Las ondas Martenot es un instrumento construido por el compositor, ingeniero y violonchelista Maurice Martenot (1898 – 1980), en 1928 y fue el primer instrumento electrónico exitoso.

En relación a la pieza Turangalila:

La orquesta Sinfónica de Boston estrenó la Sinfonía Turangalila el 2 de diciembre de 1949, bajo la dirección de Leonard Bernstein en su sede de Boston. El encargo fue muy libre, no concretando ni la duración, requisitos orquestales ni el estilo de la obra, dejando todas estas decisiones para el compositor.1 Koussevitzky tenía programado dirigir el estreno de la obra, pero cayó enfermo, y tuvo que ceder la batuta a un joven Bernstein. Yvonne Loriod, quien posteriormente se convertiría en la segunda esposa de Messiaen, fue la solista alpiano y Ginette Martenot tocó el generador de ondas Martenot en la primera y todas las siguientes interpretaciones hasta que desde 1953 Jeanne Loriod, hermana de Yvonne, empezó a tocar las ondas Martenot en muchas interpretaciones y grabaciones de la obra.

Este instrumento “Ondas Martenot” fue creado para sustituir secciones de una orquesta sinfónica, e incluso puede ser considerado un primitivo sintetizador ya que incorporó al mundo de la música los primeros sonidos sintetizados .Se considera el primer instrumento amplificado de la historia.

El instrumento usó la misma idea básica que el Theremin (primer instrumento eléctronico, consta de dos osciladores que producen ondas de frecuencias superiores a las que pueden percibir nuestros oídos. Las ondas de los dos osciladores interfieren y dan lugar a ondas audibles. El tono se controla moviendo las manos alrededor de unas antenas, sin hacer contacto físico con el instrumento), pero en vez de tener antena de radio, utilizó un electrodo móvil para producir la capacitancia variable.

Tocarlo resulta muy sencillo. Además del teclado ‘estilo piano’, las Ondas Martenot cuentan con un controlador de cinta que servía para imitar la forma de tocar del Theremin. Esto último permite obtener a la vez melodías precisas y barridos de cambios de tono. Los tres armarios auxiliares del primer prototipo eran un altavoz, un resonador de cuerdas -similar al cuerpo de una guitarra acústica- y un resonador tipo gong. Cada una de las unidades producía un timbre característico al sonido, que también podía modificarse con los controles incorporados al teclado.  El instrumento usó síntesis sustractiva y utilizó válvulas de vacío.

El instrumento consta de 3 partes:

-Mueble: Donde tenemos el teclado y los controles. El teclado realmente es una referencia, realmente el sonido lo hacemos estirando un cable con un anillo metálico por delante de las teclas con la mano derecha (el sonido se genera por magnetismo), mientras con la izquierda controlamos el sonido (y podemos “sintetizar” y crear nuevos efectos de sonido).

– Altavoz: Se divide en tres piezas:

*Métallique: El subwoofer, para sonidos graves.
*Palme: sería el altavoz, para sonidos agudos.
*Principal: Colector del sonido general.

– Generador de baja frecuencia: Para crear los sonidos.

Las ondas Martenot es un instrumento monofónico, es decir que no produce notas simultáneas. Cuando se presiona una tecla sólo puede producirse un único sonido. También posee un banco de claves de expresión que permiten al músico cambiar el timbre, el ataque, los armónicos, etc., con su mano izquierda.
El oscilador de las ondas Martenot genera ondas en forma de diente de sierra que se controla por medio del teclado convencional y un alambre. El teclado permite producir notas precisas sin dificultad. Tirando del alambre, el intérprete puede hacer subir o bajar el tono en gamas continuas.

Debido a la novedad y al éxito calado en la música, este instrumento forma parte tanto de la música sinfónica como de la moderna. Orquestas sinfónicas (siendo la primera la de Québec en Canadá) adoptaron este novedoso instrumento. En música moderna podemos escuchar este instrumento en la canción “Ne me quitte pas” de Jaques Brel (grabado en 1959), en “Good Vibrations” de los Beach Boys, y posteriormente ha sido un instrumento normal en el trabajo de estudio de Radiohead, que quizá hayan sido los que más lo han dado ha reconocer (debido al curioso funcionamiento del mismo).

Actualmente una marca vuelve a fabricar estos instrumentos en cuestión (concretamente el nieto del inventor), podemos usarlo virtualmente, incluso se ha creado un controlador MIDI que tiene un manejo similar.