Compositor estadounidense que fusionó elementos del jazz y la tradición clásica para trascender tanto en la música sinfónica como en la popular, el estadounidense George Gershwin es recordado a 80 años de su deceso, ocurrido el 11 de julio de 1937.


www.elsiglodetorreon.com.mx |

Para Ramón Gener, experto en ópera de CadenaSER, la pieza Summertime, de Gershwin, es una de las melodías clásicas para el verano que no pasan de moda, al lado de una larga lista que incluye a compositores universarles como Antonio Vivaldi (Las cuatro estaciones) o Félix Mendhelsson, de quien incluye A midsummer night’s dream.

Gershwin nació el 26 de septiembre de 1898, en Brooklyn, Nueva York, donde aprendió a tocar el piano de oído, teniendo como referentes a músicos como Irving Berlin y Jerome Kern, reyes del Broadway por sus canciones y comedias musicales, señala el sitio Biografíasyvidas.com.

Con el tiempo descubriría a compositores como Franz Liszt (1811-1886), Federico Chopin (1810-1849), Claude Debussy (1862-1918) y Maurice Ravel (1875-1937).

Fue hacia 1914 que comenzó a trabajar en unos almacenes de música, donde sentado al piano, le mostraba al público las melodías de moda, las cuales lo motivaron a componer canciones que le permitieron escribir su primer musical para Broadway, La, la Lucille.

Con Rhapsody in blue, escrita en 1924, y considerada la primera obra creada con elementos autóctonos, como el blues, los ritmos espirituales negros y el jazz, George Gershwin trascendió Estados Unidos, al convertirla en un éxito que tocaron las más famosas orquestas sinfónicas de América y Europa, destaca por su parte el sitio ecured.cu.

Cuentan que para 1930 el compositor neoyorkino debutó como director de orquesta, en un concierto con su propia música, con las obras Segunda Rapsodia y Obertura Cubana; dos años después logró el Premio Pulitzer con la comedia musical Yo canto de ti, la primera obra de drama musical en ganarlo.

Gershwin concluyó su carrera como compositor en 1935, con la ópera Porgy and Bess, estrenada el mismo año en Boston, con la que sintetizó el jazz espiritual y la música sinfónica europea, escrita a partir de un libreto de su hermano Ira y una novela de Du Bose Heyward.

La obra narra la historia del inválido Porgy y Bess, una joven con problemas de adicción a las drogas; el conflicto se detona cuando Crown, el amante de ella, mata a un hombre durante una partida de dados y huye.

La música de George Gershwin ha pasado a la historia por la interpretación que de ella han hecho leyendas como Louis Armstrong, Miles Davis, Duke Ellington, Bill Evans, Stan Getz, Glenn Miller, The Modern Jazz Quartet, Charlie Parker, Paquito D’Rivera y Tommy Dorsey, entre otros.

Como parte de su legado, dos concursos para compositores estadounidenses llevan su nombre, al igual que bibliotecas y centros culturales de Estados Unidos; el cine también lo ha homenajeado, con películas como la biografía novelada Rhapsody in Blue (1945), de Irving Rapper; Un Americano en París, de Vincent Minnelli, y Manhattan (1979), de Woody Allen.