se convirtió en un clásico y que entró en el corazón de la gente. Es una buena pieza tanto para la ópera como para el pop y no me canso de interpretarla. Siento mucho entusiasmo y placer cuando la presento sobre el escenario.

LV: ¿Cómo se interesó por la música?

AB: A los seis años ya podía reconocer las grandes voces del momento. Mi primer ídolo fue Beniamino Gigli, tenía un tío que lo admiraba y siempre me contaba su historia. Un momento clave que me llevó a elegir la carrera de un tenor fue cuando descubrí la voz de Franco Corelli, quien muchos años después se convirtió en mi maestro.

Mi debut fue en un pequeño pueblo cercano a Lajatico, en la Toscana, tierra donde nací, y por primera vez pude percibir el cariño de la gente. A los 18 años comencé a tomar clases de canto y a presentarme en algunos bares. En esa época me interesé por el repertorio pop. Luego de varios años de aprendizaje, y varias puertas cerradas, a mediados de los ’90 mi carrera tomó vuelo internacional.

LV: ¿Cómo puede definir su estilo?

AB: Mi filosofía musical la puedo resumir con esta reflexión: hay música buena y mala dentro de cada género. Es fácil de distinguirla. Las buenas canciones te ayudan a crecer en un sentido espiritual, te hace sentir mejor. Este concepto me acompañó siempre, desde el principio de mi carrera.