Este miércoles 16 de julio, a las 4:00 pm, un grupo de 35 estudiantes de música, pacientes del Hospital de Niños José Manuel de los Ríos, ofrecerán un concierto en la Sala Fedora Alemán del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Quebrada Honda

Prensa FundaMusical Bolívar

Lo dice con orgullo: “Yo soy percusionista”. Su nombre es Crisvan Reyes. Tiene 12 años y sobrevivió a un osteosarcoma: un tipo de cáncer óseo, que llevó a los médicos a la necesidad de amputarle el brazo derecho. Él, que se inclina por ejecutar el tambor, el xilófono, el bombo y los platillos, forma parte de los más de 510 niños y jóvenes que han sido incluidos dentro de El Sistema, a través del Programa Atención Hospitalaria. Este miércoles, 16 de julio de 2014, a las 4:00 pm, este barquisimetano celebrará, junto a 35 compañeros, el segundo aniversario del programa con el concierto “Huellas de amor”.

510 niños del Programa de Atención Hospitalaria celebran dos años como ejemplo de esperanza

510 niños del Programa de Atención Hospitalaria celebran dos años como ejemplo de esperanza

La sala Fedora Alemán del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Quebrada Honda, recibirá a este grupo de niños y jóvenes que por alguna enfermedad han estado hospitalizados, o asisten a consultas, en el Hospital de Niños José Manuel de los Ríos. Desde 2012, las salas de reposo del centro asistencial se han transformando en aulas en las que 11 profesores de El Sistema dictan clases de cuatro, maraca, guitarra, percusión, canto y violín.

510 niños del Programa de Atención Hospitalaria celebran dos años como ejemplo de esperanza

510 niños del Programa de Atención Hospitalaria celebran dos años como ejemplo de esperanza

510 niños del Programa de Atención Hospitalaria celebran dos años como ejemplo de esperanza

510 niños del Programa de Atención Hospitalaria celebran dos años como ejemplo de esperanza

“Les damos clases muy didácticas y de forma contínua. No les da chance de pensar más que en la música. Aprenden muy rápido, tienen una calidad increíble. Pero nuestro objetivo se logra cuando salen del tratamiento y continúan el ciclo natural de ir al núcleo. ¡Creo que hay que vivirlo para poder explicarlo!”, asegura Darwin Gómez, joven profesor de 22 años, quien da clases de percusión dentro del programa que dirige el músico Marlon Franco.

“Le doy gracias a todos los profesores que nos han dado herramientas para mantenernos relajados y atentos a la música. Gracias a ellos, he podido superar las quimioterapias que desde hace un año ya no recibo”, apunta Reyes, quien salió del tratamiento y asiste sólo a consultas. Junto a él, estarán en la celebración del segundo aniversario del Programa de Atención Hospitalaria, Anderson Guzmán, de 19 años; y Alexander Pabón, de 12. Estos jóvenes, luego de superar su cuadro crítico, comenzaron a estudiar para entrar a los núcleos de El Sistema: Anderson Guzmán ya es miembro de la Coral Metropolitana e iniciará sus estudios en el Conservatorio de Música Simón Bolívar; mientras, que Alexander Pabón ya toca guitarra y bajo y se prepara para audicionar también en el conservatorio.

Un ensamble de percusión, otro de música venezolana, de violín, de campanas y un coro serán las agrupaciones del Programa de Atención Hospitalaria que se presentarán en la celebración del concierto “Huellas de amor”, que se hace en homenaje aquellos niños y jóvenes que formaron parte de este proyecto musical, y que no consiguieron superar la enfermedad. Ahí se escucharán piezas del folclore venezolano, latinoamericano y universal..

“Tengo un equipo muy valioso que ha aprendido a valorar más la vida. Darse cuenta de que, más que un trabajo, esto es una labor y un servicio que se ofrece con mucho amor y con mucha convicción. Aquí cada minuto cuenta porque así como hemos tenido experiencia de chicos que han mejorado y pasan a los núcleos, también nos hemos tenido que despedir de aquellos que no pudieron superar la enfermedad. Sus padres nos agradecen haber llenado de música esos últimos momentos. Por eso, nos damos cuenta de que estamos haciendo las cosas bien, ya que hemos podido darle una oportunidad a muchos niños”, comentó Marlon Franco sobre el programa, que también se aplica en el Hospital Cardiológico Infantil Latinoamericano Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa, en Montalbán; y que para este año llegará al interior del país.

El Programa de Atención Hospitalaria es una de las banderas del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, órgano rector de la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.lgv n