Percances en la afinación, mal funcionamiento de los instrumentos hasta ser desternillantes, desastres embarazosos en pleno concierto… Nadie dijo que el camino hacia la grandeza musical fuese algo fácil.

classical-fail-1374235629-article-0Cuando no tienes ni idea de lo que estás haciendo

Si al principio no tienes éxito, inténtalo una y otra vez. En voz alta. Al órgano. Durante la parte más dramática del concierto. Haciéndose un lío con el Mesías de forma espectacular, este artista nos muestra exactamente qué hacer cuando su gran momento no sale como había previsto. Sobresaliente por el entusiasmo, eso sí.

Cuando te ves obligado a improvisar
Algo va a ir mal cuando se está encargando de tocar el instrumento menos sutil en toda la orquesta. Especialmente cuando estás interpretando el himno nacional (de suma importancia) frente a un auditorio hasta los topes. Cuando tu interpretación no sigue el plan, lo que realmente cuenta es cómo le haces frente a ese momento. Y cuando se trata de agilidad mental, nada mejor (o más divertido) que esto. Chico de los platillos, te saludamos.

Cuando la música falla
Tocar las notas correctas, mirar al conductor, pasar las páginas – hay muchas cosas que recordar cuando estás tocando en una orquesta. Pero si la cosa se ​​pone un poco fea, lo mejor es recordar cuándo acaba la música. A diferencia de este timbalero, mala suerte…

Cuando no haces copia de seguridad de tu trabajo
¿Has oído hablar del Concierto para violonchelo de Mendelssohn? Si tu respuesta es sí, estás mintiendo. La única copia de concierto de Mendelssohn cayó del lado de un coche, y nunca se ha visto de nuevo.

mendelssohn-fail-1374227299
Cuando te metes con los clásicos
Cuando te ves obligado a repetir los mismos ocho compases de música 28 veces, puede ser bastante aburrido. Tan aburrido, de hecho, que puedes estar tentado a agregar un par de amigos en la mezcla para dar un Pachelbel (todavía ensordecedor) reelaborado y divertido. No intentes hacer esto en casa.

Cuando su entusiasmo saca lo mejor de tí
Conductores, tomad nota. Si alguna vez estás tentado a hacer lo que hizo Lully y das porrazos el suelo con un bastón de madera largo para mantener el ritmo, tratar de mantener los dedos de los pies fuera del camino. El compositor golpeó su pie después de una actuación de su Te Deum, y se negó a buscar tratamiento cuando contrajo una grave explosión de la gangrena… de la que más tarde murió.
lully-fail-1374227351
Cuando no has ensayado lo suficiente
Esto no es sólo un error, es una masacre de cuatro minutos. ¿Quién sabe el caos que habría sido si le hubieran dejado interpretar ‘La llegada de la reina de Saba’?

Cuando llevas una copita de más en el intervalo
Nadie sabe realmente lo que pasó en esta desastrosa actuación de la Filarmónica de Viena en 1998. Algunos dicen que el trombonista sustituto se pasó el día bebiendo en la playa, otros dicen que los músicos fastidiaron el concierto intencionadamente a pesar del director, Lorin Maazel.

Cuando estás en el lado equivocado de la ley
Es 1820. Vives en Viena, y hay un hombre de mirada espeluznante asomándose a las ventanas por la noche. Llamar a la policía sin duda parece una buena idea, hasta que te das cuenta de que el ‘vagabundo’ al que acabas de hacer que detuvieran es en realidad Beethoven , irreconocible gracias a su forma de vestir y a los gritos confusos. Muy buena, Ludwig.

zjgjybCuando aparece accidentalmente Tarzán en tu ópera
¿Era realmente una buena idea perfeccionar el yodel en medio de un aria? (La respuesta es no, por cierto.) Sólo sirve para demostrar que incluso el más confiable de los instrumentos puede, a veces, traicionarnos…