Aunque la actividad musical puede considerarse un deporte, existe una gran cantidad de músicos víctimas del sedentarismo; ejecutar un instrumento es sinónimo de actividad física, el hecho de mantenerse en posturas específicas durante tanto tiempo, sin una preparación adecuada y en ocasiones dejando de lado las necesidades corporales esenciales en la práctica como: flexibilidad, fortalecimiento muscular, resistencia, agilidad, relajación tiene no solo una influencia física sino también mental.


Escrito por Fátima Fernández | Músicos de Alto Rendimiento |

Estos aspectos de la ejecución instrumental pueden verse afectados por el sedentarismo, que está catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los factores de riego de muerte, debido a las terribles consecuencias de la inactividad física.

Pareciera que la combinación música con deporte no es muy factible, aun y cuando existen tantas similitudes entre ambos, este último no es muy promovido por los instrumentistas, no solo por la falta de tiempo, miedos y prejuicios en relación a lesionarse o al hecho de que el ejercicio pueda interferir en las horas de práctica.

El sedentarismo va en contra de ser un músico de alto rendimiento, lejos de proteger o beneficiar al ejecutante más bien facilita la perdida de condiciones para la actividad musical, pues no prepararse físicamente implica un alto riesgo con respecto a condiciones como la obesidad, enfermedades cardiacas, artritis, osteoporosis, envejecimiento prematuro, la disminución de la fuerza y resistencia física, entre otros problemas de salud, que pudieran ser algunas de las consecuencias de no incluir el ejercicio en la vida diaria, influyendo negativamente en la práctica del instrumento.

¿Cómo ser un músico activo físicamente?

El primer paso es considerar las ventajas que le aporta la actividad física al músico, desde todos los puntos de vista; el desarrollo de la conciencia y conocimiento corporal, optimización de la concentración, fortalecimiento muscular y por supuesto la prevención de lesiones son algunos de sus beneficios.

El siguiente paso es poner en marcha una rutina de ejercicios que se adapte tanto a los intereses de cada músico como a sus necesidades particulares, además del calentamiento previo a la ejecución del instrumento, el trabajo de la musculatura postural, abdominal, de los brazos y espalda es importante de tomar en cuenta al ejercitarse.

Proponerse metas en base al entrenamiento corporal, esto contribuye a mejorar la práctica haciendo más efectivo el estudio, el tiempo y la acción muscular en el instrumento, pero además tiene un componente de superación y automotivación con el hecho de lograr el objetivo  o meta planteada.

Considerar que el entrenamiento debe ser parte de la actividad profesional, es vital tener en cuenta que el ejercicio no quita el tiempo de estudio, todo lo contrario le da un giro saludable a la vida musical.

Una rutina corta de ejercicios que puede ayudar a los músicos a aumentar su actividad física es:

  1. Luego de realizar el calentamiento básico, colócate sobre un mat, boca arriba, flexionando las rodillas y apoyando ambos pies, sube la cadera, mantén el movimiento y contrae la zona abdominal, relájate volviendo a la posición inicial y repite 10 veces, tomando en cuenta la postura y la respiración.
  2. Sentados sobre el mat coloca los brazos hacia atrás sube nuevamente la cadera y baja contrayendo la musculatura de los brazos y dejando el peso sobre ellos, realizando 10 repeticiones.
  3. Desde la posición de pie flexiona el tronco hacia adelante llevando las manos hacia el mat, camina con las manos hasta lograr una plancha, mantenla  durante 5 segundos y vuelve la posición inicial, repitiendo el ejercicio 10 veces.
  4. Finalmente vuelve a la calma, de pie estira los brazos hacia arriba, inclínate hacia un lado luego hacia el otro, Respirando, inclínate hacia adelante sin querer tocar el piso, balancea los brazos y regresa lentamente a la posición inicial.
  5. El entrenamiento es tan importante como la técnica, anímate y escapa del sedentarismo, pues el primer instrumento es el cuerpo.

Fátima Fernández
Terapeuta ocupacional especializada en músicos
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento” musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono:04163470815