México, 18 mar (EFEMEX).- La directora mexicana de orquesta Alondra de la Parra calificó hoy como un regalo de la vida poder dirigir un concierto visual del clásico “West Side Story”, el próximo 1 de julio en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.

 

“Estoy sumamente emocionada, es algo que llevo varios años soñando; lo vi por primera vez cuando tenía unos 10 años y me cambió la vida”, dijo en conferencia de prensa la fundadora de la orquesta Filarmónica de las Américas.

De la Parra consideró un reto musical divertido y de alta dificultad el que asumirá en el Auditorio, donde su orquesta sustituirá a la de la película de 1961, conocida en español como “Amor sin barreras”, que se proyectará en una pantalla gigante con todo lo demás intacto.

Con la aplicación de la tecnología Audiomax, la versión original del filme ganador de 10 premios Óscar en 1961 sufrirá la eliminación de los sonidos de la orquesta dirigida por Leonard Bernstein que será sustituida en vivo por Alondra y sus músicos.

Un monitor con cursores coloreados marcarán a cada segundo los tiempos y cambios de ritmo, lo cual exigirá una precisión de reloj para la orquesta de unos 80 músicos, obligada a adaptarse al ritmo de la película.

“No habrá margen de error, no le podré decir a la actriz Rita Montero (una de las protagonistas de la obra en 1961) que espere a la orquesta, necesitaremos una precisión absoluta”, reiteró.

“West Side Story” es una especie de “Romeo y Julieta” en un barrio de Nueva York en el que dos pandillas se enfrentan; en el ambiente de una de ella, con puertorriqueños, aparece María, que se enamora de Tony, del grupo rival con estadounidenses de origen polaco.

“Es un tema vigente, el de la inmigración y los choques culturales, los vestuarios que seguían la moda de los años 50 se parecen a los de hoy; puede verse a personas vestidas igual entre los ‘hipsters’ de la colonia Condesa de la Ciudad de México, es algo extraordinario”, dijo.

Nacida en Nueva York en 1980, Alondra de la Parra se mudó a la capital mexicana a los dos años, a los siete ya era estudiante de piano y a los 13 de chelo.

Estudió composición en la Ciudad de México y ganó una beca para estudiar en la Manhattan School of Music of New York, donde obtuvo la licenciatura en piano bajo la tutela de Jeffrey Cohen y después obtuvo la maestría en dirección orquestal bajo el mando de Kenneth Kiesler.

La presentación de la obra en un concierto visual ya se ha realizado en Londres y otras ciudades de Europa, pero será la primera vez que en México.

“El que venga al Auditorio verá la película en una pantalla gigante con la energía de una orquesta en vivo y el sonido de la partitura a todo color: será extraordinario”, insistió la compositora. EFEMEX