La Academia de Verano de la Escuela Mozarteum Caracas presenta su segunda edición 2020 en formato ON LINE.

Luego del éxito de su primera edición en 2019 en la cual recibieron a más de 80 niños y jóvenes ejecutantes de violín y viola de varios estados del país, la AVMCcs propone un encuentro por las vías digitales al alcance de los interesados dentro y fuera de Venezuela. En momentos de tantos cambios en los que el mundo entero ha tenido que reinventarse debido a la pandemia por el COVID19, la Academia de Verano Mozarteum Caracas ha diseñado un programa adaptado a la realidad de nuestro continente para continuar su plan de formación de alto nivel para instrumentistas de cuerda. Este año incorpora la Cátedra de Cello a cargo de dos excelentes profesores venezolanos: Germán Marcano, profesor de la Escuela Mozarteum actualmente residenciado en Miami y Tulio Rondón, profesor en la Universidad de Wisconsin. Las cátedras de violín volverán a estar a cargo de María Fernanda Montero y Carla Rincón y al frente de las cátedras de viola tendremos a Adriana Virgüez y Carlos Paul Rondón. Un equipo de profesionales venezolanos de alto nivel de compromiso con la enseñanza instrumental y formación de nuevas generaciones de artistas.

La Academia establecerá conexión con niños y jóvenes dentro y fuera de nuestras fronteras del 3 al 12 de agosto de 2020 para ofrecer clases individuales, charlas, video-clases, conversatorios digitales y actividades abiertas en redes a través de Lives en Instagram y Facebook.

El proceso de inscripción ya está abierto; se hará una preselección a través del envío de un video corto que será evaluado por el cuerpo de profesores. Pueden obterner la información completa escribiendo a academiadeverano.mozarteumccs@gmail.com. Pueden seguir paso a paso la organización del Curso a través de nuestras redes Instagram y Facebook.

Seguimos apostando por el potencial de nuestro país y el deseo de superación de los niños y jóvenes instrumentistas de Venezuela y Latinoamérica. Ante las dificultades la formación musical se convierte en un asidero que nos devuelve la confianza en el futuro manteniéndonos en el camino de la excelencia educativa y el crecimiento humano.