El músico argentino-israelí Daniel Barenboim anunció hace dos años la creación en Berlín de una academia para músicos de Oriente Próximo, inspirada en su orquesta West-Eeastern Divan, integrada principalmente por jóvenes intérpretes árabes e israelíes.

Vía:  www.mundiario.com

La Akademie es un centro de referencia en el mundo entero, ejemplo de como la política y la música se unen en un proyecto de paz, humanidad y de formación de alto nivel. La escuela forma a jóvenes músicos árabes e israelíes en el antiguo edificio de la Staatsoper Unter den Linden de Berlín, de la que Barenboim es director artístico.

Sin duda en España también tenemos proyectos musicales, pero la fortaleza y el poder político para la creación de la Akademie han conseguido ser un referente de como se pueden aprovechar las políticas culturales por el bien de los jóvenes músicos, y eso es precisamente lo que nos falta a nosotros la creación y formación  de talentos en donde el Estado se comprometa absolutamente con su formación y proyección artística.

La academia, con un presupuesto de 28,5 millones de euros, fue financiada con 20 millones de euros por el Gobierno alemán, la cámara baja del Parlamento germano, y otros ocho millones de euros de donantes privados. Para el pianista y director de orquesta, el Gobierno alemán hizo con su contribución un gesto a la superación del silencio ante la estupefacción en el conflicto entre palestinos e israelíes.

El centro cuenta con una sala de conciertos con aforo de hasta 800 espectadores, construido por el prestigioso arquitecto Frank Gehry -autor entre otras obras del Museo Guggenheim de Bilbao y el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles- y cuyo diseño acústico corrió a cargo del experto nipón Yasuhisa Toyota.

En la academia reciben formación hasta 60 músicos becados en diversas disciplinas que van desde la música hasta la filosofía. Los integrantes de la Staatskapelle Berlín, la orquesta de la ópera estatal, serán el punto de apoyo en lo que respecta a la formación musical del centro. “Entienden mejor que nadie el concepto de la West-Eastern Divan Orchestra”, aseguró Barenboim.

El antiguo almacén escénico de la ópera estatal alberga en torno a un atrio la sala de conciertos, así como aulas y espacios de ensayo. La Academia lleva los nombres de Barenboim y el teórico literario palestino Edward Said (1935-2003), con quien el músico argentino-israelí fundó en 1993 en la ciudad alemana de Weimar la West-Eastern Divan Orchestra.