Yisenia Pérez

Yisenia Pérez

Escrito por Yisenia Pérez

Venezuela se ha convertido en un gran exportador de músicos de primera línea y se perfila como potencia en la dirección orquestal. Hoy celebra el éxito del “1er. Festival de Jóvenes Directores”, promovido por la Fundación Musical Simón Bolívar, que ha permitido conocer el potencial de los músicos formados en el Programa de Dirección Orquestal, así como el trabajo que realizan orquestas de diversos núcleos del país. Jóvenes prospectos que con su dedicación honran a toda una generación de laureados directores que con Gustavo Dudamel a la cabeza, revolucionan la música académica a escala mundial.

Enluis Manuel Montes dirigiendo la "Cantata Criolla" en el Centro de Acción Social

Enluis Manuel Montes dirigiendo la “Cantata Criolla” en el Centro de Acción Social

Enluis Manuel Montes con el Maestro José Antonio Abreu

“El Sistema”, como semillero de grandes directores no deja espacio para subestimar el talento y el empeño de sus integrantes, para quienes el hecho de enfrentar retos importantes, lejos de minimizarlos los engrandece. Semejante dinámica ha germinado en una fructífera etapa para la música en Venezuela. Algo que en otro momento de nuestra historia hubiésemos cuestionado se convierte en realidad al ver a un joven de apenas 15 años dirigir con rotundo éxito una obra de clasificación sinfónico coral de gran complejidad como la Cantata Criolla “Florentino, el que cantó con el diablo”.Lo que presenciamos la tarde del 16 de noviembre en la sala Simón Bolívar del CASPM sede de el sistema nacional de orquestas, fue sin duda una presentación impresionante con la garra llanera de la Orquesta Sinfónica Juvenil de los Llanos y el Coro Sinfónico Juvenil Regional de Llanos en su interpretación de la Canta Criolla, obra literaria de Alberto Arvelo, llevada magistralmente a música por el compositor Antonio Estévez.

Luego de más de 10 años fuera de los escenarios capitalinos, los llanos dijo presente de la mejor manera y con el más conocido de sus jóvenes directores, Enluis Manuel Montes, el de más corta edad de entre los participantes del festival y sobre quien recaía una gran expectativa. Con una precisa, enérgica y a la vez elegante interpretación a la batuta, hizo posible la atmósfera perfecta que demanda la obra. El considerado “milagro de los llanos” mantuvo una gran serenidad frente a los 250 músicos que incluían los solistas de la obra.

Sustituyendo el traje formal por un tradicional Liqui Liqui, Enluis Manuel Montes y el Sistema de Orquestas de los Llanos hicieron del concierto un completo homenaje a Venezuela que cautivó al público, que emocionado no dudó en aplaudir durante el clímax de la cantata, en la que el coro entonaba el “santísima trinidad” con el que Florentino finalmente termina venciendo al diablo. Los imparables aplausos y ovaciones que clamaban por el bis se vieron complacidos con la interpretación de la canción “Venezuela” en la que el joven conductor invitó a los asistente a participar cantando, para finalizar la presentación, los inconfundibles primeros compases del “Alma Llanera” invadieron la sala Simón Bolívar y se convirtieron en el cierre perfecto de una noche que regalaba con música un poema de amor para Venezuela.