Vía: www.elsiglodetorreon.com.mx/

Conocida como la “Primera Dama de la Canción”, la cantante estadounidense de jazz Ella Fitzgerald, es recordada, a 98 años de su nacimiento.

La intérprete, también conocida bajo el seudónimo de “Lady Ella”, nació en Newport News, Virginia, el 25 de abril de 1917, y falleció el 15 de junio de 1996.

Durante su vida profesional abarcó no sólo el jazz, ya que su amplio repertorio comprende el blues, bossa nova, góspel, swing y hasta ritmos latinos como la samba.

Reconocida por su rango vocal de tres octavas, desarrolló el “scat”, improvisación vocal que le ayudó para ser reconocida en el mundo del jazz por su timbre inigualable.

Pese a los altibajos emocionales y económicos que padeció en su infancia, siempre demostró los dotes que como artista tenía, no obstante de que su aprovechamiento académico no fuera el mejor.

Sus inicios podrían remontarse a las participaciones que tuvo en club escolar y en el coro de la Bethany African Methodist Episcopal Chrurch.

Sin embargo, su comienzo profesional se dio cuando tenía 16 años, el 21 de noviembre de 1934, en el Harlem Apollo Theater de Nueva York, tras haber escapado del State Training School For Girls.

Animada por su madre concursó en el “Amateur Night Show”, en el que demostró la capacidad de su voz, misma que fue aplaudida y venerada por los asistentes. El triunfo de esa noche, significó su nacimiento en el mundo musical.

De ahí, Benny Carter, quien presenció el debut de Fitagerald, quedó impresionado al grado de insistirles a Benny Goodman y a Fletcher Henderson de que la contrataran en su orquesta; siendo Chick Web el que atendió las suplicas de Carter.

Como parte del ensamble de Web, la “Primera Dama de la Canción” fue constante representante del mismo. La confianza depositada en ella la llevó a hacerse cargo de la big band, que a la muerte del músico se denominó “La gran orquesta de Ella Ftzgerald”, misma que en 1942 se disolvió por la fuerte carga de trabajo que representó.

El arte del “scat”, técnica que identificó sus composiciones, lo aprendió durante la etapa que conoció a Louis Armstrong, una de sus influencias, tiempo en el que a través de temas como “Lady Be Good”, “How High The Moon” o “Flying Home”, mostró lo memorable que fue su voz.

En 1949 conoció a Normann Granz, empresario que formó el “J.A.T.P.” “Jazz At The Philarmonic”, con la que actuó con los más grandes jazzistas del mundo, logrando el reconocimiento de la crítica, que le dio el seudónimo de “La Primera Dama de la Canción”.

En 1957 su popularidad incrementó al firmar con la disquera Verve. Su despunte como artista la llevó a conocer y a grabar con orquestas de la magnitud de Duke Ellington, Count Basie, Louis Armstrong, Oscar Peterson, Tommy Flanagan y Jimmmy Rowles, por citar a algunos.

Su visión musical está inserta en sus “Song Books”, grabados durante ocho años y que están dedicados a Cole Porter (1956); Rodgers & Hart (1956); Duke Ellington (1957); Irving Berlin (1958); los hermanos Gershwin (1959); Harold Arlen (1961); Jerome Kern (1963) y Johnny Mercer (1964).

Algunos de sus álbumes de estudio son “Ella Sings Gershwin” (1950), “For Sentimental Reasons” (1952), “Lullabies of Birdland” (1954), “Miss Ella Fitzgerald & Mr Gordon Jenkins Invite You to Listen and Relax” (1955), “Ella Fitzgerald Sings the Cole Porter Songbook” (1956) y “Ella and Louis” (1956), entre otros.

Por su carrera musical, Ella Fitzgerald visitó varias veces España para participar en festivales como el de jazz de Vitoria y de Palma de Mallorca, lo que da cuenta que su voz fue admirada en diversos espacios que abarcaron desde el más pequeño hasta el más ostentoso recinto.

Por su calidad vocal, fue reconocida con 13 Premios Grammy y fue galardonada con la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos.

Finalmente, tras una larga agonía que en la que quedó ciega a causa de la diabetes, además de que le amputaron las piernas, Ella Jane Fitzgerald murió el 15 de junio de 1996, sus restos se encuentran en el cementerio de Inglewood Park, en Los Ángeles, California.

En 2013, fue recordada por Google en el 96 aniversario con un doodle en el que se apreció a la cantante sobre un escenario acompañada de sus músicos tal como ocurría en sus presentaciones que la llevaron a ser una de las máximas exponentes del jazz.