Vía: ElSiglodeTorreón.com.mx
Maria Anna Sofia Cecilia Kalogeropoulos, nombre de pila de Callas, nació el 2 de diciembre de 1923, en Nueva York; fue hija de una familia de emigrantes griegos, y llegó a convertirse en un mito que sobrepasa el estrecho círculo de los amantes de la ópera.

Maria Callas

Maria Callas

Su vida transcurrió entre Grecia e Italia, de ahí que su formación en canto la realizara en el conservatorio de Atenas, según los datos referidos en el portal de Internet “biografíasyvidas.com”.

De acuerdo con la crítica especializada la instrucción artística de Callas, una de las máximas figuras del bel canto, fue lenta y poco prometedora. No obstante, en 1940 ingresó a la Compañía de la Ópera de Atenas, lo cual le dio la oportunidad de familiarizarse con grandes papeles y ganar una gran experiencia escénica.

En 1947 rechazó un contrato en el Metropolitan Opera House, de Nueva York, y se trasladó a Italia, país en el que llamó la atención por sus presentaciones en prestigiosos teatros, entre ellos, la Arena de Verona con “La Gioconda”, de Ponchielli, bajo la batuta del director de orquesta Tullio Serafín.

Un año después protagonizó en Florencia “La Norma”, de Bellini, con la que se consagró como la gran soprano de su generación y una de las mayores del siglo.

En plenitud de sus medios vocales, Callas protagonizó veladas inolvidables, en las que encarnó los grandes papeles del repertorio italiano belcantista y romántico para soprano; producciones que han sido conservadas en documentos fonográficos.

Durante la década de los 50 su carrera llegó al punto más álgido e inició la recuperación de algunas obras olvidadas de autores como Cherubini, Gluck, Rossini o Donizetti.

María Callas, quien era reconocida por cantar de forma incisiva y penetrante, se convirtió en un mito al portar una portentosa voz capaz de lograr los matices y colores más insospechados.

Además, revolucionó las costumbres de los grandes divos y divas de su época, que eran mucho más estáticos en sus movimientos.

La carrera de María Callas fue muy corta pues sólo disfrutó 10 años de su esplendor vocal; década que la constituyó como una soprano de bravura “sfogatto”, proclive a ese drama exigente de los cada vez más amplios auditorios teatrales de la segunda mitad del siglo XX.

Callas fue un notable acontecimiento público de la posguerra como un ejemplo de profesionalismo, se sabe que no marcaba en ensayos, sino que cantaba en voz plena, lo que hacía caer en enemistades que fueron vía para convertirla en un ser arrogante y temperamental.

Exitosa en su carrera profesional y desafortunada en su vida personal, contrajo matrimonio por primera ocasión en 1949 con el empresario G.B. Meneghini, pero 10 años más tarde se separaron. Posteriormente, tuvo una fugaz relación con el millonario griego Aristóteles Onassis.

El declive de la carrera de María Callas llegó en 1965, año en que anunció su retiro de los escenarios a consecuencia de su frágil salud.

No obstante, en 1974, junto al tenor Giuseppe Di Stefano realizó una gira de conciertos por Europa y Estados Unidos.

De acuerdo con sus biógrafos Callas se dedicó a la enseñanza musical hasta el día de su muerte, ocurrida el 16 de septiembre de 1977, a causa de un ataque cardíaco, mientras se encontraba sola en un departamento en el centro de París, Francia.