Vía: pulsoslp.com.mx/

Obras de Carlos Chávez, Igor Stravinsky, Frederick May y Ney Rosauro integran el programa que conducirá el próximo viernes la mexicana Alondra de la Parra, desde el podio de la Orquesta Sinfónica Nacional de Dublín, Irlanda.

El recital, que se realiza en el marco de las celebraciones por los 40 años de relaciones diplomáticas entre Irlanda y México, será en el National Concert Hall.

En declaraciones al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Alondra de la Parra expresó su entusiasmo por formar parte del programa cultural que incluye actividades académicas, musicales, cinematográficas y literarias en los dos países.

“Sin duda es una oportunidad para mostrar lo mejor de México en Irlanda, creo que la música siempre es una presencia que enlaza a las culturas”, apuntó.

Sobre el programa, destacó la ejecución de la famosa “Sinfonía No. 2”, de Carlos Chávez, una pieza de gran exigencia técnica y que en lo personal siempre le ha cautivado, tanto por su temática como por su tradición musical que rescata lo prehispánico.

De hecho, la pieza es también conocida como “Sinfonía india” y que ha sido comparada por los expertos musicales con piezas como “Bolero”, de Ravel, e incluso la “Quinta Sinfonía”, de Ludwig van Beethoven.

Para Alondra, representa lo mejor de la tradición musical de este país e incluye en sus percusiones instrumentos prehispánicos como la jícara de agua, los cascabeles y teponaxtles, entre otros.

“Cuando Carlos Chávez compuso la Sinfonía india en los años 30 incluyó en sus notas los equivalentes de estos instrumentos prehispánicos para las percusiones de uso común en las orquestas, sin embargo añadió que lo mejor sería utilizar los objetos musicales originales en la medida de lo posible”, recordó la maestra.
Cabe mencionar que a lo largo de los años, la directora ha realizado una amplia investigación sobre las percusiones que acompañan tanto a esta obra como a “La noche de los mayas”, de Silvestre Revueltas.

“He buscado intensamente los instrumentos para que estas piezas se acerquen lo más posible a la partitura original, pues nada puede sustituir la belleza del sonido de una jícara de agua, de unos güiros, de caracoles o los llamados dientes de fraile.

“Incluso hay un instrumento prehispánico que es muy difícil de conseguir que consiste en una suerte de sonaja con pezuñas de venado, por eso resulta tan emocionante traer al presente todos esos sonidos que escucharon nuestros antepasados”, destacó.

La orquesta también tocará las piezas “Sunlight and shadow”, de Frederick May; el “Concerto for Marimba and strings Op. 12”, de Ney Rosauro, y “Petrushka”, de Igor Stravinsky.

“Será un programa variado donde se muestre parte de la tradición latinoamericana y europea, creo que la música tiene esa capacidad de unir a las culturas y sin duda ofrecer este programa en el marco de los 40 años de relaciones diplomáticas entre dos naciones es muestra de ello”, añadió la directora.

También resaltó que para este concierto donará a la National Symphony Orchestra un kit de percusiones prehispánicas, tradición que ha mantenido a lo largo de los años con otras agrupaciones del mundo.

“Este año también tendré la oportunidad de estar con la Orquesta de París y también vamos a llevar instrumentos prehispánicos para la ejecución de ‘La noche de los mayas’”, adelantó.

Por último, Alondra de la Parra confesó estar emocionada de incluir en este concierto otra obra considerada una catedral de la música universal: La “Petrushka”, de Igor Stravinsky.

“Es una de las primeras piezas que aprendí y que le tengo un especial respeto porque estudié y trabajé en su perfeccionamiento con el gran director Charles Dutoit, considerado el gran experto mundial en Stravinsky.

“Sin duda este será un concierto muy especial en el que no sólo celebraremos la historia de amistad entre dos pueblos, sino donde se rendirá homenaje a la música y su magia universal”, mencionó la maestra, quien además del concierto ofrecerá un taller a jóvenes estudiantes de dirección de orquesta, con quienes compartirá parte de su experiencia.